Hace más de 10 años que conocí el taoísmo y desde entonces nunca se ha borrado su huella.

Sus enseñanzas superan con tanta facilidad el peso del tiempo que incluso hoy en día puedes aprender e integrar las bases fundamentales de esta filosofía de vida.

Le tengo un especial cariño al taoísmo porque apareció en un momento clave de mi vida donde necesitaba conectar conmigo mismo y sentirme en paz interior.

Sus enseñanzas son increíblemente simples pero los textos que nos han llegado hoy en día tienen un lenguaje algo ambiguo y críptico.

Aun así, gracias a la mejora en sus traducciones y a la excelente interpretación de otras “mentes buscadoras” hemos podido sintetizar sus gemas de sabiduría.

Mi intención en este artículo es traerte un poquito de esa esencia y conocimiento para alcanzar la paz mental.

Además me viene como anillo al dedo poder escribirte este artículo porque tengo muy frescas todas las enseñanzas dado que las he estado estudiando en profundidad e incluyéndolas dentro de mi siguiente formación que he llamado Mentalidad poderosa y de la cuál tendrás noticias muy pronto 🙂

Así que voy a compartirte varias perspectivas, prácticas y recursos que te van a convertir en un estudiante taoísta.

Dicho esto, para entender el taoísmo y su filosofía tenemos que hablar del TAO.

 

EL CAMINO DEL TAO

 

Si tuviese que dar una definición entendible de lo que es el Tao, lo definiría como “el todo” o “lo eterno”.

Aunque como dice el Tao Te Ching, asignarle un nombre ya es limitarlo y quitarle su verdadera esencia.

 

El Tao Te Ching nos dice:

 

El Tao que puede ser nombrado no es el Tao eterno. El nombre que puede ser pronunciado no es el nombre eterno.

 

Podríamos decir que el Tao está en todas las cosas y que es la totalidad que engloba toda la creación, desde lo material al vacío y cualquier cosas que vaya más allá de este.

 

Como nos dice en sus escrituras:

 

El Tao engendra al uno,

El uno engendra al dos, 

El dos engendra al tres,

Y el tres engendra a las Diez Mil Cosas.

Las Diez Mil Cosas llevan el yin y abrazan el yang,

Alcanzan la armonía combinando estas dos fuerzas.

 

Date cuenta que habla de las diez mil cosas, que vendría a reflejar la realidad que estamos viviendo: el mundo material.

Así que podríamos considerarlo como el TAO mismo, porque pertenece a él, pero está más alejado de su propia esencia (es más denso)

Este mundo está gobernado por 2 fuerzas que nacen del propio TAO y que cuanto antes lo entiendas más en paz vas a vivir contigo mismo.

Estoy hablando del Yin (fuerza femenina) y el Yang (fuerza masculina), que más que actuar como opuestos actúan como dos fuerzas complementarias que dan sentido a la globalidad (el tao).

Estas 2 fuerzas vendrían a ser como unas leyes universales, que siempre se manifiestan y no hacen más que compensarse la una con la otra.

Por eso a mí siempre me gusta decir:

¿Te ha pasado algo bueno? Prepárate para lo malo.

¿Te ha pasado algo malo? Prepárate para lo bueno.

Aunque cabe decir que realmente lo bueno y lo malo como tal no existen y son percepciones egoicas.

Una mente taoísta lo concibe como una integración, es decir, simplemente como acontecimientos (ni buenos ni malos)

Entonces, para no complicarlo mucho más y que sea fácil de entender.

 

  • El TAO podríamos definirlo como el todo, lo eterno…
  • El mundo que vivimos son las diez mil cosas, pero es un producto o manifestación del TAO
  • Existen 2 fuerzas complementarias que rigen la vida constantemente: el yin y el yang

 

Entendidas estas bases fundamentales vamos a pasar a partes más prácticas de la filosofía taoísta, que están presentes una vez entiendes esta filosofía.

 

LA ACEPTACIÓN INCONDICIONAL

 

Un efecto secundario cuando entiendes lo que he compartido más arriba y lo has interiorizado y vivido es… la aceptación de todo tal cual es.

La aceptación de que tu hijo no sea como te gustaría que fuese.

La aceptación de que llueva y no puedas ir a la montaña.

La aceptación de que la gente no te de tanto cariño como querrías.

La aceptación de que hayas tenido un accidente o una desgracia.

Me pillas, no?

Sé que suena más fácil decirlo que hacerlo pero para vivir en armonía y paz mental, has de eliminar tu resistencia y dejar ir.

Que las cosas se expresen como son.

Y la manera más rápida de hacerlo es a través de un acto de rendición.

Pero no desde la perspectiva que se le da a la rendición actual, como de individuo débil, que no lucha por sus convicciones y sueños…

Sino más bien de persona que entiende que es un actor dentro de una obra mucho más grande, al cual hemos llamado Tao.

Y que está regido por unas fuerzas que se escapan de nuestro alcance y que influyen sobre las situaciones de nuestras vidas.

 

Por eso los estoicos ya nos decían que:

 

“Hemos de responsabilizarnos de aquello que esté en nuestro control absoluto, de lo demás no dedicaremos ni un segundo de nuestra energía”

 

Que básicamente eran nuestras decisiones y el desarrollo de nuestra virtud.

En todo lo demás, aceptar incondicionalmente te va a traer una salud y cordura mental que antes nunca habías vivido.

Permito que la vida exprese las cosas como son, no como a mí me gustaría que fuesen.

Cuando eres capaz de vivir dentro de la aceptación incondicional desaparecen dos cosas:

  • Lo bueno y lo malo
  • El perdón

Como he comentado “lo bueno y lo malo” es una interpretación egoica, entonces el taoísta deja de alimentar esa mentira.

Simplemente hay acontecimientos y estos tienen unos efectos, unos contrastes en mi experiencia y cuanto antes aprenda a aceptarlos como son más fácil me será caminar en paz a través de la vida.

Por otra parte, no se trata de que al entender esto “de repente” las cosas dejen de afectarte.

Has estado condicionado toda la vida alimentado otra forma de pensamiento, así que es absolutamente normal que te afecte.

La cosa es que a pesar de que te afecte emocionalmente, simplemente aceptes que te está afectando y esa rendición te va a liberar nuevamente.

Por otra parte, el perdón desaparece.

No hay nada que perdonar, porque no hay “pecado”, no hay nada bueno ni malo, simplemente un hecho que ha sucedido.

El perdón existe cuando se culpabiliza, pero cuando no hay bueno ni malo no tiene cabida el perdón.

Simplemente ha sucedido algo y acepto incondicionalmente lo que ha pasado.

 

LA APRECIACIÓN HACIA TODAS LAS COSAS

 

 

Cuando vives desde la aceptación incondicional, empiezas a experimentar lo que llamo “ligereza”.

Te desprendes de la cantidad de piedras que llevabas en tu espalda y como consecuencia experimentas la paz mental.

Esa armonía tan deseada.

Al principio son cortos periodos de tiempo, pero cada vez se vuelven más largos.

Tu ego siempre querrá etiquetar las cosas para así comparar y sacar conclusiones.

Y eso está bien… no hay que oponerse, simplemente a través de tu práctica cambiarás una tendencia.

Sin imposiciones, sin esfuerzo…

Entonces, cuando alcanzas esa “ligereza” lo que ocurre es que desarrollas un estado de agradecimiento por tu vida.

Esto incluye todo lo que te ocurre.

Te empiezas a dar cuenta de que formas parte del TAO y que todo lo que te rodea también es parte de él.

Empiezas a dejar que las cosas ocurran y solo responsabilizarte de lo que realmente tienes un control absoluto.

Por lo tanto, dejas de estar en guerra con la vida, con lo que te ocurre… y desarrollas una gratitud interna hacia las cosas tal cual son.

Empiezas a fijarte en la belleza de detalles más mundanos.

Quizá en las vistas de tu balcón, de las que antes siempre criticabas.

De esa taza de café que tomas cada mañana en el trabajo y que decías que era insípido.

De repente, todo suma.

Porque dejas de crear separación entre ti y las demás cosas.

Al final sabes que todo forma parte de lo mismo y desarrollas una cercanía hacia todas las cosas como harías con un ser querido.

Quizá si me estás leyendo y nunca has experimentado esto seguramente estarás pensando que se me ha ido la olla.

Pero créeme que cuando alcanzas ese estado de paz lo vives tal cual.

Con esto no estoy dando a entender que soy mejor que tú, porque esto es accesible para todo el mundo y es un simple cambio de perspectiva.

Además, en mi caso no estoy constantemente en ese estado pero lo que te estoy intentando dar a entender es que son cada vez más largos y recurrentes.

Como digo, no tienes que creerme simplemente pruébalo por ti mismo.

 

LA ACTITUD WU WEI

 

En el Tao Te Ching se dice:

 

“El Tao no hace nada, pero no deja nada por hacer»

 

Y esa actitud se ve reflejada en la forma de vivir taoísta.

Esta se expresa a través del Wu Wei, que vendría a ser el hacer las cosas sin esfuerzo.

Un ejemplo podría ser cuando llevas a cabo tu propósito.

Estarías realizando un “trabajo” pero no te implica un “esfuerzo” como tal, en donde tienes que forzarte para realizarlo, sino que ocurre de manera natural y fluyendo como debería ser.

En resumen, su esencia viene a decir “no fuerces las cosas”, deja que sigan su curso natural.

De la misma manera que un planta no se esfuerza por crecer, simplemente sigue su curso hasta que ha alcanzado el tamaño que le corresponde.

Por eso mismo…

No fuerces tus relaciones con los demás.

No trates de que tu objetivo se tenga que cumplir a toda costa.

Invierta tu tiempo, en la medida de lo posible, en aquello que pueda florecer y fluir de manera natural.

Intenta esforzarte menos y dejar fluir más.

La vida tiene entramados que se escapan de nuestro entendimiento y hace que ocurran cosas que no entendemos por qué pasan.

En esos casos es mejor aliarse y ser uno con la vida.

Sé que alguno que esté leyendo el artículo pensará que con esa actitud mejor no hacer nada y ser pasivo.

Pero el taoísmo no está incentivando eso, no está diciendo que no hagas nada.

Sino que aquello que hagas lo hagas como cuando lanzas una hoja a un río, que sigue la dirección del curso del agua.

Sin oponerse a este.

Por esta misma razón, intento en la medida de lo posible que todo aquello que haga no me suponga un “esfuerzo” como tal.

Y si por la razón que sea, lo percibo así y genero resistencia, entonces me rindo y lo acepto incondicionalmente, para que cuando lo tenga que hacer no lo sienta como una “imposición”.

 

CONCLUSIONES

 

Llegamos al final del artículo y espero que te haya resultado interesante.

Puedo decirte de primera mano que aplicar estos principios tiene como resultado la armonía y la paz mental.

Soy consciente de que en el día a día nos encontramos con situaciones que ponen a prueba nuestra filosofía de vida y tenemos la sensación de que “fracasamos” estrepitosamente.

Como te comenté más arriba, has sido condicionado durante años con un modelo de pensamiento y la transición a otro no siempre es sencillo.

Es más, si sientes que esto que te he compartido no va contigo no tienes porque probarlo ni forzarte porque directamente no resuena con tu momento vital 😉

Por último, me encantaría que me dejaseis algún comentario y me dieses vuestra opinión.

Siempre os leo.

 


Alberto Blázquez Guzmán
Alberto Blázquez Guzmán

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños.

    16 respuestas a "Vivir desde el Taoísmo en un mundo moderno"

    • Angélica

      Me encantó tu artículo, estoy de acuerdo en lo que dices, y es algo que he venido comprobando por muchos años. Yo no lo llamo TAO, sino Dios, soy Católica.
      El inicio no es fácil, como dices, los esquemas mentales pueden ser opuestos, sin embargo, si una persona lo lee y lo cree, puede ir cambiando poco a poco, ir creciendo, e ir experimentando la paz y la armonía interior tan vital en estos tiempos. Que tengas un bendecido día. Gracias por compartir tu artículo.

    • Leo

      Es sencillo en esencia pero los que estamos lejos viviendo en este mundo se nos complica aceptar las cosas cuando no salen como deseamos o estamos sufriendo carencias materiales, pasando hambre, etc. Caemos en la rabia, en que no debería ser así. A lo mejor algo igual pasa cuando tienes la mayor parte de tus «necesidades» materiales satisfechas, pero sufrir que a veces te falta comida o dinero para resolver cosas urgentes es bastante insatisfactorio y difícil de aceptar. Aún cuando entiendes la esencia. Pero igual da rabia tener necesidades económicas. Te desconcentran y te dejas alejar del crecimiento espiritual. Es complicado.

      • Alberto Blázquez Guzmán

        Lo sé Leo y esa es parte del aprendizaje. Somos imperfectos y «fallamos», ya que somos humanos. Por eso hay que ser extremadamente compasivo y volver a esa esencia que tú comentas.

    • Silvia Benitez

      Me encanta la filosofia y el taoismo te da resuestas muy claras para alcanzar la paz espiritual. Es difícil aplicar a veces estos principios porque en esencia vivimos en un mundo muy injusto y desalmado, y no podemos estar indiferentes a tanto dolor. Lo más dificil, creo, es aceptar que esa injusticia es también parte del todo y que provoca en otros y en ti mismo intranquilidad espiritual. En esencia es lo que uno busca: LA PAZ ESPIRITUAL , LO QUE TE PIDE EL ALMA. La aceptación es cuando dejas fluir lo que te hace sufrir. Yo lo he probado y lo sé. Todo tiene un fin, Todo finaliza, porque ese es el fluir natural de las cosas. Cuando mandas un problema al Universo estás mandando ese problema al todo, para dejarlo fluir porque no depende de ti. Pero puedes perdonarte lo que si depende de ti y lo has hecho mal o no haz hecho lo posible. Así como pedir perdon si ese es el caso.
      Gracias por el artículo, es lo que estaba necesitando!!!

    • gustavo

      Esa es la filosofía de la vida. Gracias por ese aporte tan valioso.

    • Gilberto

      Te felicitoAlberto me identifico plenamente contigo en esto, desde hace algún tiempo vengo practicando una meditación taoista que me ha ayudado mucho a relativizar muchos aspectos de mi vida y también me gustó que cites el estoicismo que como filosofo que soy por mi preparación académica me ha influenciado mucho en configurar mi perspectiva de vida. Excelente tu compartir muchas gracias.

    • Rafael

      Extraordinario artículo, un millón de gracias Alberto, Namaste , creo que yo he sido siempre de mucho resistir, criticar y culpar, y no me ha ido todo lo bien que me tendría que haber ido. He descubierto que la gran fuerza es la mente y el Amor Universal hacia todo y todos. Cuando no hay culpa ni preocupación, solo existe el presente y eliges el amor y la gratitud por todo las cosas empiezan a cambiar. No cambias la realidad, cambias tú y luego la realidad.

    • maxi

      Soy responsable de mi actuar y lo acepto incondicionalmente, En qué lugar queda el perdón a uno mismo y a los demás?Gracias.- Maxi.-

    • consuelo

      Todo un regalo leerte, ya que coincido contigo plenamente. Gracias por elevar la vibración del mundo con tu visión y misión. Amor a raudales por la vida y por ti mismo, eso es lo que transmites….y eso es lo que cada ser humano quisiera en su camino de vida….que bien que tanto tú como yo lo estemos viviendo y disfrutando ¡¡¡

    • Ivan Arias

      Me encanta la filosofía del Tao, de centrarnos absolutamente en lo que está en nuestro control, y no más, para evitar tantos problemas de cualquier tipo. Muchas gracias por compartir esto, que en mi experiencia nunca había escuchado, buscaré más sobre este tema. Gracias.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------