Una de las cosas que me llevo a sumergirme de pleno en el desarrollo personal fue sin duda el mundo emocional, siempre me pareció terriblemente interesante a la vez que útil para el día a día. Esta curiosidad vino dada principalmente porque muchísimas veces me encontré sin respuestas y experimentando mi vida desde un punto que me llevaba por los caminos de la amargura.

¡Se sentía tan mal!

Y a la vez tan real…

No tardé mucho en profundizar en el tema y en intentar entender al máximo todo lo que este complejo mundo de las emociones escondía. Tanto fue así que experimenté y probé a diario toda aquella información que me daba un ápice de esperanza para transcender los malos momentos de inestabilidad que se presentaban con tanta frecuencia en mi vida.

Llegó un momento en que me enamoré de la temática por completo, incluso me tomé la libertad de escribir un eBook que lanzaría en mis inicios de ABCoach para facilitar al mundo claves prácticas para convertirte en alguien en control de tu mundo emocional.

Fácil decirlo, no tan sencillo ponerlo en práctica.

Con muchas dudas puse en manos de mi comunidad lo que para mí a través de la observación constante en las reacciones de mi cuerpo, serían una serie de sistemas y consejos que me traían paz y equilibrio para poder vivir una vida emocionalmente estable e inteligente.

Ha pasado mucho tiempo desde entonces y mi forma de abordar las emociones y mi mundo interno se ha ido perfilando como a una escultura a la que le faltaban las herramientas necesarias para dar con el resultado más acertado.

Curiosamente muchas de las cosas que mencionaba en el eBook se han ido corroborando con nombres y apellidos por la neurociencia y a día de hoy no deja de sorprenderme la capacidad de observación y escucha que tuve sobre mí mismo.

Así que hoy simplemente quiero explicarte desde qué óptica veo al ser humano y su relación con el mundo emocional, además de una sencilla herramienta que tienes en tu mano en todo momento y que podrás a empezar a utilizar. Te dará la libertad para permanecer en coherencia emocional y alcanzar la estabilidad que necesitas en tu estado anímico.

 

Uno de esos días cualquiera

 

Sé lo que es levantarse un día con el pie torcido, deseando que pasen las horas lo más rápidamente posible porque no estás de humor y simplemente las cosas no fluyen.

Quizá estás más sensible de lo normal.

Te tomas las cosas más apecho.

O simplemente la manera en que te sientes hace que no te cundan las cosas.

Sea lo que sea tu estado anímico te está afectando. A todos los niveles.

Aun así te han comentado que cambies tus pensamientos para afectar a la forma en que te sientes, pero claro… ¡Eso a ti no te funciona! Y menos en un día como hoy que parece que además todo sale al revés de cómo te gustaría.

¿Sabes qué?

Me he encontrado mil veces con una situación como la que te estoy describiendo y siempre me ha obsesionado la idea de tener la capacidad de equilibrarme y sobreponerme de la manera en que me sentía para básicamente cambiar un día de mierda a uno que haya valido la pena vivir, pero que no fuese inconscientemente por algo que me haya hecho sentir diferente.

Mi objetivo siempre ha ido más allá y he intentado dar con los recursos internos que me permitieran tomar el control de las situaciones como la mencionada más arriba.

Por suerte existe una herramienta que te va a traer ese equilibrio del que te estoy hablando para que desde ahí puedas ir mejorando tu estado anímico y mundo emocional.

Pero antes que nada…

 

¿Cómo funcionamos por dentro?

 

El ser humano es complejo por dentro, pero hoy más que nunca tenemos información que nos deja entender un poco más nuestra forma de proceder interna y la manera en que nuestro cuerpo/mente actúa.

Así que me gustaría que parases unos segundos y echases un vistazo a la imagen que te dejo aquí abajo porque deberás tatuártela con fuego:

 cuerpo por dentro

 

Ahora querría ir explicando paso por paso el porqué de esta organización y qué vinculación tienen uno con otro.

Resultados: Es el conjunto de acciones que hemos tomado. Obviamente surgen según nuestro comportamiento, sin embargo son la parte más superficial del listado y es lo que queremos afectar en última instancia para afectar positivamente a nuestra vida.

Comportamiento: Es la forma en que actuamos y procedemos en nuestras vidas, la manera en que nos mostramos al mundo y a los demás y como era de esperar está totalmente vinculado con la manera en que pensamos.

Pensamiento: Son paquetes de ideas que forman parte de nuestro mundo interno, está íntimamente relacionado con la manera en que nos sentimos y estos cambian en relación a nuestras sensaciones internas, si bien pueden cambiarse a voluntad la mayoría del tiempo se manifiestan de manera inconsciente.

Sentimientos: Es la emoción cuando se ha racionalizado y se le ha dado un nombre a la sensación interna. Los sentimientos se encuentran en un constante baile con los pensamientos y se afectan el uno al otro constantemente. Podría decirse que son como una pareja que muchas veces no se ponen de acuerdo y quieren cambiarse el uno al otro, aunque así mismo los sentimientos tienen más fuerza.

Emoción: Es básicamente “energía en movimiento” de ahí a que se escriba “E” = Energía “Moción” = Movimiento. Podríamos decir que son flujos de datos que se mueven a través de nuestro cuerpo.

Fisiología: Son todos los movimientos que realiza nuestro cuerpo de una manera consciente e inconsciente, desde los latidos de tu corazón, el parpadeo de tus ojos, la sonrisa voluntaria que decides hacer o el movimiento involuntario de tus tripas enviando un mensaje a tu cerebro, tras esos movimientos se produce un envío de información, datos y energía que sería lo que anteriormente se entiende como las emociones.

De esta escala debes sacar la conclusión de que para afectar a tu mundo emocional debes afectar a tu fisiología para ejercer un efecto domino sobre las otras partes y finalmente conviertas esos días de “mierda” en otros que se sienten mucho mejor 😉

 

Entendiendo la fisiología

 

Como he descrito anteriormente la fisiología es el movimiento voluntario e involuntario del cuerpo, esa información sobre lo que acaba de ocurrir se manda a modo de datos en movimiento que darán como resultado la emoción, después racionalizarás esa energía que se mueve dentro de ti y empezarás a sentir, dependiendo de cómo te sientas empezarás a afectar a la manera en que piensas, que a su vez determinará la forma en que te comportas para que finalmente tomes unas acciones que traerán unos determinados resultados

Tiene sentido, ¿verdad?

Lo curioso de la fisiología es que está constantemente trabajando y como bien he dicho se manifiesta de dos maneras:

  • Voluntariamente: Cuando elijes sonreír y adoptar una determinada postura de tu cuerpo, cuando corres, cuando utilizas tus dedos para escribir, cuando das palmadas. Básicamente son movimientos conscientes.
  • Involuntariamente: El parpadeo, los latidos de tu corazón, la respiración (aunque puede ser consciente si quieres), el movimiento de tus tripas. Básicamente son movimientos inconscientes.

Llegados a este punto sabemos varias cosas: La manera en que la información se transmite en el flujo que he descrito más arriba y la fisiología como pilar base que va a afectar a la forma en que nos sentimos.

Pero antes de llegar a la parte más práctica debemos entender otro concepto más que averigüé hace años y que al parecer los nuevos estudios lo corroboran.

 

Teoría de la onda emocional

 

Tenemos dos tipos de ondas:

  • De movimiento rápido

rapidas

  • De movimiento lento

lentas

 

Y tenemos dos tipos de sentimientos:

  • Positivos
  • Negativos

Déjame ponerte algunos ejemplos; cuando estamos con rabia el movimiento de la onda es rápido, ya que desprendemos una gran cantidad de energía/información, de la misma manera ocurría cuando estas entusiasmado, la única diferencia entre ambas es que una tiene polaridad positiva y la otra, negativa.

Por otra parte cuando estas triste tu onda es de movimiento muy lento y de polaridad negativa, de la misma manera que cuando te sientes en paz la onda actúa exactamente igual pero con polaridad positiva.

Este es un concepto que desarrollo más en profundidad en mi libro maestro de las emociones y que conviene dominarlo para gestionar mejor tu mundo emocional, pero básicamente en este punto sabemos lo siguiente:

  • El flujo que explica como funcionamos por dentro.
  • El pilar base para afectar a nuestro mundo emocional.
  • La manera en que los sentimientos se expresan a través de la teoría de onda emocional.

¿Preparado para ir a la parte práctica y saber cuál es el elemento fisiológico que te va a ayudar a alcanzar coherencia emocional? 😉

 

La respiración: Tu recurso más poderoso

 

Se ha dicho desde siempre en las tradiciones más antiguas y en prácticas milenarias como el yoga que la respiración juega un papel fundamental en la vida. Es un recurso que nos acompaña constantemente y que a pesar de ser involuntario podemos utilizarlo conscientemente en base a nuestros intereses.

La ciencia parece haber llegado a algunas conclusiones muy interesantes para utilizar conscientemente la respiración y que afecta a nuestra coherencia emocional.

¿Cómo?

Pues afectando al ritmo de nuestros latidos (los cuales están íntimamente ligados a la manera en que manejamos nuestra respiración).

Quiero que a partir de ahora cuando busques una mayor estabilidad emocional empieces a contemplar la respiración como tu recurso Nº1, ya que lo primero que deberás hacer es entrar en coherencia a través de la respiración y alcanzar un punto intermedio, sin que te encuentres en un sentimiento positivo/negativo, de manera que desde ahí elijas a donde ir.

Así si te sientes frustrado deberás utilizar tu respiración, si te sientes abatido deberás utilizar tu respiración, si te sientes con odio deberás utilizar tu respiración de manera que vuelvas a un punto de coherencia/estabilidad de la energía que hay en tu cuerpo.

Ahora te describiré lo que la ciencia ha descubierto respecto a la respiración y que debes aplicar para volver a la coherencia:

 

1º Respiraciones con la misma frecuencia.

Esto quiere decir que si elijes una secuencia de inspiración de: 1-2-3 y una secuencia de expiración de: 1-2-3-4-5 deberás mantener ese ritmo en cada una de tus respiraciones para que sea efectivo, no vale cambiarlo la siguiente vez que respires, al menos hasta que notes “esa” estabilidad y paz interna.

 

2º No ha de haber entrecortes.

La respiración ha de ser lisa, llana y fluida sin trompicones y entrecortes de por medio.

 

3º Respiración desde el centro del pecho.

Esto puede ser que sorprenda a muchos ya que todas las enseñanzas suelen recomendar respirar desde la zona de la barriga, pero según los científicos es más efectivo desde el pecho ya que la energía electromagnética del corazón es la más potente del cuerpo y si concentramos nuestra atención con la intención de traer coherencia en esa zona parece afectar más positivamente.

Con estos sencillos pasos sobre tu respiración puedes traer estabilidad emocional a tu vida.

Pero…

¿Durante cuánto tiempo, Alberto?

¡Pruébalo! Sé tu propio maestro.

Según los estudios con un simple minuto ya puedes traer coherencia y estabilidad emocional respirando de la manera que te estoy diciendo, pero solo tú puedes determinar cuál es la cantidad óptima para ti.

De esta manera desde la fisiología estaremos afectando a la energía en movimiento (emoción) que al estar en coherencia afectará a nuestros sentimientos, que a su vez determinarán como pensamos y por supuesto a la manera en que nos comportamos que es esencial para las acciones que tomamos.

Desde ese punto de coherencia sí que tiene más sentido empezar a aplicar cosas como lo que siempre nos han dicho, tales como cambiar la manera en que pensamos y la manera en que nos movemos para modificar la forma en que nos sentimos.

El problema de hacerlo desde ese punto es que no estamos yendo al pilar base que controla todo lo demás.

Como siempre digo, no te creas nada de lo que te cuento, pero si has llegado hasta aquí creo que valdría la pena que lo probases y que me contases tus experiencias o simplemente que me digas qué opinión te merece lo que te he contado.

¡Quiero que participes y saber de ti!

 

Foto shutterstock: emocional


Alberto Blázquez Guzmán
Alberto Blázquez Guzmán

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños.

    4 respuestas a "Tu recurso Nº1 para la estabilidad emocional"

    • Leo

      Buen punto. Pero dependes mucho de lo fisiológico aunque reconozco que para los novatos como yo debe ser así. Pero el enfoque “avanzado” es que todo reside en los pensamientos y que solo es cuestión de dominarlos para lograr cambiar tu estado de ánimo. Fácil de decirlo, complicado de ejecutarlo. Tú das un pequeño atajo usando la respiración para relajar la fisiología y hacer que la mente se calme para fomentar sentimientos y pensamientos positivos.

      • Leo, como bien explico “Pensamiento y sentimiento” están ligados y se retroalimentan el uno al otro, de poco te va a servir “domar” tu mente si te sientes mal, la manera más efectiva de dominar tu mundo emocional es alcanzando la coherencia y estabilidad, desde ese punto puedes usar herramientas para sentirte mejor. Un abrazo.

    • PACO

      Me gustaría que se me explicara la clasificación de las emociones en positivas y negativas, ya que creo que se trata de un error manifiesto, al entender que todas las emociones tienen su función y que todas son adaptativas.
      Creo que la clasificación más correcta sería la de cómodas o incómodas, pero no hay ninguna emoción negativa, con ese componente de negatividad como si fueran nocivas, pues todas son necesarias y todas nos han ayudado a evolucionar emocionalmente.
      Gracias

      • Paco, lo de negativas y positivas es simplemente una etiqueta para que todo el mundo entienda el mensaje que quiero transmitir, ya que es el más común 😉 Más allá de eso llámalas como tu quieras. Un saludo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------