Por qué nos fijamos en lo negativo

 

Posiblemente hayas caído en la cuenta de que los sucesos negativos quedan grabados con mayor intensidad y suelen aparecer con bastante facilidad si nos descuidamos. ¿Sino por qué crees que existe tanta información relacionada con la psicología positiva? Ni más ni menos porque la parte más negativa de la existencia suele aparecer con facilidad en la vida de los seres humanos, haciendo que se sumerjan en un mundo caótico y sensaciones desagradables.

Por esta razón podrás hallar una cantidad inimaginable de información en todos los formatos deseables, dónde personas intentamos inspirar, acompañar, ayudar a otros a hacer sus mundos más llevaderos y que valgan la pena vivir.

Y eso está muy bien, indudablemente teniendo los conocimientos necesarios, una buena programación y  las pautas adecuadas a seguir ayudarán a mejorar drásticamente la calidad de nuestras vidas. Pero antes que nada, tenemos que conocer el porqué de nuestra capacidad para detectar de inmediato lo negativo, aquello que puede suponer un peligro para nosotros o simplemente, aquello que nos molesta.

 
Dos elementos que lo aclaran todo

 

Nuestra genética

Sí, siento tener que ser yo quién te diga esto, pero la genética es la principal causa de que recuerdes con mayor intensidad experiencias desagradables, recuerdos del pasado que no vale la pena reproducir constantemente, y estar alerta de cualquier acontecimiento que pueda “dañarte” tanto física como psicológicamente. Pero es debido a una causa muy simple.

El ser humano está diseñado para sobrevivir en vez de vivir, porque nuestro código genético nos mantiene alerta para seguir con vida en un entorno hostil de hace miles de años dónde algún tigre dientes de sable estaría esperando su oportunidad.

Si lo llevamos a lo cotidiano, un simple comentario fuera de tono, el rechazo de determinadas personas e incluso algún desamor, a pesar de estar a un nivel mucho más leve en comparación con el daño que nos podría causar el depredador, nosotros de forma casi automatizada seguimos prestándole mucha atención y le otorgamos bastante relevancia.

La educación

Si eres observador, habrás caído en la cuenta de que en las escuelas como en el trabajo por lo general la tendencia natural es recalcar aquello que se hace mal y además, convertirlo en una experiencia desagradable. Equivocarte para la sociedad es negativo, y conlleva a una penalización, a un toque de atención de que algo no está bien en ti.

[box type=”shadow”]

Alguno pensará,

¿Y qué quieres que haga?

Sino no se aprende

[/box]

 

Es cierto que al recordar algo como negativo se quedará grabado a conciencia en nuestra mente y entonces habremos aprendido a no cometer el mismo fallo la próxima vez. No digo en absoluto que indicar el error sea algo equivocado, pero puede indicarse el fallo sin dramatizar la situación e invitando a la mejora, así daremos lugar a un crecimiento sano además de un refuerzo positivo.

Pero si observamos con detenimiento, seguimos viendo en las aulas de los colegios desde muy pequeños, como se remarca en rojo cada una de las operaciones matemáticas que has tenido mal sin apenas mencionar todo lo demás que has hecho adecuadamente.

Este es un ejemplo que escuché decir al Dr. Martin Seligman el creador de la corriente de psicología positiva, del cual recomiendo leer Aprenda optimismo.

Por si fuese poco, una vez somos adultos y con el chip integrado de la negatividad, nos animan a poner las noticias para avasallarnos de lo terrible y mal que está el mundo. Para así reforzar una y otra vez, ese patrón que tenemos más que instalado en nosotros.

Y así pasamos a formar parte de una rueda que se retroalimenta y no acaba nunca. Como bien he dicho, la negatividad tiene su función, pero el exceso no nos conduce a nada bueno.

Así mismo deciros, que no todo está perdido…. ¡En absoluto! Si bien es cierto que está en tu genética y programado en tu mente. A día de hoy sabemos que el cerebro es muy plástico y permite su modificación a través de la toma de consciencia y pasando a la acción. Sabemos que nuestros pensamientos generan emociones que les acompaña una química que comunica con nuestro ADN activando ciertos genes y apagando otros.

Por eso te invito a vivir desde la responsabilidad, ¡a que te vuelvas selectivo! En todo aquello que se acerca a tu vida. Empieza a desechar información que no te conduce a la negatividad, saca de tu vida a personas que no te aportan nada bueno y elije lo que quieres escuchar, lo que quieres ver, lo que quieres sentir y configura tu entorno de forma que puedan decir con total seguridad que eres en el director de tu vida.

 

Photo by: E.R.R

 


Alberto Blázquez Guzmán
Alberto Blázquez Guzmán

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños.

    4 respuestas a "¿Por qué nos fijamos en lo negativo?"

    • Raquel

      El artículo es interesante. Efectivente parece coherente que en nuestra memoria quede reforzado lo negativo como un reducto del mecanismo primitivo de autodefens. También estoy de acuerdo en que sobrereaccionamos, pues muchas veces no es necesario activar dicho mecanismo.

      El fondo del artículo vale la pena. Pero la redacción y la.puntuación debes cuidarlas más, pues proyectan tu imagen y hablan de tu profesionalidad. Si me permites un humilde consejo, lee más literatura.

      • Alberto Blázquez Guzmán

        Estimada Raquel,

        Gracias por comentar en el blog, todas las críticas si son fundamentadas son bienvenidas. Por otra parte comentarte que leo muchísima literatura, es más, me apasiona leer.

        Antes que nada, si me permites me gustaría sugerirte unas humildes puntualizaciones para invitarte a contemplarlo desde otra perspectiva:

        La profesionalidad puede ser vista y enfocada desde muchas formas diferentes, la que yo uso ante mis lectores es de manera distendida y cercana, consiguiendo así conectar de una forma transparente y real, dado que muy probablemente no sería posible si mostrase la frialdad que inevitablemente otorga ser alguien muy minucioso, no considero en absoluto que el texto esté mal escrito.

        Me gustaría ponerte el ejemplo de dos oradores para explicarme mejor:

        Si observamos a uno de ellos, podemos encontrarnos ante un individuo que maneja muy bien su lenguaje no verbal, utiliza de maravilla las pausas y sabe mantener contacto visual. Cara a la galería se ve mucha profesionalidad, pero eso no habla de cuan profesional es uno, ya que intervienen muchos otros factores como podrían ser un buen contenido inspirador.

        Por otra parte podemos tener un orador más informal que muestra su espontaneidad y no cuida tanto los detalles, pero su mensaje tiene un peso arrollador. Conecta con otro público. (Sino que le pregunten a Emilio duró con su estilo rudo y distendido ante el público, si no le consideran un buen profesional 😉 )

        ¿Quién es más adecuado?

        Pues quizá los dos, ya que cada uno se dirige a un público diferente.

        Yo sin duda me siento más identificado con el segundo perfil y soy consciente de que no atraeré ni conectaré con todo el mundo. De la misma manera que es una locura pretender prestar atención a lo que estás proyectando en todo momento para caer bien a todos. Me gusta lo real, transparente y auténtico, se cuál es mi público y están invitados a disfrutar del contenido que hay en él.

        Quién no, tiene muchas otras opciones.

        Un saludo y gracias por visitar el blog.

    • Agustina

      “A buen entendedor, con pocas palabras bastan”. …..

      Te calculo 26 ó 27 años aproximadamente, eres muy joven, percibo de los artículos que publicas y que he podido leer hasta hoy (pocos), carencia de experiencia. “La experiencia es la madre de la ciencia”.

      Veo tus vídeos (pocos he podido ver hasta hoy), percibo pasión por tu trabajo. Percibo que eres un gran comunicador y creo que debes colgar más vídeos, creo que debes aprovechar tu talento canalizándolo por esa vía.

      ¡¡Claro que puedes mejorar en otros campos!!, es más, creo que debes hacerlo.

      Paciencia, orden, y …”después del uno, el dos…”.

      No estás solo, vamos sumando, tu objetivo evoluciona favorablemente.

      Creo que todos podemos, es más, debemos aportar y aprender los unos de los otros.

      ¡¡SALUD…!!

      • Alberto Blázquez Guzmán

        Hola Agustina!

        Efectivamente tengo 27 años y por supuesto un largo camino por recorrer, que se va a encargar de forma natural de nutrirme de experiencia. Aun así discrepo con lo que mencionas, no considero en absoluto que el contenido del blog carezca de experiencia, dado que sino estaría falto de valor hacia mis lectores y no tendría ningún sentido que éstos se convirtiesen en clientes, ya que lo que tendría que aportarles seguramente no sería lo suficiente.

        Los temas que trato son sobre emprendedores, coaching y desarrollo personal, campos que considero que tengo un mínimo conocimiento que puede ayudar y servir a muchísimas personas, y del cual he recibido muy buen feedback a lo largo del tiempo, sin éste último no se me hubiese ocurrido empezar un negocio.

        Por último decirte que, en cuanto a la comunicación mediante vídeo estoy de acuerdo, soy muy expresivo y transmito más visualmente, así que es un canal que tengo pensado aprovechar más.

        Espero seguir viéndote por aquí para seguir aprendiendo todos juntos, un saludo y muchas gracias 🙂

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------