Artículo invitado de David García Alcaraz

 

  • Eres un gran trabajador pero no entiendo por qué no participas en las comidas de empresa ni te apetece salir con los demás compañeros.
  • ¿Qué haces trabajando aquí? Deberías dedicarte a la psicología. Siempre estás analizándolo todo…
  • ¿Por qué te molesta tanto que te interrumpan? Hasta el más mínimo ruido te desconcentra de la tarea.
  • ¡Debes adaptarte a este ritmo de trabajo, como todo el mundo!
  • Siempre acabas solucionándole los problemas a los demás. No sé cómo lo haces ni porqué.

Estas frases solo muestran algunos ejemplos de preguntas y afirmaciones que recibimos las personas altamente sensibles (PAS) en el entorno laboral.

Algunas de ellas suelen ser emitidas con cierta sorpresa y desconcierto por la persona que nos lo transmite.

Simplemente porque no encajamos en el molde que se considera “lo normal”.

 

Las personas altamente sensibles "funcionamos" de forma diferente al resto de personas.

 

Por este motivo somos objeto de calificaciones que, más que ayudarnos a integrarnos con los demás, nos hacen sentirnos incomprendidos y poco aceptados, lo que nos afecta mucho en el rendimiento laboral.

En este artículo quiero mostrarte el maravilloso mundo que se esconde tras las personas que poseemos el rasgo de la alta sensibilidad.

Y cómo la profesión que hayamos elegido puede ser la clave para potenciar las características innatas que toda PAS posee, y que tiene que ver con una función específica en nuestra sociedad.

 

 

Qué es la alta sensibilidad y cuáles son las características de este rasgo de personalidad

 

El descubrimiento de este rasgo de personalidad se lo debemos a la Dra. en psicología Elaine Aron quien, siendo una persona altamente sensible, investigó hasta darse cuenta de que en torno a un 15%- 20% de las población comparten el rasgo de la alta sensibilidad.

Estudios posteriores confirmaron que este rasgo está presente en más de 100 especies de animales y no solo en los humanos. Incluso se ha detectado en algunas especies de plantas.

Sí, es sorprendente. Y además se mantiene presente en la misma proporción (sobre un 20%).

Para que te hagas una idea más clara, en los humanos es como decir que 1 de cada 5 personas es altamente sensible.

¿Te puedes imaginar la cantidad de personas que son altamente sensibles (PAS) y no lo saben?

Pues lo alarmante no es esto.

Sino que debido a que ignoran que su cerebro funciona de forma distinta, se juzgan a sí mismas duramente al compararse con los demás (que no son altamente sensibles) y esto les trae muchos problemas a nivel mental y emocional.

 

Al tratarse de un rasgo de personalidad, no tiene nada que ver con ningún tipo de trastorno mental.

 

Además, naces con él y no es algo que puedas aprender.

Es decir, la alta sensibilidad no es algo que se desarrolla ni tiene nada que ver con el carácter de la persona, como pudiera ser la susceptibilidad, la timidez o la baja autoestima.

En sus estudios, la Dra. Elaine Aron se percató de que existen 4 características principales que determinan que una persona sea altamente sensible.

Además deben darse todas en conjunto para que te puedas considerar PAS.

Éstas son:

Profundo procesamiento de la información recibida

 

Erróneamente, muchas personas confunden el término “personas altamente sensibles” con una vulnerabilidad extrema rozando lo quisquilloso o susceptible.

Pero lejos de esto, la persona PAS se caracteriza por una sensibilidad que le permite percibirlo todo con más intensidad, tanto lo positivo como lo negativo.

Pero la naturaleza de las personas altamente sensibles va más allá.

 

No solo tenemos una sensibilidad extrema sino que nuestro cerebro, además, tiene la capacidad de procesar más profundamente toda la información que recibimos del medio.

 

Esto se manifiesta en que solemos darle vueltas a todo lo que nos concierne para poder estudiarlo, ver nuevas posibilidades y desmenuzar toda la información recibida para darle un sentido práctico.

Por lo tanto, todo lo que piensa y siente una persona altamente sensible está sobredimensionado para poder darle un uso concreto.

Para que te hagas una idea.

Es como si tuviésemos una enormes antenas  que nos permite captar todo lo que haya a nuestro alrededor pero además, tenemos un enorme procesador interno.

Esto nos permite integrar esa información, sintetizarla, analizarla y darle un uso práctico que nos beneficie tanto a nosotros mismos como a los demás.

Tendencia a sentirse sobre-estimulado

 

Debido a que captamos mayor cantidad de información y  la procesamos con mayor profundidad, el cerebro de una persona altamente sensible se agota con mayor facilidad si lo comparamos con el de una persona que no lo es.

Esto hace que las PAS nos podamos sentir agobiados en un ambiente en el que hay demasiados estímulos externos, como sonidos, luces, colores llamativos, movimientos bruscos, etc.

Es debido a que nuestro sistema nervioso se bloquea con tanta estimulación porque no puede procesar tanta información a la vez con tanta intensidad y profundidad.

En muchas ocasiones, las personas altamente sensibles tenemos que alejarnos de determinados ambientes porque la intensidad con la que sentimos y percibimos nos puede agotar o bien afectar a nivel mental o emocional.

 

Fuerte emocionalidad y empatía muy desarrollada

 

Percibirlo todo con más intensidad  te permite, como altamente sensible, disfrutar mucho más de las cosas buenas de la vida.

Como puede ser una deliciosa comida, una puesta de sol o una buena conversación con alguien querido. Todo puede ser más placentero y gratificante.

 

Por el contrario, todas las sensaciones negativas se pueden vivir también con mayor intensidad, por lo que el malestar que se genera también se amplifica.

 

Este punto es quizás de lo más conflictivos en las personas altamente sensibles cuando no se ha hecho un trabajo en inteligencia emocional.

Los que somos altamente sensibles no solo tenemos mayor capacidad emocional sino que además tenemos mayor desarrollo de la empatía.

A nivel neurológico existen grandes diferencias entre las PAS y no PAS en la región del hipocampo donde se encuentran las neuronas espejo, que son las que nos permiten sentir lo mismo que otras personas.

 

Sensible a las sutilezas del entorno

 

Se ha demostrado que las personas altamente sensibles también muestran mayor actividad en la región del cerebro conocido como la “sede de la consciencia”.

En términos psicobiológicos se trata de la ínsula, que nos permite tener una percepción muy amplia de todo lo que sucede a nuestro alrededor.

Esta capacidad nos permite ser más conscientes de las señales sutiles que están en el entorno y darnos cuenta de cosas que pasarían desapercibidas por personas no PAS.

Esto se traduce en la percepción de la energía que circula en el ambiente.

 

Por ejemplo, una PAS podría entrar en un lugar y percibir si las personas que han estado antes estaban de "buen rollo" o por el contrario estaban discutiendo.

 

Debido a que registramos también más información, cuando se produce un cambio en el ambiente también lo percibimos rápidamente y pocas cosas se nos pasa por alto.

Otra cosa es que decidamos decirlo o no…

 

La función social de las personas altamente sensibles

 

Personas altamente sensibles
Personas altamente sensibles: empáticos por naturaleza

 

Sabemos que la naturaleza a veces es caprichosa pero…

  • ¿Por qué un rasgo de personalidad es distinto en el 20% de la población?
  • ¿Por qué se mantiene en la especie humana y en muchas especies de animales?

¿Por qué se mantiene en la especie humana y en muchas especies de animales?

Los datos científicos muestran que esta variabilidad obedece a un intento de equilibrar los roles que cada individuo tiene dentro de su especie.

Por ejemplo, en los humanos, si observas por encima cómo hemos formado nuestra sociedad, verás que siempre han existido dos roles muy bien diferenciados:

  • Por un lado el rol de aquéllos que tienen la capacidad de mover a las masas y ser líderes de los demás.

Con cierto poder de atracción y manipulación, que son venerados por el resto porque ostentan un cierto poder, ya sea económico, laboral, etc.

Suelen ser personas más impulsivas que se dejan llevar por sus deseos de conquista sin tener en cuenta plenamente las repercusiones que pueda tener. 

  • Por otro lado están los consejeros, los reflexivos, cuya forma de actuar siempre va en consonancia con un sentido práctico y orientado a cumplir un objetivo concreto.

Optimizando siempre los recursos y velando por la seguridad de toda la comunidad.

Estos dos tipos roles siempre han colaborado en equipo para poder mantener en equilibrio las sociedades que se han formado a lo largo de la historia.

 

Por ejemplo, un rey siempre ha estado acompañado por la figura de un consejero real o un jefe de una tribu por un viejo sabio que indicaba los pasos a seguir de su comunidad.

 

El rol de consejero es propio de las personas altamente sensibles porque estamos dotados de un sistema neurológico que nos permite, entre otras cosas:

  • Observar todas opciones desde distintas perspectivas (gracias a la profundidad de pensamiento).
  • Sentir cómo se sienten el resto de personas y conocer sus necesidades (por medio de la empatía).
  • Tener una actitud de observación que nos indica si hay alguna señal que pueda poner en peligro al grupo (al ser sensible a las sutilezas).
  • Saber cuál es la actitud o la acción correcta para mantener el equilibrio a todos los miembros de la comunidad.

Sentir cómo se sienten el resto de personas y conocer sus necesidades (por medio de la empatía).

Tener una actitud de observación que nos indica si hay alguna señal que pueda poner en peligro al grupo (al ser sensible a las sutilezas).

Saber cuál es la actitud o la acción correcta para mantener el equilibrio a todos los miembros de la comunidad.

Debido a esto somos una minoría en la población, aunque estemos en un ratio de 1 a 5, que es mucho más de lo que cabe esperar.

  • En términos evolutivos, las personas altamente sensibles estamos para mantener la conservación de la especie.

Debido a que frenamos la impulsividad de aquellos que tienen el poder de mover a las grandes masas y colaboramos por el equilibrio global.

Llegados a este punto seguro que te preguntarás  “¿soy una persona altamente sensible?”

Si te has identificado mucho con las cuatro características principales del rasgo puede ser que lo seas.

Para salir de dudas puedes acceder a este test de alta sensibilidad que te indicará con mucha probabilidad si eres una persona PAS.

 

La cruda realidad laboral para las personas altamente sensibles

 

Si para cualquier persona hoy día puede ser complicado encontrar un empleo, para la persona altamente sensible se torna aún más dificultoso.

El hecho de tener un sistema neurológico diferente, hace que las PAS tengamos más dificultades a la hora de elegir un empleo que sea compatible con las particularidades de nuestro rasgo de personalidad.

Por lo tanto, si a día de hoy las probabilidades de encontrar un empleo es más bien baja, para las PAS llega a ser un problema bastante gordo.

Por otro lado, el entorno laboral ha sido diseñado ergonómicamente para que el trabajador produzca más en el menor tiempo posible.

Pero no ha tenido en cuenta, por falta de información, que existen distintos tipos de personalidad, entre ellas la de las personas altamente sensibles.

Ahora bien, ¿cómo nos sentimos las personas altamente sensibles en el modelo laboral de hoy día?

Aunque existen muchas similitudes entre las personas altamente sensibles, cada una puede experimentar su entorno laboral de una forma distinta.

 

Cómo se siente una persona PAS en el modelo de trabajo actual

 

personas altamente sensibles
Personas altamente sensibles: puestos de trabajos no adaptados

 

Como persona altamente sensible que soy y sabiendo que esta sociedad ha sido diseñada casi exclusivamente para personas que no son PAS.

Puedo decir de primera mano que el entorno laboral en la mayoría de los trabajos actuales nos perjudica tanto que nos puede llevar poco a poco a la enfermedad.

Ya de entrada una persona PAS no puede mantener ni el ritmo ni la presión que se ejerce hoy día en cualquier trabajo.

Por la sencilla razón de que se bloquea con más facilidad que el resto de personas, debido al funcionamiento de su cerebro.

Claro que esto va a depender del trabajo que estemos hablando.

No es lo mismo ser un bibliotecario (un trabajo muy llevadero para una PAS), que ser un camarero de un bar nocturno de heavy metal.

Obviamente, cada persona tiene unas aficiones y unos gustos que hace que busque un trabajo más afín a su personalidad.

 

En el caso de las personas altamente sensibles, el estrés es lo que más nos sobrepasa.

 

Somos personas muy eficaces en nuestro trabajo, debido a nuestra profundidad de pensamiento y a ser tan sensibles a los detalles, por lo que todo lo que nos proponemos hacer solemos realizarlo poniéndole mucho empeño.

Somos muy eficaces en cualquier actividad y podemos llegar a resolver problemas muy complejos pero necesitamos un entorno tranquilo.

Donde precisamente la prisa por terminar un trabajo no sea lo prioritario, porque nos bloqueamos más pronto cuando estamos sometidos a la presión.

Como en la mayoría de los trabajos no se tiene en cuenta al trabajador, los que somos altamente sensibles no tenemos más remedio que aguantarnos si es que queremos conservar el empleo.

Pero esto nos puede llevar a enfermarnos por intentar llevar un ritmo que va contra natura.

Si es difícil para una persona que no es altamente sensible… para las PAS es aún más difícil y poco llevadero.

Déjame que te cuente un poco de mi experiencia en mis años de ingeniero:

Recuerdo que me enfermaba muchas veces (¡casi todas las semanas!) y nunca me recuperaba del todo.

Sufría de un agotamiento generalizado que me invadía y que poco a poco me iba consumiendo.

Los teléfonos sonaban continuamente, horas y horas delante del ordenador en un habitáculo compartido con otros profesionales donde te distraían cada pocos minutos.

Proveedores entrando y saliendo cada cierto tiempo, proyectos pendientes, salidas improvisadas a la obra, tener que tratar con personas que solo miraban el céntimo en lugar a la persona con la que iban a colaborar…

Muy inhumano…

Y esto me estaba matando.

 

La sobre estimulación era continua y la necesidad de retirarme y descansar se acumulaba.

¿Dormir?

Era el mejor momento del día, o mejor dicho de la noche.

Pero siempre me levantaba con necesidad de descansar más.

Sólo me ocurría a mí, que era altamente sensible.

Mis compañeros podían llevar el ritmo impuesto sin problemas e incluso después de trabajar se quedaban a tomarse algunas birras en el bar de en frente.

Yo, ni loco.

Me convertí, como suele ocurrir en las personas con alta sensibilidad, en “el rarito”, porque no participaba en las salidas fuera del trabajo y siempre me escaqueaba en las comidas de empresa.

Eso sí.

  • Era el centro de atención y todos acudían a mí para contarme sus vidas.

Todos percibían que les escuchaba y de alguna forma se sentían comprendidos.

Pues claro, con mi empatía ¿no los iba a comprender si experimentaba lo mismo que me explicaban?

Y es en las relaciones entre compañeros de trabajo donde más nos tenemos que cuidar las personas altamente sensibles.

Nuestro don a escuchar.

A sentir a los demás.

A experimentarlos y a sentir tanta cercanía con ellos.

  • Hace que seamos como un imán que los atrae para que seamos el paño de lágrimas de la empresa y para hacerles favores.

El problema es que al final vas al trabajo sabiendo que vas a tener que lidiar no solo con los problemas estrictamente laborales sino también con los problemas personales que los compañeros se llevan al trabajo.

Y es agotador…

Porque te das cuenta de todo lo que les ocurre, incluso antes de que abran la boca.

Pero el problema se amplifica cuando desconoces que eres altamente sensible, te comparas con los demás y aumentas la sensación de que eres diferente.

De que no puedes llevar el mismo ritmo…

 

Mermando considerablemente la autoestima y llegando incluso a creer que no sirves para este trabajo.

 

Fíjate en lo que estoy diciendo.

Aunque te he puesto un ejemplo mío, ahora de forma generalizada y con el conocimiento de que esto le pasa a más personas altamente sensibles, estamos hablando de trabajadores con:

 

  • Una alta capacidad de percibir y sentir a los demás, de conocer sus necesidades antes de que la expresen.
  • Un sentido innato de ponerle mucho empeño en todo lo que hace, tomándose cada actividad muy en serio.

 

Dime la verdad.

¿Crees que es justo que las PAS lleguemos al extremo de sentirnos con poca autoestima o con la sensación de NO PODER, o de ser incapaz?

Claro que no es justo, porque no es real.

Solo que estamos en un modelo laboral no apto para las personas altamente sensibles, donde nos confundimos y donde quieren hacernos creer que todos debemos actuar de la misma forma.

El problema de esto es la insatisfacción y el saber que no estás empleando todo tu potencial.

Sabes que puedes dar más de ti mismo pero las condiciones no son las apropiadas para que puedas brillar.

 

La reinvención profesional de las PAS como medio para alcanzar su máximo potencial

 

personas altamente sensibles
Personas altamente sensibles: reinventándose profesionalmente

 

Debido a la frustración que sentimos en el trabajo y ser conscientes de que podemos ofrecer mucho más a la sociedad.

Muchas PAS hemos optado por cambiar de trabajo e incluso reinventarnos para vivir de acuerdo a nuestra pasión.

En mi caso me he reinventado dos veces y es lo mejor que podido hacer en mi vida.

Siempre motivado por el contacto humano y la salud, he pasado de ser ingeniero a osteópata, y más tarde, de osteópata a coach.

Y soy el hombre más feliz del mundo.

A día de hoy sigo expandiéndome tanto a nivel personal como profesional.

Porque de eso se trata, de crecer como persona mientras te expandes en el mundo sirviendo a los demás.

 

No hay nada más gratificante que ser tu propio jefe y mantener un equilibrio en la vida gracias a la posibilidad de organizarte en función de tus necesidades.

 

Y las personas altamente sensibles tenemos muy en cuenta nuestras necesidades porque tenemos mucha consciencia de cómo nos encontramos en cada momento.

Tener un trabajo flexible de horarios me permite tener en cuenta mi propia sensibilidad y dejar a un lado la idea de que ser PAS puede ser un obstáculo en mi trabajo.

Simplemente el hecho de poder elegir mis condiciones de trabajo me permite sentirme seguro y tranquilo para hacerlo lo mejor que pueda.

Pero, ¿toda PAS deberían reinventarse?

Para nada, no estoy diciendo tal cosa.

Solo que es una opción a tener en cuenta para poder disfrutar de tu máximo potencial si es que eres una persona altamente sensible y sientes que no encajas en tu entorno laboral.

Claro que para poder reinventarse hay que tener una mente emprendedora y superar algunos obstáculos internos que se oponen.

Alberto es un experto en éste área y en este artículo sobre Mindset te lo explica detalladamente.

En el fondo pienso que debido al desconocimiento acerca del rasgo.

 

Las propias PAS podemos llegar a sentirnos muy descolocadas en la sociedad y a la vez tenemos una enorme necesidad de contribuir y aportar algo de valor en esta vida.

 

No es raro entonces que con estas dos particularidades, llegue el momento en la vida de una PAS en el que se plantee que necesita autorrealizarse a través de su trabajo.

Y que no sepa qué quiere hacer, pero que sea profundamente consciente de que necesita un cambio.

Este es el momento ideal para una reinvención profesional.

Te voy a poner unos cuantos ejemplos de cómo una PAS puede darle un toque diferente a profesiones que conocemos.

Nuestras capacidades empáticas nos permiten saber muy bien las necesidades de las personas.

 Esta cualidad sería muy provechosa si eres por ejemplo el jefe de una empresa, porque podrías conocer mejor a tus clientes y darles el producto que necesitan a medida.

  • O quizás eres un apasionado de la salud y prefieres dedicarte a la rama sanitaria.

En la que se potencie la búsqueda de soluciones creativas para los empleados y conciliarlas con los objetivos de la empresa, aumentando así muchísimo la productividad.

  • O quizás eres un apasionado de la salud y prefieres dedicarte a la rama sanitaria.

Ser médico puede ser tu profesión pero siempre y cuando puedas ejercerlo a un ritmo apropiado donde puedas llegar a tus máximas capacidades.

 

Pero imagínate:

  • Ser médico con tanta empatía, sintiendo a tu paciente, procesando profundamente todos los datos que recibes y siendo tan sensible a los pequeños cambios que vaya teniendo.

¡Te convertirías en el médico más efectivo y feliz del mundo!

  • O ser profesor.

¿Quién no ha tenido a ese profesor que irradiaba lo que exponía, que te hacía vivir lo que te enseñaba con tanto entusiasmo?

Así sería una PAS en el mundo de la enseñanza, percibiendo la comprensión grupal de la materia que estuviese impartiendo y adaptándola a las necesidades del aula.

  • O bien tu pasión está relacionada con el cuidado ecológico del medio ambiente...

Y podría ponerte más y más ejemplos de porqué las personas altamente sensibles deberíamos plantearnos nuestro sitio en el mundo, si es que no estamos satisfechos donde estamos.

La reinvención profesional es una de las mejores opciones para realizar lo que te apasiona a través de tu trabajo.

 

En definitiva, las personas altamente sensibles tenemos que darle un importante sentido a nuestras capacidades en el terreno laboral.

 

Porque es ahí donde nos sentimos alineados con el propósito de nuestro rasgo:

La conservación de nuestra especie y frenar la impulsividad de esta sociedad que está ahogando a las personas altamente sensibles y a las que no lo son.

Espero que te haya gustado este artículo y hayas descubierto este rasgo de personalidad que en estos momentos es el punto de mira de las investigaciones científicas.

Déjame que te pregunte:

 

¿Eres una persona altamente sensible o conoces a alguien de tu entorno que pueda serlo?

 

Si es así, ¿cómo lo llevas a nivel laboral?

Me gustaría saber de ti y que dejaras tu respuesta en los comentarios.

Estaré más que encantado de responderte.

 

Fotos vía Shutterstock: Personas sensibles, empatía, Trabajo no adaptado, reinvención 

 


David G. Alcaraz
David G. Alcaraz

Como coach y como persona altamente sensible (PAS) tengo un objetivo: expandir el rasgo de la alta sensibilidad y ayudar, a través de la Inteligencia Emocional y el Mindfulness, a las personas que quieran convertir su elevada sensibilidad en su mejor fortaleza y virtud. Si quieres sabes más visita mi web: www.davidgalcaraz.com.

    55 respuestas a "La reinvención profesional de las personas altamente sensibles"

    • Margarita

      David, me ha encantado este artículo. Me he sentido muy identificada con los rasgos de una PAS, sobre todo cuando mencionas que podemos llegar a sentir que “no servimos” para un trabajo en cuestión.
      Es un gran alivio saber que “no soy rara”.
      Gracias!

      • David García Alcaraz

        Muchas gracias Margarita.

        Me alegro mucho de que te haya gustado el artículo. Es esa condición de “raro” la que nos hace distintos y la verdad es que si no somos distintos, ¿cómo diablos vamos a marcar la diferencia? Porque está claro que con lo diferente se abren nuevas posibilidades y nuevas vías para mejorar las cosas. ¿Verdad?

        Gracias por dejar tu comentario y enhorabuena por ser diferente, eso te hace especial. Y por cierto, qué bien sienta el saber que no somos los únicos… ¿a que sí?

        Un fuerte abrazo.

    • Francisco García

      Estupendo artículo! Gracias a este tipo de post me identifiqué como PAS y casualmente estoy reinventandome … o sea que me viene al dedillo… Gracias por compartir estos artículos tan interesantes!
      Un saludo.

    • Francisco García

      Interesantísimo post!!! Como persona PAS que se está reinventando en este momento agradezco este tipo de artículos, ayudan una barbaridad.
      Gracias y un saludo!

      • David García Alcaraz

        Genial Francisco García,

        Encantado de verte también por aquí. Pues agárrate con fuerza a este blog porque Alberto tiene mucho contenido para ayudarte en tu reinvención, además de toda la ayuda que ofrece para tu gestión emocional.

        Gracias por tu comentario y me alegro de que te haya gustado el post.

        Un abrazo

    • lucia

      Me parece bueno el artículo, no obstante te quería comentar que aunque sintamos la necesidad de reinventarnos profesionalmente, en las actuales circunstancias del mercado laboral español es imposible para personas que pasamos de los 50 años

      • Hola Lucía, pues yo no estoy de acuerdo con la creencia que tienes.

        Que el mercado esté mal pues condiciona pero no determina y mientras tu tengas un talento que ofrecer a la gente, se te note entusiasmado y tengas un mensaje potente con el que vender, tarde o temprano la gente te seguirá, tengas 50 años, 40 o 30.

        Pero es únicamente mi opinión 🙂

        Un saludo.

    • Adriana Román

      Facinada. David mil gracias. Super identificada y a la vez feliz. Hace un par de años supe que no era *rara* sino única. Muchas veces mi autoestima era minada al ver que en ningún trabajo funcionaba..hasta que encontré mi verdadera vocación, hoy puedo decir que soy inmensamente feliz al ser Educadora de lactantes. Por fin encontré mi lugar en éste mundo. Me siento satisfecha agradecida y bendecida, al poder desbordar tanto amor con mis bebés. Gracias por estos artículos

      • David García Alcaraz

        Hola Adriana. Te entiendo perfectamente, tal y como lo describes, es así. Es como si cada uno tuviésemos un lugar en el que nos podemos expandir como personas y a la vez poder ayudar a los demás o aportar algo a la sociedad, y encima poder vivir de ello. Tan solo hay que descubrir el talento de cada uno y ponerlo a trabajar.

        Así que ¡enhorabuena!, me alegro mucho de que hayas encontrado tu sitio y que sea una forma de crecimiento personal y profesional.

        Gracias por dejar tu comentario.

        Un abrazo.

    • Carlos

      Hola David, gracias por abrirme todo un mundo de posibilidades! Me he sentido muy identificado con lo que has escrito de las PAS y el trabajo. Además llevo semanas o meses buscando cómo reinventarme profesionalmente, por lo que me ha venido muy bien leer esto.
      Ahora entiendo mejor muchas cosas que me pasan (o como soy) en varios ámbitos de la vida.

      Estaría bien una secuela de este artículo, escribiendo sobre cómo realizar esa reinvención profesional: elegir qué hacer, cómo hacer el cambio en medio de la vida (con mujer, hijos, facturas, trabajo o clientes a los que atender, poco tiempo disponible, etc…) Pero bueno, supongo que eso es en lo que ayudas en tus sesiones de coaching.

      La clave para nosotros es cómo poner este don al servicio de los demás profesionalmente.

      Gracias por tu trabajo!
      Un abrazo

      • David García Alcaraz

        Hola Carlos,

        Me alegro mucho de que te haya gustado el artículo y te hayas sentido identificado. Realmente hay un trabajo que hacer con uno mismo hasta dar con la verdadera pasión o saber cómo dar los pasos necesarios para trabajar de ella una vez que la encuentras.

        A través de artículos como éstos uno comprende y se abre a nuevas posibilidades y a veces solo con eso ya encuentra el propio rumbo. En otras ocasiones se necesita un seguimiento y un acompañamiento durante un tiempo limitado y es en esto casos cuando las sesiones de coaching son apropiadas.

        Te invito a que veas la sección “Descubre tu pasión” en este mismo blog (https://abcoach.es/descubre-tu-pasion/) para entender mejor lo que te digo. Esto es debido a que, tanto la información que se te da como la orientación que recibes en un proceso de coaching es muy personalizada, y se tiene en cuenta tanto el momento actual como todas las circunstancias que te rodean. Por este motivo las sesiones de coaching es lo más recomendado para conseguir objetivos a corto plazo.

        Te agradezco mucho tu comentario y deseo de corazón que encuentres tu pasión, porque una vez que la reconoces te será más fácil poner tu sensibilidad al servicio de la humanidad y poder vivir de ello.

        Un fuerte abrazo

    • Angeles

      Me he identificado…. Un ambiente de trabajo hostil, en oficinas,agresivo. Enfermé , me dieron de baja, y me han despedido.
      Estudié interiorismo para ver si eso me habría un nuevo campo
      Pero debido a mi falta de experiencia en eso y la edad no encuentro nada ….
      Ahora sin trabajo, no veo qué camino debo seguir

      • David García Alcaraz

        Hola Ángeles,

        Mucho ánimo, a veces el propio camino nos está indicando qué hacer para conseguir lo que uno quiere; otras veces tenemos que pivotar y cambiar de estrategia. Siento mucho que te hayan despedido.

        Quiero compartir contigo una cosa: si hay algo que he aprendido es que con anhelo y entusiasmo se puede conseguir todo lo que uno se proponga porque si no puedes hacerlo solo, seguro que tu misma motivación te pondrá delante a la persona correcta que te pueda ayudar a conseguir tu objetivo.

        Igual es bueno que te plantees pedir ayuda si ves que estás atascada y no logras salir por ti misma. Es solo una sugerencia, a mí me ha servido cuando lo he necesitado, por eso te lo comento.

        Mis mejores deseos para ti para que mejores tu ánimo y encuentres rápidamente lo que buscas.

        Un abrazo.

    • Mara

      Hola, muchisimas gracias por este artículo tan bueno. Efectivamente, como tu dices, yo enfermé por culpa de el último trabajo que tuve. Me desequilibro totalmente. Ahora esttoy en paro, con 51 años, una depresion, y los que me rodean aun entendiendo lo que paso, siguen ofreciendome a veces trabajo del mismo ramo. La intencion es buena, pero yo, que antes aun podia hacer trabajos que me enferman , ahora ya no puedo, y parece que rechazar cualquier oferta te deja como una.perezosa. Estoy en tratamiento y me voy a recuperar, ademas esto me ha hecho ver que durante muchos años no me he respetado, no sabia que era Pas, pero ya sentia como ahora. Es duro a mi edad verse asi, pero se que tengo capacidad para reinventarme. Gracias por el apoyo y por la información.

      • David García Alcaraz

        Hola Mara,

        Gracias por tu comentario. Suele ser así, nos damos cuenta de que somos PAS una vez que hemos pasado momentos un poco duros. La buena noticia es que ahora encaja todo y puedes comprenderte un poco más, dejando a un lado las exigencias de querer ser como los demás.

        Te mando muchos ánimos para que te recuperes pronto y no sabes cuánto me alegro de que te sientas capaz de reinventarte. Eso dice mucho de ti, de tu fuerza, de tu autoconfianza, de tu temperamento. ¡Es genial! Valóralo mucho porque veo que tienes muy buenas cualidades.

        Un fuerte abrazo y ¡Adelante!

        • Paloma

          Hola me ha encantado el artículo trabajo como agente de seguros pero no tenia ni idea porque lo pasaba tan mal ahora ya se , que soy PAS sigo trabajando pero si he tenido que aguantar ser la rara necesitaba estar apartada ya que en la oficina donde me encontraba trabajando tuve varios episodios de ansiedad ,habia personas bastante manipuladoras ,mentirosas,que juzgaban continuamente .tuve que pedir que me trasladarán a otra oficina gracias a dios allí me encuentro muchísimo mejor me encanta ayudar a los demas no soporto ver el sufrimiento ajeno creo que al darme cuenta de lo que me sucede me encuentro tramquila y muy feliz , tengo una explicación a lo que siempre he tenido que escuchar a lo largo de mi vida como que me lo tomaba todo muy a pecho o que era muy susceptible y me ha dado cuenta hace unos días así que muchísimas gracias .Para nada soy rara al revés un abrazo

    • Bárbara

      Hola David, he leído tu artículo de principio a fin y me siento totalmente identificada con todo, ya que soy una PAS, me enteré hace un año y medio y a partir de ese momento mi vida comenzó a cambiar radicalmente. Me di cuenta de que no soy una persona rara, sino diferente a las no PAS, y que no por eso tenía que sentirme peor.
      Referente al trabajo me siento muy identificada ya que trabajo de camarera y me desborda muchas veces, me bloqueo, no soy capaz de avanzar, me quedo en blanco…sobre todo bajo presión…Soy amante de la naturaleza y de los animales y mi sueño es poder vivir en el campo, y dedicarme a algo que tenga que ver con ello, solo que ahora mismo me siento acorralada sin saber hacia donde tirar…la ciudad me absorbe la energía…me deja KO…y necesito un cambio…estoy desesperada.
      Muchas gracias por este pedazo de artículo.

      • David García Alcaraz

        Hola Bárbara, no sabes cuánto simpatizo con lo que acabas de decir. Me pasa igual que a ti. Mi objetivo es vivir en la naturaleza y trabajar precisamente todo online para vibrar a un ritmo más natural y menos artificial. De hecho, estoy haciendo un esfuerzo físico y mental para conseguirlo tarde o temprano, aunque espero que sea temprano.

        Yo me he reinventado ya dos veces, la última tuvo que ser de forma obligada y no dejo que nada me impida conseguir mi objetivo. Y cuando me he visto bloqueado en ello siempre he buscado a alguien que me ayude a seguir mi camino.

        Así que te animo a que lo intentes. Recuerda que tus sueños te están esperando.

        Un fuerte abrazo y gracias por dejar tu comentario.

    • Suri

      Hola! Me ha encantado el artículo. Yo también soy ingeniera, y hace tiempo que sé que ese no es mi sitio (tampoco voy a las comidas, y por tanto parezco la rarita claro..jaja) Totalmente identificada con lo que comentas en el artículo. Estoy en un momento de cambio de profesión radical hacia la psicología, y todo, todo lo que dices de aportar a la sociedad, hacer algo provechoso con tu tiempo y la autorealización a través de la profesión, todo describe exactamente lo que me está pasando y que mucha gente de mi alrededor no alcanza a comprender realmente lo que esto supone para mi y por qué es tan importante este cambio.
      He descubierto hace muy poquito que soy pas, y ahora todo encaja. Leo artículos y me siento identificada, cuando hasta ahora me sentía incomprendida.
      Muchas gracias por artículos como este. Gracias!!

      • David García Alcaraz

        Hola Suri!

        Es muy curioso pero hay muchos ingenieros y arquitectos que están cambiando su profesión a una completamente distinta y, en muchos casos, enfocadas al área del desarrollo personal, psicología o coaching.

        Me alegra mucho de que el artículo te haya servido y que además te identifiques con ser PAS, notando como muchas de tus situaciones vividas van encajando. Es una sensación extraña, una mezcla de asombro y de alivio a la vez, junto con una motivación que va surgiendo en el interior para saber más sobre el tema.

        Así que muy agradecido por tu comentario y por lo que comentas.

        Un abrazo!!

    • Barty

      Buenas David.

      Me siento totalmente identificado con tu experiencia no solo porque yo también soy PAS, sino también porque soy ingeniero industrial. Esta profesión en la vida real no se parece en nada a lo que uno imaginaba, por lo menos en España.

      Para mí es una prueba continua el lidiar con la chulería y prepotencia que abunda en la obra, los plazos ajustados, y los estímulos de todo tipo que se dan en un lugar en dónde están trabajando de 40 o 50 personas.

      Lo de reinvertarse lo acabo de intentar y he salido trasquilado. Por ahora me planteo buscar algún nicho que me permita aprovechar mis características. Ya sea en proyectos que aunen conocimientos técnicos junto con la psicología y el bienestar humano, o bien algo que me permita trabajar con un mínimo de contacto humano, ya que las malas formas me dejan sin energías y sin ánimo.

      Saludos.

      • David García Alcaraz

        Hola Barty,

        Te entiendo perfectamente. En mi caso el factor humano me dejó K.O. en lo últimos meses antes de dejar la ingeniería. Ya no soportaba más vivir en un ambiente donde reinaba el engaño y el “si te puedo sacar 10.000 euros más un proyecto no pasa nada”, junto con esa cadena de “favores obligatorios” en los que te veías envuelto. Todo se alejaba de la humanidad que nacía cada más en mí, por eso lo dejé…

        Sinceramente merece la pena dar el paso para reinventarse y si te soy sincero, es lo mejor que he hecho en mi vida. Te dejo aquí el enlace de una web muy curiosa de un ingeniero que trabaja con inteligencia emocional para técnicos. Merece mucho la pena echarle un vistazo y a lo mejor te da alguna idea: http://ingenieroemocional.com/

        Y no te preocupes si a la primera no sale bien, hay que ir pivotando hasta dar con el lugar (el nicho) en el que nos sintamos más a gustos. También esto puede ir cambiando a la larga y a medida que vas evolucionando como persona.

        Mucho ánimo y suerte.

        Un abrazo!!

    • Lat

      Muchas gracias por el artículo. Me ha encantado y me ha ayudado.
      Preguntas como me siento en el ámbito laboral. Hace poco que he descubierto que soy pas, llevo medio año con ansiedad por super estrés y ahora he traspasado el suelo y estoy con depresión. Mi trabajo fue la guinda. Trabajo como administrativa en un sitio donde se inscriben los desempleados, el sufrimiento era bestial. Los atendía y metía sus datos en el ordenador y adiós y muy buenas. Me costó muchísimo entender que me pasaba, pues yo he atendido en otros sitios a gente pero claro satisfacía lo que quería y se iban felices y yo feliz, en mi actual trabajo no, la gente llega fatal y se va fatal y escucharlos me hunde, yo solo quería que se callaran ya. Mis compañeros me decían si tenía miedo a la gente y me lo cuestione y todo. Traspase el infierno, así que entre momentos voy estabilizandome y llorando el dolor y miedo a renunciar al puesto y el sueldo (soy funcionaria interina, me costó 10 años estudiando estar donde estoy y estoy atravesando el infierno).
      Gracias por tu artículo, ha sido un rayo de luz.

      • Mary Sol

        Gracias por tu comentario, no sabes bien cómo te entiendo… me ayuda mucho saber que otras personas han vivido una situación semejante a la mia. Saludos.

      • David García Alcaraz

        Gracias Lat por tu comentario.

        Es muy frecuente encontrar personas PAS pasando por etapas como la que describes.

        Entiendo perfectamente esa situación de la que hablas aunque la buena noticia es que, como en cualquier etapa de la vida, es pasajera. Tan solo hay que hacer algunos ajustes para salir victoriosos de esa situación.

        En tu caso, lo primero será gestionar bien esa depresión y el estrés al que tu cuerpo se encuentra sometido. Para ello lo más importante es que te pongas en manos de un profesional que te ayude en este aspecto (que igual ya estás en ello).

        Pero una vez que eres capaz de encontrar ese equilibrio mental -emocional en el entorno laboral, todo se vuelve mucho más llevadero y ser altamente sensible no es un estorbo ni un problema, es una ventaja.

        No tiene sentido seguir sufriendo. Todo se puede regular, te lo aseguro. Mi experiencia y la de muchas personas que se están trabajando para gestionando su rasgo PAS te lo decimos abiertamente. SE PUEDE, de verdad.

        Te envío muchos ánimos y mejores deseos de que salgas rápidamente de esa situación que tanto te incomoda.

        Un abrazo.

    • Elena

      Excelente artículo. Yo digamos que no me siento identificada porque mi trabajo es muy diferente del de una oficina, pero sí que veo en ello la situación laboral de mi pareja, que es ingeniero informático, y estoy intentando convencerle para que haga el test PAS y sepa que él también lo es.
      Yo soy odontóloga, siempre he sido autónoma trabajando en diferentes clínicas. Me apasiona mi trabajo,especialmente por lo que cuentas de la empatía, y que me hace ser la dentista perfecta para pacientes miedosos y agobiados, aunque muchas veces gasto un montón de tiempo escuchando a mis pacientes casi como si fuera también psiquiatra. La odontología es una profesión muy gratificante , artesanal y divertida si sabes vivirla bien. El problema es que hace dos años compré una clínica que traspasaban y desde entonces sí que llevo un agobio tremendo por no llegar a fin de mes, problemas con proovedores y colaboradores, problemas con empleados con los que me porté demasiado bien y luego acabaron clavándomela por la espada. Pasé una tremenda depresión hace un par de años por una serie de problemas que surgieron de otro sitio, pero se agravaron por culpa de las empleadas que ya estaban en la clínica de antes y a las que subrogué el contrato con toda su antigüedad, por lo que no las podía despedir porque hubiera tenido que pagarles una barbaridad, y estaba sumida en un ambiente laboral absolutamente tóxico, por trabajar con personas con carácter radicalmente opuesto al mío y que me hicieron sentirme “rara” , débil y estúpida como nunca me había sentido antes. Ahora me he librado de ese problema, pero tengo otros, como miedo a no tener bastante gente, malos resultados, pensar que voy a tener que cerrar de pura ruina, y también es algo que consume y no me deja dormir. Sensación de no servir para esto, no para mi profesión, sino para llevar un negocio, y pienso que nunca volveré a ser feliz, aunque tener un a clínica es algo que siempre había soñado y no quiero cerrarla, además de que me permite tener unos horarios muy buenos.
      Para cuándo un artículo de empresarios y jefes PAS con sus tribulaciones? Estoy bastante perdida…sé que puedo dar más, pero no sé cómo.

      • Almudena

        Elena, si me permites el comentario, tiene que haber gente PAS deseando gestionar tu clínica y ayudarte en una tarea que no es la tuya, todo es cuestión de ponerse de acuerdo en la forma de trabajar por objetivos y con responsabilidad, sabiendo motivar a esa persona, te sacaria el trabajo adelante y estaría feliz, seguro que como jefa eres estupenda y hay que saber delegar cuando la tarea no es la que más nos gusta

    • Mary Sol

      Muchas gracias por este articulo, responde claramente a las dificultades que he venido encontrando en mis mas de 10 años de vida laboral, aunque hasta hace bien poco no he sabido que soy PAS.
      Curiosamente estaba esta tarde planteandome si necesitaría una reinvención profesional y preguntándome de qué manera encontrar mi propósito de vida, teniendo en cuenta que doy PAS…

    • Sandra

      Hola! Super identificada me sentí, ya me he reinventado varias veces en cuestiones laborales. Durante estos últimos años he trabajado como bibliotecaria escolar suplente, lo que me dio la gran posibilidad de descubrir cuán importante es el entorno para poder funcionar y dar lo mejor de mi. La idea del rol de la biblioteca está cambiando y en muchas escuelas (cuyos directivos son elegidos por las características opuestas a las de un PAS) el bibliotecario funciona como parche de todas las situaciones de emergencia cuyo origen no fue el mal trabajo del bibliotecario sino de otros miembros del personal. Sin embargo en otras instituciones fue maravilloso trabajar (debo admitir que el personal jerárquico solía estar ausente en estos casos), teniendo la libertad de crear la atmósfera precisa para las diferentes actividades que se pueden realizar en una biblioteca escolar. Y lo mejor de todo es que se llenaba de chicos y chicas PAS o con otros rasgos o síndromes que también encontraban un oasis en el muchas veces hostil ambiente escolar.

      • Maria

        Muchas gracias al autor y a todos los lectores por sus comentarios que tanto ayudan. Estoy perpleja. De que suframos tanto y por cosas tan parecidas. De que el sufrimiento nos acabe obligando a tomar estas decisiones tan duras. De que seamos pasto de depresiones y pastillas. De que seamos juguetes rotos porque no somos capaces de adaptarnos al entorno laboral. De que nuestra tremenda empatía nos llene y nos cargue de responsabilidad. Y de autoexigencia. Y de agotamiento.

        Yo soy periodista. Entré a trabajar en el departamento de comunicación de una entidad financiera. Era mi sueño. Era justo mi sueño. Pero mi enorme sensibilidad sensorial me lo hacía pasar fatal. La Luz me deslumbraba y me daba jaquecas horribles y el aire acondicionado me producía contracturas. Llegaba absolutamente agotada a casa. Pensé en dejar el trabajo. Pero eso no fue lo peor. Años después tuve que reconvertirme y pasé a trabajar en una oficina del banco. Aunque fue una decisión personal (vivía lejos de mi familia) fui incapaz de adaptarme. No me sentía segura. No tenía el control. No me sentía realizada, ni útil. Las colas me agobiaban mucho. Los clientes eran duros y venían enfadados y yo no les podía ayudar. Los compañeros competitivos. Crueles a veces. Odiaba los números. Contar billetes y monedas. Era tan alienante que enferme. Depresión durante muchos años. Pero cómo dejar un trabajo de 8 a tres con un sueldazo. Pero al final lo deje. Ahora no trabajo aunque no me he ido del todo. Tengo una excedencia. Siempre he sido muy creativa y tengo muchas ideas. Durante muchos años he vivido de ellas y quiero volver a hacerlo. El dinero solo es eso. Dinero. La satisfacción de emplear tu tiempo en lo que te llena no tiene precio. Para un PAS desde luego. Hay que saber parar antes de enfermar.

    • Almudena

      Excelente artículo David, yo llevo a cuestas 30 años de profesión dedicada a las finanzas y desde Abril de 2017 estoy en el paro, a mis 52 años y habiendo vivido los horrores de una PAS en un mundo laboral agresivo y sobre todo deshumanizado tengo claro que no voy a volver a ese mundo por mucha valía financiera que tenga, además he decidido que no volveré a trabajar nunca más con un ordenador si no con personas. Actualmente estoy un poco perdida pero encontraré mi camino, estoy viviendo en uk y he empezado a dar clases de español, tengo una sola alumna pero me encanta. Me gustaría dedicarme a la enseñanza y me gustaría también seguir vuestro blog

    • María

      Hola David, ¡Gracias por el artículo! ¿Donde podría buscar ayuda?

      • David García Alcaraz

        Muy buenas María!

        De nada, me alegro mucho de que te haya gustado el artículo.

        Respecto a tu pregunta, pues depende de qué tipo de ayuda estás buscando. Lo primero que recomendaría es que te preguntases algo así:
        ¿Necesito aprender a gestionar mi rasgo para ser feliz en mi entorno laboral o lo que necesito es reinventarte profesionalmente?

        Creo que en función de la respuesta sería más fácil darte una guía más acertada. Lo bueno de hoy día es que ya somos muchos los profesionales con Ata Sensibilidad que guiamos a otras PAS a ser felices en su entorno profesional o personal. Así que abro el abanico de la esperanza y si estás dispuesta a darle un cambio a tu vida te digo con rotundidad que empieces cuanto antes, que merece la pena ponerse en marcha hacia esa vida laboral a la que todos nos merecemos, sin estrés y haciendo algo que nos guste realmente.

        Te envío un fuerte abrazo.

    • Manuel

      Muy buen artículo, me veo reflejado en todo lo que dices. Yo iba para arquitecto y por suerte me di cuenta pronto de que no era lo mío gracias esa intuición que tenemos los PAS, y terminé estudiando psicología. Actualmente trabajo como cónsultor de recursos humanos ayudando a empresas y candidatos aunque lo Cierto es que si trabajo en un ambiente hostil que a veces me abruma y me hace enfermar. Así que ahora estoy planteándome mi próximo paso laboral , quiero encontrar encontrar mi razón de ser mi usar todo mi potencial. Por si a alguien le interesa me estoy informando acerca acerca del método ikigai para encontrar que es lo que realmente te gusta y en lo que eres bueno. David, muchas gracias por compartir tu experiencia con el resto. PD, yo también tengo esa necesidad de vivir en la naturaleza.

    • mar

      Se me pone la piel de gallina al leer esto y estar leyendo mi propia vida, la propia pasión (de padecer) que he sentido en los trabajos y la baja autoestima que desarrollé en el último de ellos por verme hipercapacitada para mucho mas de lo que hacía pero siempre me dejaban al lado de alguien superdictatorial que me hacía sufrir muchíssimo, mientras yo intentaba explicar y mediar entre su carácter y elk resto del equipo. En roles de dirección siempre he tenido al equipo de mi parte (siendo una lider natural) y a mis compañeros de rol o superiores directos en contra. Por lo que he sufrido muchisimo en el mundo salvaje del comercio estresante del mundo Inditex. Gracias a un esguince que me dejo 3 meses de baja laboral, me tomé en serio esto del cambio, y recuperé mi título y profesion anterior, Integradora Social, para complekmentarla con algo para lo que siempre me han dicho que tengo el don: escuchar las intimidades sexuales de los demás. Ahora hago mi camino como sexologa, tengo un blog con cierto éxito y futuro y me siento feliz con la perspectiva laboral que se me presenta. Siempre pense que era tonta y rara. Los cercanos me dicen buena, santa, loca o que vivo en los mundos de Yupi, cuando era pequeña que era una dramática. Siempre me he sentido medio bruja, adivina, artista….yo pensaba que estaba algo desconectada de la realidad y que tenia fundido algunos plomos de la cabeza ajajajaja….hace un mes que conoci todo esto del PAS y he ganado muchisima paz. Ahora tengo una explicacion para el por qué me molesta comer con una luz directa iluminando el plato, por que los atardeceres me inspiran a escribir y me mueven el alma, o por que lloro cuando veo vagabundos en la calle y solo creo wque deberia llevarmelos a casa …. Gracias por el articulo…estoy entrando en sintonía. Mil gracias. Por si os interesa saber de lo que escribo mi blog se llama Mi yo Salvaje y el hecho de escribir ese yo interno y sacarlo al mundo me está dando la vida. DE nuevo gracias por escribir!!!!

    • Sílvia Martin

      Me ha gustado tu artículo, llevan llevándome a sicólogos desde que tengo 8 años, siempre luchando contra todo, manejada por lo que debo ser en vez de lo que quiero ser, constantes bloqueos y apesar de considerarme una persona inteligente siempre emocionada, intensa impulsada por la ilusión sin mirar consecuencias … fui una niña creativa y frustrada, siempre queriendo ser lo que mis padres querían que fuese, no me dejaron elegir que quería ser, lleve un departamento de recursos humanos eso fue lo que lleno de orgullo q mi familia hasta que los problemas de los demás y una mala gestión emocional me bloqueo, me puse enferma y no supe resolver conflictos, continué hasta que termine sin poder moverme de la cama, me creo una hernia con proceso medular y tuvieron que operarme, o en 10 años no podría andar . Empecé a plantearme si eso era lo que quería el resto de mi vida, deje el trabajo, comencé a estudiar, meditar, realizar cursos de gestión emocional y técnicas Mindfunes y aún estoy intentado encajar mi vida a este mundo. Me apasionan los niños porque a ellos les gusto, me hubiese gustado dar clases y aún no lo descarto aunque a mi edad sea complicado. También estoy a la espera de dar clases de formación. Leo mucho sobre coaching educativo. Estudio decoración y escaparatismo. Y tengo la sensación de haber perdido muchos años de mi vida ahora que comprendo que es lo que me ocurre y no haberlo frenado Antes. Muchas gracias es un placer ver que hay más gente como yo

    • Rebeca

      Hola! Gracias por tu artículo! Te explico un poco mi historia, soy enfermera y empecé a trabajar en un equipo de investigación biomédica de primer nivel en un hospital muy reconocido, pero depués de 5 años ha sido imposible seguir ya que estaba totalmente agotada por todo lo que comentas, felizmente pude negociar con mi jefe y me pude regalar un año sabático en el que he explorado mi lado misionero que estaba latente y fui sola a Angola, allí estuve en la base de JOCUM (Jovenes con una misión) y pude pasar mucho tiempo a solas conmigo misma y con Dios, algo que me hacía mucha falta. Me he sentido siempre incomprendida, mi entorno familiar no ha sido muy favorable y tengo aun una autoestima baja, pero poco a poco y con la ayuda de mi psicóloga voy saliendo adelante. Estoy en la fase de reinventarme profesionalmente y también en lo personal, aunque sea dura y todo un reto sé con seguridad que es camino que quiero seguir. Gracias!

    • Deseada

      Bufff ha sido impresionante leer todos estos comentarios y dejar de sentirme como muchis han comentado “rara”…GRACIAS por este articulo, descubrí que soy PAS hace poco, siempre me he sentido diferente a los demás, cuántas veces me he llegado a decir que no pertenecía a este mundo y respiré tranquila cuando averigué el por qué…estoy aprendiendo e investigando todo lo que puedo sobre el rasgo, aprender a controlar la sobreactivación, esto último me ocurre muchísimo en el trabajo, trabajo en un centro comercial y el bullicio y el estres me bloquean de tal manera que soy incapaz de pensar. Debido a esto y buscando la conciliacion familiar, busco reinventarme laboralmente pero soy incapaz de elegir un camino ya que analizo todas las vias posibles y no me decido jaja ¿alguna idea o consejo?
      De nuevo millones de gracias por tu articulo, soy feliz de ver que hay mas personas que se sienten como yo. Un saludo a todos!

    • Maria

      Gracias por este maravilloso artículo, no he parado de llorar desde que he empezado a leerlo, no de pena, sino de la alegría que he sentido al entender por fin lo que me pasa.
      Me han dicho tantas veces que soy rara, que recuerdo entrar por la puerta del psiquiatra y lo primero que le dije fue: SOY RARA y salí de allí con diagnóstico de ansiedad, depresión y una receta para tomar paroxetina.
      Me he sentido identificada absolutamente en todo, ahora entiendo porqué me mareo cuando voy a un centro comercial grande, porqué nunca me siento agusto donde hay tanto bullicio, siento una presión en la nuca y me desestabilizo. El sentirme torpe en el trabajo porque cuando hay prisa noto que no rindo como los demás.
      En mi caso, el remedio más efectivo fue con 27 años, irme a vivir al campo con mis dos perros y mi gato, ya llevo ocho años y ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida. Conecto la tv sólo cuando quiero ver una película o serie.
      Ni veo ni leo los noticieros, me supera tanta violencia. Con las injusticias tengo que tomar complidermol porque se me cae el pelo directamente.
      Siempre he sido la oveja negra de la familia, hoy en día prefiero pensar que soy un cisne entre patos.
      Un abrazo muy grande!

      • David García Alcaraz

        Hola Maria!
        Pues ni oveja ni cisne, tan solo eres PAS, jeje. Como comentaba en el artículo, somos el 20% de la población y, por lo tanto, hay muchos PAS en este mundo, solo que este rasgo de personalidad no está aún muy difundido y hay pocas personas que lo conocen bien y están comprometidas a divulgarlo.

        Haces muy bien en regular todas tus actividades para vivir en armonía con tu sentir interno. Es una muestra de tu propia madurez y de tu inteligencia emocional. Enhorabuena!!

        Que disfrutes mucho del estilo de vida que llevas en ese entorno natural que seguro que se debe vivir de maravilla.

        Te envío un fuerte abrazo!!

    • Marta

      Madre mía, y lo mal que me sentía yo a no ir nunca a las comidas de empresa, que era algo que luego se notaba porque la gente no te propone más planes.
      Un día le dije a un médico que me saturaba cuando hablaba mucho rato con alguna persona y que hasta me daba sueño, fue en una etapa de mi vida; el médico se rió de mi.

      Estoy en esa etapa que quiero hacer algo desde casa tras se mamá y ando buscando aquello que me llene. Estoy con un bloqueo bastante considerable que no me permite arrancar.

      Gracias por el artículo, me ha servido para sentirme menos rara.

      • David García Alcaraz

        ¡Hola Marta!

        Como ves, no eres la única que se siente como tú y además somos muchos PAS en este mundo.

        Te animo a que intentes reinventarte y que puedas trabajar desde casa. Gracias a la tecnología e internet hoy se puede conseguir relativamente en poco tiempo. Así que te animo a ello!!

        Un fuerte abrazo y gracias por tu comentario.

    • Alèxia

      Gracias por explicar con tanta claridad como es ser PAS. A mí de pequeña debido ya me llevaron a una psicòloga, era buena nena pero demsiado sensible, no rendia del todo en los estudios, me decían ke me kdaba más pendiente de lo ke ocurría en mi entorno ke de lo ke tenia ke memorizar. A mi madre le dijeron ke to era una nena ke sufrirîa en este mubdo y ke aunke estuviera en este, tenia como un mundo propio. Hoy tengo 46 años y es cierto ke a veces me he sentido fuera de lugar, me emociono con una facilidd extrema, tengo una extraña intuición para hacer y comprender las cosas. Soy capaz de llorar de felicidad con algo bonito, degusto la cocina, la música me conmueve y no se si ella determina mi estado de ánimo o yo la elijo a ella. Me he pasado mi vida preparando las respuestas de los demás antes de proponer o decir algo. Mis amigos y conocidos siempre me dicen ke soy acogedora y se escuchar. Me gusta saber todo con todos los detalles posibles, cosa ke se hace pesada algunas veces para los demás. Y después de estar casi toda mi vida de administrativa en la administración pública, me estoy reinventando y estoy haciendo mis primeros pinitos como Dinamizadora comunitaria. Que bonito llegar a descubrir cual es mi sitio en el mundo. En fín, muchas gracias por ayudarnos a entendernos mejor!

      • David García Alcaraz

        Hola Alexia, qué bonito todo lo que cuentas!

        Lo positivo de tu historia es que has sabido sacarle lo bueno de tu alta sensibilidad e ir dirigiendo tu vida en función de tus necesidades. Y esto es algo que a muchas PAS les cuesta.

        La mayoría de las personas altamente sensibles se sienten mal porque tratan de llevar una vida diferente a la que realmente sienten internamente e intentan seguir al resto de personas que no son PAS.

        Me alegro muchísimo que te estés reinventando y que hays descubierto tu sitio. Ojalá todas las PAS siguieran tu ejemplo e hicieran lo que verdaderamente les indica su corazón.

        Un placer saludarte y conocer tu historia.

        Un abrazo.

    • Puri González

      Muchísimas gracias por éste post tan intensamente interesante…
      Como mujer PAS que soy, necesito reinventarme profesionalmente pues he sufrido mucho por éste tema. Considero como tú hemos de elegir bien la profesion y ponerla al usode los demás con todos esos talentos y cualidades que poseemos. El mundo necesita personas y muchas como nosotros para sentirse incluidos en ésta Sociedad. Gracias

    • Verónica

      Hola. Hace años que sé que soy una persona altamente sensible. Me siento identificada con todo lo que se comenta en el artículo y con muchos de los comentarios.

      Considero que es importante conocer que se tiene este rasgo, al igual que es importante saber si eres introvertido o extrovertido, conocer tus talentos, tus valores, tus pasiones, etc. O sea el autoconocimiento en general.

      Conocernos sirve para poder entendernos y así protegernos sabiendo qué nos hace bien y qué nos hace mal, tomando decisiones coherentes con quiénes somos.

      Pero también sirve para hacer visible quiénes somos realmente, ni mejores ni peores, y no tratar de aparentar otra cosa para encajar en esta sociedad.

      Si queremos que nos entiendan también debemos mostrarnos (con cautela, tampoco hay que esperar recibir comprensión de cualquiera) y darles la oportunidad de entendernos a esas personas que por ignorancia quizá no nos entienden.

      Muchas gracias por el artículo porque creo que es importante visibilizar esto para que podamos comprendernos mejor unos a otros.

    • Francisca

      Buenos días Alberto;

      Mi caso es que después de 10 años ya no aguanto en una multinacional por la razones que dices pero si de aqui a final de agasto no encuentro nada más me voy porque este entorno se ha vuelto tóxico para mi.

      Y con un poco de ahorro ya es hora de irme. Yo sé que no me van a echar entonces tengo que ireconocer por mi misma.

      Sobre todo como tu dices por salud mental y emocional. Y estoy haciendo entrevistas así que soy optimista.

      Gracias por este artículo

      Un abrazo grande
      FRANCIS

    • Rosa Ana Almendros

      David me he visto totalmente reflejada cuando explicas tu experiencia en tu trabajo como ingeniero. Yo me ahogo en mi trabajo, literal, pero no sé donde puedo encajar porque siempre me he dedicado a lo mismo, pensando que tenía que luchar por adaptarme a este ritmo impuesto que el problema era simplemente mío y sintiéndome culpable cada vez que me saturo y me bloqueo y me exijo estar bien

    • Cristina

      Muchas gracias por el artículo. Me ha servido de gran utilidad para entender mejor mi situación.

      Hace unos días me enteré que era una persona altamente sensible. Tengo nada 25 años y actualmente, he estado buscando trabajo en el mundo de la empresa privada, donde ya he tenido dos experiencias en dos multinacionales. Al mismo tiempo, me estoy planteando opositar para profesora de Fp.

      El mundo de la empresa y en concreto, la analítica aplicada al marketing, me entusiasma. Por otro lado, ser profesora me llenaría mucho personalmente por ver directamente el impacto de mi trabajo sobre personas y ver su evolución. Además, pienso que en la empresa privada podría plasmar sin fin el potencial que tengo de desarrollo. No obstante, en mi última experiencia laboral, me he llegado a sentir completamente exhausta para intentar adaptarme a los horarios impuestos, necesitando un descanso mayor del que tenía para seguir rindiendo al mismo nivel y continuar con la creatividad que me caracteriza.

      Por tanto, me gustaría saber si algún día podría llegar adaptarme a la empresa.. o es mejor que inicie el camino de la docencia, que también me gusta aunque vea menos explotado mi potencial…

      Me gustaría saber que opinas al respecto! Un placer haber leído el artículo y sentir que hay más personas como yo 🙂

      Un abrazo!!

    • Belen

      Hola David ! Qué gusto leer que no estoy loquita o que tengo un problema como más de una vez me han dicho.
      He intentado trabajar de todo pero siempre notaba eso del ritmo. Siempre me frustraba ver actitudes déspota de mis jefes en la falta de sensibilidad para con el resto de mis compañeros, esto en diferentes areas, a la mínima sentir un nudo en la garganta, enfermar tengo hipotiroidismo, somatisar una y otra vez como si tu cuerpo te recordara que hay algo que cambiar. Soy muy consciente de que estamos aquí y ahora por algo y que cada quien debe ser lo que ha venido a ser. Yo de niña siempre fui la friki no hablaba nunca en clase solo tenía un amigo o dos, en la adolescencia sufrí por qué es cuando menos mola ser la friki y al terminar esta etapa cuando todos terminamos el colegio y hay que ver que hacer, esa parte donde pocos saben que hacer me creí que tenía que elegir cosas diferentes a mí comencé a ser cada vez menos yo con ese rasgo. Y luego la vida me hizo chocarme una tras otra vez con la sensación de agotamiento de que no estás en el lugar indicado. Y eso perturba mucho, creo que cada persona debería escucharse, yo ahora voy a participar en diferentes ONGs para tratar de canalizar todo eso, digo tanta sensibilidad para algo debe servir y si la pongo al servicio de otro aún mejor!

    • Adrián Navarro

      Me siento muy identificado con el artículo.

      En mi caso, ya hace 2/3 años que supe poner nombre a una caractarística que hacía que tuviese la sensación de tener una serie de valores distintos, ni mejores ni peores, a la mayoría de personas de mi entorno. En este caso se trata del rasgo de la sensibilidad. Rasgo que por cierto he heredado de mi padre, quien también es una persona PAS.

      Por otra parte, hasta ahora trabajaba como abogado, llegando a trabajar en despachos de prestigio, pero con el paso del tiempo me fui dando cuenta que ni la profesión ni el entorno que la rodea me hacía feliz. Considero que es una profesión muy fría -la ley suele ser rígida y no tiene en consideración las emociones de las personas- y el entorno -tribunales, jueces, los propios abogados en general-, en general muy rígidos y poco sensibles. Por esa razón paré de ejercer como abogado.

      En mi caso, como buena Pas, disfruto con el trato con las personas. Escucharlas, mirarlas a los ojos, expresar emociones, etc.

      Por todo ello, hace ya un año que decidí formarme como mediador con la idea de poder contribuir a solucionar los conflictos de las personas de una forma humana y cercana, buscando el beneficio de las partes en conflicto y no un vencedor o un perdedor, que es la idea de la justicia.

      Muchas gracias por el artículo y por permitirme expresarme.

      Un saludo,

      Adrián.

    • Elena

      Hola! Yo he descubierto hace muy poco que es muy probable que sea PAS (y creo que mi hija también). Y de momento, poder ponerle nombre a lo que siempre me ha hecho sentir diferente me está ayudando. En el terreno laboral mi sensibilidad me ha llevado a una situación que no es la deseada por mí. Después de pasar por varios empleos a lo largo de mi vida en los que nunca me terminé de sentir ni a gusto ni realizada, la sensación de incapacidad de adaptarme al despiadado mundo laboral me llevó al punto de sentirme incapaz y totalmente insegura. Esto me tiene en una situación de no saber hacia dónde tirar, porque no quiero volver a ese mundo despiadado, y ansío poder hacer algo, algo para lo que sé que tengo capacidad pero que aún no sé qué es. Este estado de stand by me hace a su vez sentirme cada vez más insegura (cuenta mucho la incomprensión por parte de tu entorno…). Ojalá consiga reinventarme. En fin, qué os voy a contar que muchos no sepáis. Gracias. Un saludo

    • Verónica

      Hola David. Me ha gustado mucho este artículo.
      Yo también soy ingeniera, aunque nunca he trabajado como tal puedo imaginarme lo que es ese trabajo,…

      Cualquiera que haya estudiado una carrera tan difícil sabe la exigencia que supone, e infinitamente más siendo introvertida y altamente sensible.

      Por eso en parte decidí sacar una oposición de otra cosa. No me veía en eso. Aunque soy muy eficaz (incluso me gusta competir y tener fechas límite me motiva) no soporto los entornos con gente que me estresa y que no me comprende.

      Durante la carrera Me pasaba lo que comentabas de tu trabajo: el cansancio, el no encajar, la sensación de ser diferente,…

      Llegaba al verano agotadísima. Cuando tenía prácticas por la mañana y clases por la tarde,… agotador. A menudo había prácticas de campo o de laboratorio, salidas… Muchas veces las clases no eran seguidas y había horas que tenía que estar en aulas de ordenadores, con un ambiente súper cargado, que casi siempre me daba dolor de cabeza, y repletas de estudiantes hablando fuerte y al mismo tiempo trabajando con los programas (algo imposible para mi). Así que yo me concentraba en los trabajos pero me invadía casi siempre una sensación horrible de cansancio.

      En fin, es una lástima que se nos exija a todos por igual, en vez de adaptar lo que haya que hacer al modo más efectivo según las necesidades de cada uno. La sociedad así pierde a personas muy competentes que en condiciones idóneas aportarían un gran valor.

      Un saludo.

    • Francisco J. Gallego

      Totalmente identificado con lo que expones. Es duro vivir con este “don”. De todo lo que he leído con lo que mas me sentido identificado es con la empatía que desprendemos, la mala tolerancia al estrés que solemos tener y la importancia de la inteligencia emocional para gestionar este rasgo, tanto en el entorno laboral como el resto de las facetas de la vida. Globalmente me alegro de la profesión que escogí (soy médico) porque me produce grandes satisfacciones y estoy consiguiendo casi todo lo que me propuse en mi proyecto vital profesional. Mi problema es, como he dicho antes, la tendencia al agotamiento mental y emocional que me ha generado en algún momento de mi vida problemas leves de ansiedad y quizás algo de agorafobia. Lo que mas me equilibra es dormir bien, el ejercicio físico y el contacto con la naturaleza (mi alimento mental, emocional y espiritual). Y otra cosa, me obsesiona el sentido de la vida en este mundo y saber si hay algo tras la muerte. Bueno, muchas gracias por este artículo. Por cierto, cada vez me estoy dando cuenta de la importancia del mindfullness en nuestra vidas.

    • Sanae

      Hola David. Muchísimas gracias. Tengo 25 años y soy trabajadora social de profesión. Cuando descubrí mi rasgo sentí que volví a nacer y desde entonces mi vida ha mejorado mucho y me quiero mucho más. Hace poco dejé mi trabajo por todo lo que describes. Sentía que me superaba y no podía más: trabajo bajo presión, agotamiento y estrés . Y esto sumado a mi entorno familiar algo problemático, me llevó a tomar la decisión de salir y cambiar de ciudad y de trabajo. Ahora me siento mucho más tranquila y libre, aunque no sé si seguir con mi profesión o cambiar. Me gustaría opositar a policía pero no quiero equivocarme después de tanto esfuerzo.
      Gracias de nuevo por hacernos un poco mejor nuestras vidas. Un gran abrazo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------