Este es un artículo de autor invitado de Miriam Martín.

 

Durante la mayor parte de mi vida estuve esperando que pasara “algo” que cambiara el rumbo de mi destino y me hiciera alcanzar la tan anhelada eterna felicidad.

Cada día, cada mes, cada año, cada hora eran parte de un camino que llegaría a algún sitio… A aquel sitio donde se encontraba todo lo que yo quería.

Sentía como si cuando hubiera cumplido el paquete establecido (acaba tu carrera, encuentra un buen trabajo, cásate, ten hijos) de repente fueran saltar los fuegos artificiales y la vida se iba a convertir en una fiesta.

Algo así es lo que pasa en las películas ¿No?

De esta manera fueron pasando mis primeros 20 y tantos años… intentando lograr méritos, tener cosas y empeñándome en no perder…

Sin embargo quiero contarte un secreto: Hagas lo que hagas, tengas lo que tengas, nunca será suficiente.

Porque tener un Chalet con jacuzzi o hacer una gira por el mundo no son un fin en sí mismo, lo son las promesas de tranquilidad, felicidad, aventura, paz, etc.

Que independientemente de nuestra raza, ubicación geográfica u orientación sexual todos en mayor o menor medida anhelamos.

Al fin y al cabo todas las personas tenemos más en común que de diferente ¿No crees?

Los medios que utilizamos para lograr esas promesas (comprar cosas, realizar experiencias, vivir aventuras) no logran cumplirlas de manera de permanente ya que la felicidad o tranquilidad que aportan no dura para siempre.

¿Sabes por qué?

Porque aunque salten los fuegos artificiales estos se queman, se acaban y se convierten cenizas que se lleva el aire.

Todo cambia, todo se acaba, todo empieza. Las relaciones fluctúan, se transforman, las personas cambian, mueren, nacen, el mundo se transforma.

Y tú en medio de toda esa danza intentas permanecer estático, encontrar algo que de seguridad, que mate la incertidumbre, que dure para siempre.

Entonces sufres, porque no lo encuentras o porque lo encuentras pero no quieres que desaparezca, que cambie y te aferras ello como quien trata de agarrar el fuego con sus manos.

Estas son las reglas del juego.

Puedo decirte que mi vida se transformó el día que dejé de entenderla como un medio que algún día (o incluso después de ella) me llevará a algún fin.

No digo que este fin no exista, sinceramente no lo sé, pero creo que es más sencillo, más bonito, entenderla como una danza de la cual podemos hacer con su baile una obra de arte.

¿Qué sentido tiene una danza más allá de tocarla, bailarla, disfrutarla y hacerla lo más linda posible?

Quizás inspirar a otros con su música, experimentar sus variantes y grabar su actuación para que puedan disfrutar de ella el máximo número posible de personas.

Y justo para todo esto que te estoy contando vale el Mindfulness.

Para dejar de querer llegar a tantos sitios y empezar a disfrutar de los viajes. Para entender que no hay que luchar, ni quiera por tus sueños, sino escuchar las señales y fluir hacia ellos.

Para experimentar que la vida puede ser realmente maravillosa cuando dejas de querer tenerlo todo controlado y la permites vivir a través de ti.

Por lo tanto Mindfulness no es solo una palabreja snob en inglés que se ha puesto de moda sino una serie de estrategias que forman parte de una filosofía de vida milenaria.

Y que van a ayudarte a vivir la vida con plenitud independientemente de las circunstancias que te rodeen.

 

El Mindfulness te puede permitir vivir una vida con más plenitud. Clic para tuitear

 

Ahora bien, querida personita tengo que darte la mala noticia de que aunque comprendas todo lo que te estoy contando e incluso aunque esta filosofía de vida tenga sentido para ti no te va a ayudar.

¿Por qué?

Porque el conocimiento si no se practica nunca puede llegar a convertirse en sabiduría o conocimiento integrado, aquel tipo de conocimiento que realmente puede aportarte valor.

 

 

Pero… ¿Qué es exactamente eso del Mindfulness? 

 

Mindfuless no es otra cosa que el acto consciente de dejar de vivir en piloto automático y tomar conciencia de que estás vivo, aquí y ahora.

Si quieres entender mejor de lo que estoy hablando ¡Vamos con el siguiente ejercicio!

A medida que lees estás líneas quiero que respires profundamente y que prestes a atención a tu respiración. 

Siente como el aire entra por tus fosas nasales, llena tus pulmones e infla tu abdomen, así como el aire residual abandona tu cuerpo de nuevo.

Mantente unos minutos simplemente observando esta fotografía mientras te centras en tu respiración, sin internar modificarla, simplemente observándola y siguiendo su ritmo natural. 

 

Mindfulness
Mindfulness: aprende a estar presente

 

Ahora presta atención a los sonidos que están en la habitación en la que te encentras, quizás escuches pasos, música de fondo, o el ruido de los niños jugando en el parque de abajo.

Sean cuales sean esos sonidos pon toda tu atención en ellos durante unos segundos.

Continúa respirando conscientemente y sintiendo cómo el aire entra y sale por tus fosas nasales.

A medida que vas respirando de manera consciente te vas sintiendo más y más relajado, más y más en paz. 

Ahora presta atención a los olores que hay en la habitación en la que te encuentras. Ese olor a madera, a humedad o aire fresco.  

Presta atención a esos olores que forman parte del ambiente pero que estás tan acostumbrado a ellos que apenas percibes.

Y por último mientras sigues respirando, inspirando y expirando de manera consciente quiero que levantes la vista del ordenador y observes durante unos minutos todas las cosas que tienes a tú alrededor con su forma, textura y su contraste de color.

¿Te imaginas como sería vivir sin tus 5 sentidos? ¡Pues es lo que estás haciendo la mayor parte del tiempo!

Bien, después de todo este preámbulo y de haber experimentado algunos instantes de conciencia plena voy a hablarte de 5 formas para que puedas introducir el Mindfulness en tu vida diaria sin que esto te suponga un gran esfuerzo.

Puedo asegurarte que hay veces que pequeños cambios dan lugar a grandes resultados.

¡Vamos a ello!

 

5 Formas de introducir el Mindfulness en tu vida cotidiana 

 

1. Lunes de Mindfulness 

Tu mente está acostumbrada a deambular de un lado sin parar.

Salta de aquella ropa que dejó ayer fuera del armario, a las cañas que te tomarás esta tarde y desde ahí a la semana de vacaciones que tienes dentro de un mes pasando por lo que hiciste el verano pasado y saltando rápidamente a aquel utensilio que se te olvido ayer apuntar a la lista de la compra.

No quiero decir que esté mal planificar tus vacaciones o disfrutar de un recuerdo del verano pasado, el problema es que haces esto de manera totalmente automatizada e inconsciente.

¿Quién tiene el control? ¿Quién decide? ¿Tu mente o tú?

Lamento decirte que la mayor del tiempo es tu mente la que te lleva de un sitio para otro sin que te des cuenta de que esto esté ocurriendo. 

Así que te prepongo que por lo menos los lunes decidas tomar el control.

Esto significa que los lunes tratarás de auto-observarte y de ser consciente de qué se te está pasando por la cabeza y de cómo esto te está impidiendo vivir con plenitud.

De esta manera cuando notes que estás mentalmente en el pasado o el futuro sin haber hecho esto de manera intencional redirige toda tu atención al presente.

A la actividad que estés realizando, a aquella persona con la que estés hablando o aquello que sea que estés haciendo.

Porque si estás jugando con tu hijo mientras piensas en la lista de la compra no estás disfrutando de ese momento compartido.

Y ese momento al igual todo los momentos de tu vida es único e irrepetible (vuelve a leer esta última frase)

¿Por qué solo los Lunes?

Lo ideal es que fueras capaz de hacer esto todas las horas del día, durante todas las horas del año.

 

Comprométete una vez a la semana a practicar más a menudo el Mindfulness. Clic para tuitear

 

Sin embargo me he atrevido a suponer que no eres una persona con unos conocimientos de meditación muy avanzados y que no llevas practicando Mindfulness durante años así que no quiero pedirte algo que te va a ser tan difícil de realizar.

Está comprobado que la motivación es más alta en tareas que no son ni excesivamente sencillas ni tan complicadas como para suponer serios quebraderos de cabeza.

Así que como quiero que te mantengas motivado creo que es un buen inicio comenzar con los lunes.

A medida que vayas viendo los efectos beneficiosos de esta práctica puedes ir incluyendo más días, determinadas franjas horarias.

O ponerte una alarma a una hora determinada para recordarte que tienes que poner tu atención en estar vivo y en las cosas maravillosas que tienes a tu alrededor.

 

2. Llenando huecos muertos

¿Cuantos huecos muertos tienes en tu día a día?

Me refiero a esos caminos en metro en los que repasas de manera casi compulsiva tus redes sociales.

A esos 10 minutos que llegas antes al trabajo por la mañana o esos ratos en los que esperas en la puerta del metro esperando a que llegue la persona con la que has quedado.

Te propongo que llenes esos huecos muertos de conciencia plena, que escuches los sonidos de la calle, que disfrutes de la belleza oculta de los paisajes urbanos.

Que descifres las historias que hay detrás de la mirada de las personas con las que te cruzas.

Y que sientas tus latidos, tu respiración, tu vida y cómo esta se mezcla, se entrelaza con todo lo que rodea.

 

3. El placer de comer 

 

Mindfulness
Mindfulness: el arte de estar presente

 

Comer es uno de los mayores placeres que existen. Sin embargo ¡Cómo los desperdiciamos!

¿Cuantas veces has comido viendo la televisión o charlando con otra persona y cuando has querido darte cuenta ya se ha terminado el plato?

A partir de la próxima comida te propongo que te fijes en el sabor de la comida, que mastiques lentamente, de manera consciente.

Y que sientas como la comida pasa por tu garganta y se dirige hacia tu estómago.

 

¿Sabes cuando saboreas la comida y disfrutas cada bocado? Eso es Mindfulness. Clic para tuitear

 

Lo ideal es que no realices otras actividades mientas comes y que pongas tu atención en la actividad que estás realizando, en comer.

Sin embargo si prefieres no seguir esta indicación y seguir viendo esa serie que tanto te gusta mientas comes o charlando con tus compañeros de trabajo, esto no es incompatible con disfrutar de cada bocado.

 

4. Conversaciones conscientes 

Cuando hablas con alguien ¿Realmente estás escuchando a esa persona?

Lo más probable es que aunque estés captando el significado de lo que te está diciendo, estés pensando en qué contestarle, juzgando su mensaje o teniendo unos cuantos pensamientos que interfieren con esa conversación.

No digo que no estés presente en esa conversación pero lo más probable es que no estés al 100%.

Así que mi propuesta es que trates de estar lo más presente posible en tus conversaciones.

 

Una forma de practicar Mindfulness es estar presente en las conversaciones. Clic para tuitear

 

Esto consiste en escuchar sin juzgar, en ni siquiera plantearte lo que la otra persona puede estar pensando de ti.

En hablar desde el corazón sin pensar tanto tus respuestas y en disfrutar de poder estar teniendo esa charla con esa persona que sin darse cuenta de ello te está regalando un cachito de lo más valioso que tiene, su tiempo.

 

5. Minimalismo 

El Mindfulnes tal y como he comentado al principio del artículo tiene mucho que ver con el desapego, con el dejar ir, con el fluir…

Y esto a su vez tiene bastante que ver con el minimalismo y con no acumular cientos de cosas que no necesitamos.

El minimalismo lejos de cómo muchas veces se entiende no significa vivir con escasez o vivir con lo mínimo.

Sino vivir sólo con lo que necesitas para ser abundantes, y créeme son menos cosas de las que realmente crees.

 

Minimalismo significa vivir con lo que de verdad es importante y necesitas. Clic para tuitear

 

El ejercicio que aquí te propongo es que hagas limpieza de todo lo que hay en tu casa cada 3 meses y que metas en cajas todo aquello que lleves tiempo sin usar.

Esa ropa que ya no te gusta cómo te queda, esos libros que leíste (o no y nunca lo harás) hace tiempo.

Esa guitarra que lleva años cogiendo polvo y que lo dones a personas o asociaciones que le darán mucha más utilidad de la que tú le estás dando hasta ahora.

De esta manera tú te sentirás más libre, tu casa estará más ordenada y en armonía y estarás ayudando a otras personas que lo necesitan

¿No crees que son todo ventajas?

Si te convence el minimalismo puedes meterte más a fondo en esta filosofía y hacer también una revisión de tus actividades y tus relaciones.

¿Cuáles de ellas te aportan realmente valor? ¿Cuáles mantienes por costumbre, miedo o cordialidad?

Te aseguro que hacer una revisión periódica de aquello que pasa por tu vida te va a venir genial.

Si caminas y caminas sin revisar tu mochila está inevitablemente se acabará llenando de pesos innecesarios.

Ya verás lo bien que sienta caminar ligero.

Espero que a lo largo de este artículo te hayas ido haciendo una idea de en qué consiste la filosofía de vida que está detrás del Minfulness.

Y de cómo puedes introducir este en tu vida diaria simplemente haciendo pequeños (que en realidad no son tan pequeños) cambios.

Ahora tienes dos opciones.

Cerrar este artículo y seguir con tu vida exactamente igual que hasta ahora o comenzar a poner en práctica todo lo que has aprendido.

Si eliges la primera opción no va a pasar absolutamente nada, quizás no sea tu momento o quizás no estés preparado para seguir avanzando en tu proceso de desarrollo y evolución personal.

Tu vida va a seguir exactamente igual que hasta ahora, con sus cosas buenas y sus cosas malas.

Si eliges la opción número dos me encantaría que te pasaras por los comentarios y que nos contaras cómo ha sido tu experiencia.

Estoy segura de que los resultados te van a sorprender.

Y por último si quieres profundizar más en el tema de la meditación te invito a unirte a mi curso 21 días de Mindfulness y meditación guiada.

 

Haz click aquí para ver toda la información sobre el curso.

 

¿Tienes algún plan mejor para este verano que aprender a vivir con plenitud?

Si tienes cualquier duda, sugerencia o quieres compartir tu experiencia con la meditación estaré encantada de leerte en los comentarios.

 

Photocredit: Rapixel.com


Miriam Martin Canales
Miriam Martin Canales

A los 24 años cuando terminé mis estudios como psicóloga decidí salirme del camino establecido por el sistema y crear el mío propio. Actualmente me dedico a enseñar a las personas a vivir conscientemente y a hacer de su vida un proyecto con sentido. Te invito a descargar totalmente gratis mi curso 3 lecciones para pensar un poco menos y vivir un poco más..

    12 respuestas a "5 formas de introducir el Mindfulness en la vida cotidiana"

    • Adri

      Hola Míriam,

      Gracias por condensar esta información acerca del mindfulness, sin duda me pondré manos a la obra con estos ejercicios que propones. Es muy difícil vivir en el presente y es casi como una lucha contra uno mismo.

      Sin duda voy a compartir este post porque me parece muy útil.

      Un abrazo.

    • Míriam

      ¡Hola Adri!

      Me alegro mucho de que te haya sido útil el artículo. Vivir el presente resulta muy difícil porque no estamos acostumbrados a hacerlo pero te aseguro que se puede aprender y que con la práctica deja de ser una lucha para convertirse en algo natural 🙂

      ¡Un abrazo!

    • Sara Otero

      Un post fabuloso. Hace un par de años que comencé a interesarme por el mindfulness. A nivel profesional (soy psicóloga) y personal. Gracias por compartir esta información…

    • Míriam

      ¡Hola Sara!

      Gracias a ti por pasarte a comentar, como bien dices el Mindfulness puede ayudarte mucho tanto en tu vida diaria como a la hora de ayudar a otras personas a realizar cambios y sentirse mejor.

      ¡Un abrazo!

    • Daniel Farías

      Buenas tardes, Miriam. Y para vos, Alberto. Qué buen artículo! Lo que mas me gusta es la forma concreta de plantear las cosas. Lo de la comida sin televisión es algo que pienso siempre, pero me gustan demasiado las series y las películas. 🙂
      Lo comparto.
      Saludos para ambos!

      • Alberto Blázquez Guzmán

        A mí también me encanta ver la televisión con alguna serie Daniel! Y es algo que puedes seguir haciendo, pero en muchos otros contextos puedes practicar ser más consciente de lo que comes, saborearlo, percibir su textura, olor… etc.

        Gracias por comentar.

        Un abrazo!

      • Miriam

        ¡Hola Daniel! Me alegro de que te haya gustado el artículo. Ver la televisión no es incompatible con el ejercicio (aunque lo dificulta) puedes probar a prestar atención a esa comida que estas tomando y a disfrutar de ella mientras ves la televisión. Al fin y al cabo es cuestión de práctica 🙂

        Un abrazo

    • Thania

      Hola, Miriam y Alberto.

      Interesante artículo. Generalmente mencionamos aquello del “vivir el aquí y el ahora” pero nunca nos sentamos a pensar realmente eso qué significa. Sabemos que el pasado ya se fue y que el futuro no existe, sin embargo, vivimos anclados a lo uno o a lo otro. Me ha pasado y es una de las raíces de mi ansiedad generalizada (sobretodo pensar en el futuro). Ahora me he dado cuenta que el futuro lo construyo yo desde este, mi presente, lo único que existe. Veo a mucha gente a mi alrededor afanada en su día a día, sin tiempo para nada, dejando todo para el final. No se toman ni un respiro (y estoy hablando de psicólogos, terapeutas, coaches y demás) Y en su afán, quieren llevárselo a uno por delante. Trato de no dejarme llevar, pero vaya, que es difícil.

      Gracias por compartir esta info y trataré de poner en práctica alguno de estos ejercicios (confieso que hace rato bajé a mi celular una app de mindfulness y nunca la utilice) :p

      • Alberto Blázquez Guzmán

        Hola Thania!

        Gracias por tu comentario, estoy contigo que vivimos en la sociedad del eyaculador precoz, que todo debería haber pasado YA.

        El Mindfulness nace como necesidad de este ritmo de vida y es un llamamiento al ahora, la presencia y la quietud.

        Ya nos cuentas qué tal te ha ido el experimento con al APP 🙂

        Un saludo.

    • Miriam

      ¡Hola Thanía!

      Mil gracias por tu aportación. No puedo estar más de acuerdo contigo. A veces vivimos tan acelerados que nos olvidamos de vivir y ¿Qué sentido tiene pasar por este mundo si no somos capaces de disfrutar del maravilloso regalo que es la propia existencia?

      Ya nos contrás que tal con la aplicación.

      Un abrazo fuerte.

    • Rigoberto

      Había escuchado el término Mindfulness en varias ocasiones pero no tenía claro de que se trataba, todo aquello que nos ayude a detener el parloteo mental a enfocarnos en el presente es altamente recomendable; esto te ayudara a vivir una vida más en armonía tu esencia. Incluiría la respiración consciente como parte importante en todo este proceso.

      Como acertadamente indicaste:

      A medida que lees estás líneas quiero que respires profundamente y que prestes a atención a tu respiración.

      Gracias Miriam y Alberto por contribuir hacia una vida más equilibrada.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------