Este es un post invitado de Teresa Pérez

 

 

No nos educan para emprender.

La escuela no está pensada para cultivar mentes y espíritus emprendedores.

Desde que entramos en el sistema educativo todo parece haberse creado para justo lo contrario: matar nuestra iniciativa, nuestra independencia, nuestra curiosidad natural. Enseñamos a los niños, durante toda la etapa educativa, que tienen que obedecer, que tienen que seguir las normas, que el que se sale del molde será señalado.

Y llegamos al día de hoy. Saliste de la universidad con toda tu ilusión y tu diploma bajo el brazo. Hiciste cientos de entrevistas de trabajo… ¿Y ahora te dicen que si quieres tener un futuro tienes que emprender?

Pero si tú nunca te salías de la línea cuando pintabas…

Emprender es un camino accidentado, con muchos altibajos. Cuando crees que lo tienes controlado, todo se te pone patas arriba y el destino te da un revés.

Sin embargo, el mayor enemigo que te vas a encontrar en tu aventura emprendedora no es tu más duro competidor, ni el cliente más exigente que puedas imaginar, ni las apreturas económicas del principio. El mayor enemigo de un emprendedor es él mismo. Es esa voz interna que no para de repetir esas frases en tu cabeza que te minan la moral. Tranquilo. No estás loco. No estás solo.

 

No Soy Suficientemente Bueno

 

Esta puede que sea la frase que todos los emprendedores nos decimos con más frecuencia.

No lo sabes todo sobre tu sector y nunca lo vas a saber. Tus clientes no quieren que lo sepas todo. Nadie quiere ni espera que seas perfecto.

Lo que te pasa es que estás aplicando un claro sesgo jerárquico. Ese que te dice: si ella ha tenido éxito, es porque es mejor que yo. Las personas que están por encima de ti, no tienen por qué ser más inteligentes o preparadas que tú. Puede que lleven más tiempo en el sector. Puede que el éxito que percibes no sea real. O puede que, simplemente, hayan tenido de salir ahí fuera y emprender.

Lo que tus clientes quieren de ti, lo que tu familia espera de ti y lo que tú debes perseguir es hacer un trabajo excelente. Punto.

Líbrate del síndrome del impostor. ¿Sabes quién padece el síndrome del impostor? Los profesionales más preparados. Sí.

 

Todo Tiene Que Ser Absolutamente Perfecto

 

El perfeccionismo es otro de los talones de aquiles de los emprendedores.

Si no puedo tener una web perfecta, un logo perfecto, un pitch perfecto, un servicio perfecto, nadie me va a tomar en serio.

La perfección no existe. Eso ya lo sabes. ¿Cómo librarte entonces de ese molesto perfeccionismo?

Tienes que empezar a ver tu perfeccionismo como lo que en realidad es: una excusa. El perfeccionismo es un lugar muy cómodo que te permite no tener que dar el paso aún. Es una forma sofisticada de procrastinación.

Lo que en verdad estás haciendo es engañarte. Te estás diciendo: como aún no tengo terminada mi web hasta el último detalle, no puedo salir ahí y buscar clientes; como aún no tengo definido del todo mi elevator pitch, no puedo ir a ese evento a hacer contactos…

Deja de ponerte excusas. Sal ahí y cómete el mundo. Recuerda: it’s better done than perfect.

 

No Tengo Suficiente Experiencia

 

Esta es una muy mía. A mí me ha llevado mucho tiempo deshacerme de ella.

Te voy a contar algo que te va a sorprender mucho: todo el mundo empieza sin experiencia.

La falta de experiencia puede jugar a tu favor si sabes utilizarla inteligentemente. Busca un enfoque fresco, original, creativo a la hora de presentar tus servicios y haz que esa sea tu baza.

 

Van A Hablar Mal De Mí

 

Sí. Seguro. Pero ya sabes que no eres nadie en internet hasta que no tienes algún troll.

Ignora a la gente que no te interesa porque si no, no solo no vas a poder tener éxito como emprendedor, es que no vas a poder vivir.

 

miedo a emprender
miedo a emprender: cómo perder el miedo a emprender

No Puedo Arriesgarme Tanto

 

Esto lo oigo mucho cuando trabajo con alguien que tiene un trabajo estable, aunque lo odie.

Si tu trabajo no te hace feliz, si sabes que necesitas algo más para sentirte realizado, necesitas asumir el riesgo.

El riesgo te hace sentir miedo y el miedo te pone las pilas. Comprométete contigo y con tu proyecto.

El mayor riesgo percibido, en una cultura como la nuestra que tanto valora la seguridad laboral (que, por cierto, ya no existe), es el económico. ¿Y si dejo mi trabajo y me va mal y nunca vuelvo a encontrar trabajo? El mercado laboral es difícil en este país pero, sabes qué, si tienes las agallas para poner en marcha un proyecto, tendrás las agallas para poner en marcha otro o el valor para ir al puesto de trabajo que de verdad quieres.

 

Seguro Que Fracaso

 

El miedo al fracaso es muy potente y muy paralizante.

Tienes que darle la vuelta a ese miedo. Si fracasas, no pasa nada. El fracaso solo es un paso que te acerca más al éxito.

Todos fracasamos. El fracaso puede inspirarte a emprender con más ambición la próxima vez y puede enseñarte lecciones muy valiosas si haces examen de conciencia: ¿qué parte de culpa es tuya?, ¿qué errores cometiste y por qué?

Piensa que el fracaso es una posibilidad mucho mejor que vivir siempre pensando en lo que podría haber sido y no fue.

 

Nadie Me Va A Contratar

 

Si sabes hacer tu trabajo y te pones enfrente de clientes potenciales de forma constante; si vas refinando tus mensajes de marketing, tus páginas de venta y redifiniendo tus productos o servicios en función del feedback que obtienes; en definitiva, si perseveras, eso no va a ocurrir.

Puedes tener menos clientes de los que te gustaría, puedes tardar más de lo que esperabas en tener una primera oportunidad, puede que te cueste que tu negocio coja inercia, pero lo vas a conseguir. No tengo ninguna duda. Tú tampoco deberías tenerla.

Un consejo: establece desde el principio un sistema para captar leads. Es una de las mejores decisiones que puedes tomar por tu empresa. Elabora un embudo de conversiones sencillo que trabaje por ti.

¿Y Si Tengo Éxito?

 

Este miedo puede que te suene raro pero es muy, muy común también: el miedo al éxito.

Funciona de forma similar al miedo al fracaso. Es esa película mental que te pone en el peor escenario posible. Un escenario en el que no serás capaz de asimilar el éxito. Tus clientes se amontonarán a las puertas de tu oficina y no serás capaz de asumir la carga de trabajo ni el rápido crecimiento de tu negocio.

Este miedo también se plantea en gente que tiene la sensación de que su entorno no encajaría bien que a él le fueran las cosas de maravilla.

Si a tu alrededor hay gente que no llevaría bien tu éxito -que es muy posible-, tendrás que cambiar de círculo.

Busca el apoyo de otros emprendedores. Busca grupos de networking en tu ciudad o grupos de Facebook o LinkedIn en los que se encuentre gente en la que te puedas apoyar; gente que tenga una mentalidad parecida a la tuya y que te pueda aconsejar cuando aparezcan los retos.

Dominar la mente es una labor que lleva una vida -o dos- y requiere empeño y dedicación. Si estás interesado en ir domando poco a poco a tus demonios, puedes iniciarte en algunas técnicas que son muy efectivas si, una vez más, te comprometes a realizarlas a medio o largo plazo.

– Medita. Iniciar una práctica de meditación diaria te enseñará un montón de cosas que ni sabías sobre ti mismo; te llevará a desmontar algunas cosas que creías seguras y a aprender a relativizar. Yo utilizo una app en la que puedes encontrar meditaciones guiadas (Insight Timer Guided Meditations), te la recomiendo.

– Reprograma tu cerebro. Afirmaciones diarias, frases motivacionales, libros inspiradores o alguna TED talk que sea capaz de hacerte sentir especial. Cualquier cosa que sea capaz de levantarte la moral, te va a ser de mucha utilidad, así que tenlas siempre a mano.

– Haz cada día -o cada semana- algo que te asuste. Para emprender tienes que salir de tu zona de confort y para tener éxito tienes que alejarte de ella. Así que si sales con frecuencia, cada vez te resultará más fácil. Te lo garantizo. Sé de lo que hablo.

Con todo esto, espero que encuentres las fuerzas y motivación que te faltan y te atrevas a emprender. No es fácil, a veces es un camino solitario, pero merece la pena.

 

Photo credit: Miedo a emprender


Alberto Blázquez Guzmán
Alberto Blázquez Guzmán

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños.

    10 respuestas a "Supera Tu Miedo A Emprender"

    • Jesus

      ¡Qué gran post Teresa!

      Tienes toda la razón del mundo. Creo que las ideas sin ser puestas en práctica, en ideas se quedan. Nadie nace aprendiendo, todos nos sentimos con miedo, con todas las inseguridades que comentas en el artículo. Pero la verdad más absoluta es que la práctica hace al maestro.Y al final, a base de prueba y error, de esfuerzo y dedicación es como se consigue el éxito.

      En mi caso, al fin lancé mi blog la semana pasada, y en una sola semana de puesta en marcha, he aprendido más que en todas las de prelanzamiento. Porque hasta que no seas capaz de montarte en una bicicleta no vas a aprender de verdad.

      Un saludo y enhorabuena por estar aquí de nuevo 😉

      • Teresa

        Gracias por tu comentario, Jesús.

        Me alegro mucho de que hayas vencido tus miedos y te hayas atrevido a dar el paso.

        Te deseo toda la suerte del mundo con tu blog.

    • Dennis Leyton

      Excelente el listado de esas tremendas vocecitas en la cabeza que nos sabotean Teresa 🙂 En mi experiencia emprender es uno de los MEJORES caminos del crecimiento y desarrollo personal, me ha sacado de mi zona confort una cantidad de veces tan grande que ya dejé de contar y me ha llevado a desafiarme a mi mismo en muchísimos aspectos.
      En efecto nos educan para ser empleados y no para servir.

      • Alberto Blázquez Guzmán

        Efectivamente, yo también estoy de acuerdo, ser emprendedor te lleva a tantos desafíos de manera constante que te ves obligado a salir de ella constantemente.

    • Daniel

      Muy buen post!!
      Es cierto que muchas veces al momento de emprender es fácil encontrar excusas para no hacerlo.
      En mi caso me anime a comenzar con un blog. Tenía experiencia y formación, pero siempre pensaba que había gente más capacitada, por lo que me decía a mí mismo que no tenía nada que aportar.
      Cabe mencionar que el perfeccionismo va de la mano con una baja autoestima. No te sientes capaz, las cosas pueden salir mal y comienzas a revisar detalles, posponiendo las tareas.
      De nuevo, excelente post!!!

    • Hilda Fernandez

      Excelente Teresa.
      Todos tus planteamientos son ciertos. Cuando emprendemos algún proyecto novedoso se tiene cantidades de dudas e incertidumbres.
      Mil gracias e infinitas bendiciones.

    • Hilda Fernandez

      Excelente Teresa.
      Todos tus planteamientos son ciertos. Cuando emprendemos algún proyecto novedoso se tiene cantidades de dudas e incertidumbres.
      Mil gracias e infinitas bendiciones.

    • Dayana Cabeza

      Hola Teresa, me ha encantado tu post, mil gracias por compartir tanta información de valor. Cuando leía me vino a la mente otro miedo muy común que veo en muchos de mis clientes y es el miedo a dejar de ganar la cantidad de dinero que están ganando actualmente o extrañar lo que ganaban en su vida laboral anterior. Y en este sentido yo siempre los invito a que lo vean desde otra perspectiva. Pues una cosa es creer que ganas mucho dinero y otra muy distinta es que todavía no tengas idea de cuánto podrías llegar a ganar. Siempre les insisto que si ganas lo que ganas en una actividad que no te satisface, ¿te imaginas lo que podrías llegar a ganar usando tus talentos y apasionado diariamente?

      Tenemos que dejar de limitar nuestras mentes y lo que podemos llegar a lograr y generar. Ahora, si lo que quieren es “dinero fácil, rápido, y seguro”, probablemente esto del emprendimiento no es para ellos entonces, pues un emprendimiento rentable, sostenible y escalable puede tomar años de esfuerzo, inversión de tiempo y dinero, y bastante disciplina.

      Mil gracias por inspirarnos!

    • Adri Nerja

      Hola Alberto y Teresa, justo hoy ha venido a visitarme el síndrome del impostor y de repente me aparece este post. Ha sido una especie de ley de la atracción o manifestación para invitarle a marcharse.

      Lectura amena y agradable y que me ha ayudado a cambiar mi estado. Gracias.

    • Javier Gimeno

      Muy buen post Teresa, sería necesario para mi leer estas palabras muy de vez en cuando.

      Gracias y Enhorabuena!

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------