Este es un artículo de autor invitado de Dennis Leyton.

 

Imagínate esto:

Es Viernes, son las 11am y estoy aquí sentado en mi escritorio tratando de concentrarme para escribir este artículo.

Sin embargo…

Tengo detrás mío tengo una gata en celo que no ha parado de maullar y hacer sonidos extraños por una semana…

Además, hoy mi hija Eva no fue a la guardería, así que la tengo preguntándome cosas y distrayéndome cada 10 minutos…

Y tras de eso, ¡cometí el error de dejar una pestaña de Facebook abierta y me puse a hablar con Alberto sobre este artículo y otras cosas de mi blog!

Creo que es algo obvio:

Si quieres mejorar la productividad trabajando desde casa, estas son exactamente el tipo de cosas que DEBES evitar.

Pero vamos, que somos humanos ¿no?

A menos que yo sea un bicho raro, diría que a todos los emprendedores nos llegan a pasar días a así.

Ser un emprendedor que trabaja desde casa tiene sus buenos beneficios, sin duda.

Sin embargo las tentaciones y distracciones se multiplican por 10 si lo comparas con un trabajo “de oficina”.

Por eso, hoy quiero ayudarte.

Porque sé que puede ser desesperante “trabajar tanto” y aun así no ver los resultados que quieres.

Sé lo estresante que es no tener ni siquiera 30 minutos de trabajo profundo sin ser distraído por algún factor externo.

Sé cómo se siente ese agotamiento mental que no te permite enfocarte en lo que tu empresa necesita para avanzar.

Así que aprovechando mi experiencia trabajando como emprendedor por más de 8 años, hoy te compartiré las 5 mejores formas en que podrás mejorar la productividad trabajando desde casa.

Y además, al finalizar el artículo podrás bajarte un Checklist en PDF con estas 5 estrategias más 3 estrategias adicionales para que dispares tu productividad.

No obstante, devolvámonos primero un poco, ya que debo aceptar que este ha sido un camino duro…

Porque si te pasa como a mi, seguro tienes días muy buenos en que avanzas a mil por hora.

Hay días malos en que te descuidas (como me pasó esta mañana) y te es difícil encontrar foco.

Y otros días tan monstruosamente malos que lo que terminas haciendo es tirarte al sofá a ver algo en Netflix.

Es la realidad… y está bien.

Así es esta vida como emprendedor y tú como yo debemos aceptarlo.

Porque no eres un súper ordenador… eres un ser humano.

Y apuesto a que es algo que sencillamente se te olvida, ¿no?

Porque tienes tantos deseos de avanzar y llegar a más personas, que a menudo sobrepasas los límites físicos y mentales que desafortunadamente te llevan a sentirte agotado, desmotivado y estresado.

Yo he estado allí más veces de las que quisiera.

Y si te soy honesto, hay algunos días en que todavía me sucede.

Afortunadamente, tras de muchos años de múltiples proyectos, emprendimientos y fracasos, hay varias claves que me han ayudado muchísimo a mejorar la productividad trabajando desde casa.

Aunque son quizás no son las claves que típicas que hayas oído en el pasado.

 

La Clave Para Mejorar Tu Productividad Trabajando Desde Casa

 

¿Alguna vez te has preguntado cómo es posible que después de leer tanto sobre productividad… todavía no has logrado ser tan productivo como quisieras?

Solo piénsalo.

La gente sigue y sigue buscando cómo ser mas productivo y eficiente en lo que hace, sin embargo parece que no han logrado dar con la respuesta.

¿Tal vez es porque lo han estado tratando de solucionar de la manera incorrecta?

Déjame decirte esto:

Si pensabas que lo que tienes es un mal manejo de tu tiempo, estás equivocado.

No señor.

Lo que tienes… es un mal manejo de tu energía.

Quiero dejarte esto de la forma más clara posible:

La forma en que gestionas tu energía física y mental es lo que verdaderamente afecta qué tan 'productivo' eres. Clic para tuitear
Es lo que determinará tu rendimiento como emprendedor, así sea que trabajes desde casa, desde la cafetería o en uno de esos co-working spaces que están muy de moda.

Y sin importar si eres soltero, en una relación, casado o con hijos.

Porque es muy fácil echarle la culpa de nuestra baja productividad a factores externos.

Pero si te pones honesto contigo por un segundo, verás que la razón verdadera está en las decisiones que tomas.

Está en la forma en que eliges gestionar tu energía.

¿Suena raro? ¡No lo es!

Te pregunto:

Cuando duermes mal… ¿qué tan productivo eres al día siguiente?

De seguro andas persiguiendo la cafetera todo el día, te cuesta concentrarte y no tomas las mejores decisiones.

(A mi además de eso, me pongo de mal humor y cualquier cosita me irrita.)

¿Pero qué pasa cuando duermes bien como un oso perezoso?

Te levantas con un ánimo genial, sientes que te comes al mundo con lo que sea y lo más seguro es que avanzas en tu lista de to-do’s de forma efectiva.

Y un efecto similar es el que obtendrás cuando gestiones mucho mejor las otras facetas de tu energía, como:

  • Qué tan bien te alimentas.
  • Qué tanto de ejercitas.
  • Qué tanto te la pasas sentado.
  • Qué tan bien duermes y descansas.
  • La forma en que gestionas tus tareas.
  • La forma en que gestionas tu foco.
  • La forma en que gestionas tus emociones.
  • Y hasta la forma en que te conectas con tu propósito como emprendedor.

Estas son áreas que posiblemente estás ignorando y mi intención es despertarte un poco.

¿Por qué?

Porque la cultura del emprendedor está muy influenciada por esta ideas del “hustle”, del trabajar duro, de trabajar más, de irte a la cama hasta las 3 de la madrugada y de buscar hacks mágicos que te ayuden a ser más productivo.

Porque ser productivo es cool. Es way.

Es lo que todos están buscando ser.

Porque como emprendedor quieres hacer más. Crecer más. Vender más.

¡Y está genial!

Sin embargo, tratas de ser más productivo y mejorar tu manejo del tiempo de la manera “popular”: buscando hacks, apps y sistemas novedosos.

Cuando lo mejor (según mi experiencia y lo que he visto en numerosos estudios como verás abajo) sería que aprendieras a gestionar tu energía de una mejor manera..

Porque la manera en que gestionas tu energía no sólo influirá qué tan productivo eres, también:

  • Te ayudará a mantener el enfoque.
  • Te ayudará a ser más eficiente.
  • Te ayudará a no llegar quemado al final del día.
  • Hará que mejores tus relaciones con tu familia.
  • Te simplificará la tarea de estar presente cuando lo necesites.
  • Y sin duda alguna te hará ser una persona más saludable.

¿Ves ya la relación?

Así que si eres emprendedor y necesitas mejorar la productividad trabajando desde casa, te invito a ver las cosas un poco diferente…

Deja de buscar hacks.

Deja de instalar apps de productividad en tu teléfono.

Y deja ya de leer ya TANTO artículo sobre productividad.

A cambio, ponte a ti y tu energía de primero.

Si quieres mejorar la productividad trabajando desde casa, deja de buscar hacks y pon tu energía de primero. Clic para tuitear
¿Listo para esto?

Pasemos entonces a los 5 consejos de hoy, que harán que disparen tu productividad trabajando desde casa.

So let’s begin!

 

5 Formas de Mejorar la Productividad Trabajando Desde Casa Cuando Eres Emprendedor

 

mejorar la productividad trabajando desde casa

 

#1. Todo Comienza Desde La Noche Anterior

Cuando quieres mejorar tu productividad a lo largo del día hay muchas cosas que puedes hacer desde buena mañana que te ayudarán a completar una a unas tus tareas.

Y en los puntos siguientes te hablaré de ello.

Pero antes es importante que entiendas que si quieres tener un día exitoso, todo comienza la noche anterior.

¿La razón?

La cantidad y calidad de tus horas de sueño determinarán en gran parte tu nivel de enfoque y productividad a lo largo del día.

Bien lo decía unos párrafos arriba: si duermes mal, tu desempeño durante el día es pésimo, o al menos no el mejor.

Pero cuando descansas como se debe, la batería de tu cuerpo está mucho mejor cargada y lista para rendir por muchas más horas de una mejor manera.

Tomas mejores decisiones, las ideas te fluyen rapidito y te es más fácil no desviarte con las distracciones habituales (más sobre esto en el punto 4).

Porque ese es otro factor: cuando no duermes bien, tu fuerza de voluntad cae por los suelos.

Te es más fácil ir a la nevera a ver qué hay de comer (y tomar lo indebido); no le ves tanto problema a perderte en un agujero negro de Youtube y tienes una facilidad pasmosa por postergar lo importante.

Por eso y más es que debes dormir bien.

Sin embargo, cuando me refiero a que todo comienza la noche anterior, me refiero también a tu rutina nocturna.

A eso que haces en los 60-120 minutos antes de irte a dormir.

Las actividades o hábitos que estás acostumbrado a hacer cada noche determinan muchísimo qué tan bien dormirás cada noche.

Y si eres emprendedor, apuesto a que tienes al menos un mal hábito nocturno que podría estar mucho mejor.

Por nombrar algunos, los siguientes son ejemplos de malos hábitos que si realizas cada noche afectarán negativamente cómo duermes y por ende qué tan productivo serás al día siguiente:

  • Ver la televisión (o similar, como Netflix, Hulu o alguno de esos sitios piratas).
  • Trabajar en tu laptop hasta tarde.
  • Mirar tu teléfono móvil o tu tablet.
  • Jugar video juegos.
  • Comer alimentos pesados, alcohol o cafeína a tardes horas del día.

Y no es casualidad que la mayoría de estos ejemplos tengan que ver con dispositivos electrónicos.

Porque numerosos estudios (como este del año 2012) han encontrado que el uso creciente de dispositivos con pantallas hace que:

  • Te sea más difícil quedarte dormido.
  • Se te atrase tu reloj circadiano.
  • Se supriman tus niveles de la hormona Melatonina (la hormona que promueve el sueño).
  • Y reduce qué tan alerta te sientes la mañana siguiente.

Así que si quieres mejorar la productividad trabajando desde casa, ponle mucho énfasis a esos hábitos nocturnos que tienes antes de dormir.

Aquí te van algunas recomendaciones (te recomiendo empezar con una de ellas):

  • Pon una alarma en tu teléfono que suene 1 hora antes de dormir. Cuando suene lo pones en modo avión, apagas los demás dispositivos que tengas y te pones a hacer algo libre de pantallas.
  • No consumas bebidas con alcohol después de las 6-7pm. Si bien puede ayudarte a quedarte dormido, tiene efectos negativos en la segunda mitad de la noche (estudio).
  • Haz que tu cena termine a más tardar 2 horas antes de irte a dormir (ojalá antes).
  • No consumas cafeína menos de 6 horas antes de dormir (estudio).
  • Realiza algunos ejercicios de estiramiento o yoga antes de irte a dormir.
  • Medita por unos 5-20 minutos antes de irte a la cama (estudio)
  • Escribe en un diario lo que se te venga a tu mente, así sean cosas del trabajo, de tu familia o cosas filosóficas que te han dado vueltas por la cabeza.
  • Lee un buen libro antes de dormir, juega con tus hijos o por qué no, ponerte romántico con tu pareja 😉

El objetivo aquí es que te vuelvas un poco más consciente sobre estos hábitos nocturnos y hagas algo, aunque sea pequeño, que de forma incremental te ayude a dormir mejor para que tus habilidades cognitivas estén a tope al día siguiente.

Adopta alguna o varias de estas ideas y estarás gestionando tu energía física y mental de una mejor manera.

¿Seguimos?

 

mejorar la productividad trabajando desde casa

 

#2. Comienza Con Tu #1

Hace unas semanas decidí ir contra corriente y experimentar con algo.

Porque lo que siempre se dice es que debes comenzar el día con las tareas más importantes que harán que tu empresa avance de alguna forma.

No obstante me puse rebelde y quise hacer lo puesto.

Me dije: voy a ponerme un temporizador por 15 minutos y en esos 15 minutos voy a dedicarlos a redes sociales, leer correos, ver ventas, ver analytics y demás cosas rutinarias.

El primer día funcionó asombrosamente bien. Al sonar la alarma me di como un minutico más y luego me puse con lo demás.

El segundo día sonó la alarma… y como no había terminado me permití unos 5 minutos más…

El tercer y cuarto día se convirtieron en 20-25 minutos más, que bien me llevaron la mente a otros rumbos y me fue difícil comenzar con cosas más importantes.

Y ya para el quinto día me dió vergüenza seguir engañándome, di el experimento por fallido y volví a lo mismo de siempre:

Comenzar mi día trabajando en mi tarea #1.

Es que no hay otra forma.

Sumergirte en tus correos, ver tus redes sociales, ponerte a leer las noticias, ver qué tan bien estuvieron las ventas y visitas el día anterior…

Nada de eso es prioritario ni urgente.

Y SIEMPRE pueden esperar.

Nunca en mis 12 año de vida laboral (como ingeniero en sistemas y como emprendedor), nunca nunca he recibido un correo que podría haber esperado un par de horas (o inclusive un día) en ser contestado.

Recuerda esto:

Cuando te pones a revisar tu correo, estás atendiendo la agenda de otras personas. Clic para tuitear
Lo mismo con tus redes sociales (que nada les va a pasar si no publicas -o revisas- por unas horas), con las noticias y tus grupos de Whatsapp.

De hecho cada una de estas Kryptonitas (ver punto 3) tienen el poder de alterarte, estresarte, ponerte de malas, ponerte triste, nervioso y/o ansioso.

Seguro te ha pasado ya varias veces.

Y si te ha pasado, sabes que esos días no fuiste la persona productiva que podrías haber sido si hubieras dejado esas actividades para después y aprovechado mucho mejor tu energía matutina.

Porque es muy usual entre emprendedores que las primeras horas de trabajo sean las horas en donde fluyen las ideas mejor, y si es tu caso TIENES el deber de aprovecharlas.

Porque cuando avance el día, esa batería irá descargándose, tu fuerza de voluntad se debilitará, el peso del día se sentirá con más fuerza y ya luego tal vez no sea tan fácil dedicarte a tareas importantes.

O tal vez sí.

Todo depende de cada persona.

De hecho, todavía no hay muchos estudios que den esto por un hecho, pero si hay algunos interesantes…

Por ejemplo en este análisis se tomaron 1.8 millones de proyectos y 28 millones de tareas registradas en la aplicación de gestión de proyectos Redbooth, y se encontró que la hora más popular en que sus usuarios registraron una tarea como completada, fue a las 11am.

 

 

Es decir, que trabajaron en esa tarea en su primer bloque matutino y para las 11 ya estaba terminada.

Así, si has tenido problemas de enfoque, constancia y productividad en la mañana, comenzar tu tarea #1 de ese día es lo que te recomiendo hacer.

¿Y cuál será tu tarea #1 del día?

Será aquella tarea que te acerque más a tu objetivo principal de la semana, del mes o del trimestre.

Inclusive del año.

Si tu objetivo #1 del mes es lanzar tu nuevo un infoproducto, tu tarea #1 de cada día (hasta que lo lances) debe estar ligada a ese objetivo del mes.

Si tu objetivo #1 de la semana es mejorar los textos de tu web, entonces tu tarea #1 de cada día debe estar ligada a ese objetivo semanal.

Tienen que ser tareas que hagan que tu empresa se mueva hacia adelante.

Que le hagan ser más visible, aumentar tus ingresos, mejorar procesos internos o lo que sea que te ayude a mejorar tu empresa un poco más todos los días.

Por eso mañana cuando sientes a trabajar en la mañana, agarra un papel o post it, define cuál es esa tarea y empieza de una vez con ella.

Nada de revisar rapidito Facebook, Instagram o la sección de deportes.

Nada de darle una chequeadita a tu correo para ver que nada se ha caído.

Todo eso puede esperar más de lo que crees.

Sólo cierra los ojos, traga profundo y ponte a trabajar en aquello que tiene más importancia a largo plazo.

Y si te es muy difícil controlar esas debilidades, entonces ponle atención especial a lo siguiente..

mejorar la productividad trabajando desde casa

#3. Controla Tus Kryptonitas

Como lo comenté en el punto anterior, todos tenemos Kryptonitas.

Todos tenemos algo que nos distrae fácilmente y nos roba el tiempo si nos dejamos llevar por él.

Son como nuestras debilidades.

Y en mi caso tengo dos muy fuertes: el correo electrónico y Youtube.

Me es MUY fácil ponerme a revisar mi Inbox, responder correos de clientes, de suscriptores o ponerme a leer boletines a los que estoy suscrito.

Lo mismo con Youtube.

A como puedo ponerme a ver videos relacionados con negocios o desarrollo personal, también se me puede ir una hora viendo trailers de películas, análisis de mi series favoritas o cosas como la conexión que hay entre todas las películas de Cloverfield. 😉

Como lo dije, es un agujero negro. Nunca sabes en donde vas a terminar.

Esas son dos de mis Kryptonitas, porque me roban el tiempo que podría estar usando en actividades más importantes. Son prácticamente una adicción.

Que quede claro:

Hay tiempo para todas esas cosas, no estoy diciendo que sea malo.

Pero sí es importante definir:

  • Momentos para el trabajo creativo
  • Momentos para el trabajo administrativo
  • Momentos para conectar con tu audiencia
  • Momentos para hablar con tus clientes (si das coaching por ejemplo).
  • Momentos para hacer networking
  • Y momentos para el ocio, descanso, familia y demás.

Y hablando de familia, esa es otra gran distracción, ¿no?

Si tienes hijos pequeños aún más.

Que hay que cambiar pañales, que hay que darles de comer, que lloran por alguna cosa, que te piden jugar con ellos, etc etc.

Mi hija como dije me estuvo preguntando y pidiendo cosas esta mañana y me fue imposible comenzar este artículo como por una hora entera.

Y no es culpa de ella, de mi pareja ni de nadie más.

Diría que no es culpa de nadie… porque si tienes familia, sabes que ellos son la prioridad.

Pero sí te diría que puedes encontrar la forma de definir límites en tu entorno, tanto físico como digital.

Para ser más productivo en casa, define límites en tu entorno, tanto físico como digital. Clic para tuitear

¿Qué puedes hacer?

En tu entorno físico, crea un espacio de trabajo (ojalá un dormitorio o espacio pequeño) que sea tu oficina.

Un espacio donde entras, cierras la puerta y no se te puede interrumpir al menos por 1-2 horas cada cierto tiempo.

Y en tu entorno digital, crea un espacio de trabajo donde puedas contener tus Kryptonitas bajo control.

Te recomiendo:

  • Apagar tu Wifi si tu trabajo no requiere internet de momento.
  • Poner tu teléfono en modo avión o no molestar.
  • O bajarte una app como Self-Control para bloquearte el acceso a ciertos sitios web.

Realizar cualquiera de estas alternativas (físicas y digitales) te permitirán gestionar mucho mejor tu energía mental.

Porque no gastarás neuronas en temas ni urgentes ni importantes, no perderás tiempo valioso brincando entre tareas o sitios web (estudio), y usarás tu fuerza de voluntad para tomar decisiones más relevantes con tus proyectos.

El control de lo que haces siempre lo tienes tú.

Tú decides hacer una tarea o la otra.

Y cada día tendrás el poder de fomentar hábitos saludables que fortalezcan o debiliten tus distracciones.

[Nota: Previo a este artículo le pregunté a los miembros del Grupo de Facebook de YO++ que me comentaran cuáles eran esas debilidades que en casa los distraen más… y muchos mencionaron la nevera.

Si este es es tu caso, ponle límites a eso también. Lo más fácil es que no compres cosas que sabes luego vas a golosear, para que no hagas tanto viajes a la cocina 😉 ]

Así que haz esto:

Identifica esa Kryptonita #1 que tienes y define qué harás para perder menos tiempo en ella a partir de mañana mismo.

Y una vez que tengas eso…

 

mejorar la productividad trabajando desde casa

 

#4. Alterna entre bloques de trabajo y descansos

Bueno ya hablamos de la rutina nocturna, de la importancia de dormir bien, de comenzar por lo importante y por qué debes controlar tus distracciones.

Ya comenzaste el día con el pie derecho y posiblemente ya has avanzado bastante en lo que te habías propuesto para esa mañana.

Ahora, si quieres mantenerte productivo a lo largo del día… es momento de dejar de trabajar.

¿Ah?

Mira:

Si bien lo adivino, te gusta esto de ser emprendedor y ganar dinero por internet.

Te gusta dedicarle horas y horas de trabajo a tu empresa, posiblemente más horas de las que alguna vez le dedicaste a tu trabajo de oficina (o a cualquier otra cosa en tu vida).

Te la pasas sentado frente a tu pantalla todo el santo día y sólo te levantas para ir al baño o prepararte algo de comer.

Y con mala suerte, tu almuerzo también lo haces frente a tu PC, porque quieres ver algún entrenamiento, webinar o bien alguna serie como The Walking Dead…

…¿O soy sólo yo? :$

Sea como sea, nuestro ritmo de vida es sedentario y trabajamos como maratonistas, en vez de trabajar como sprinters.

No tienes un horario de trabajo bien definido y te cuesta decir: hasta aquí hoy termino.

Estas largas horas de trabajo mezcladas con pocos espacios de descanso, afectan tu salud física, tu enfoque mental y tu productividad.

¿Que estoy tratando de decir?

Tienes que trabajar menos, no más.

Para ser un emprendedor productivo, debes trabajar menos, no más. Clic para tuitear
Aunque tampoco es tan sencillo como eso.

En realidad lo que tienes que hacer es trabajar de forma más inteligente.

Por un lado ya hablamos de comenzar tu día con la tarea más importante del día.

Pero para el resto del día, ¿qué?

La solución: trabajar en bloques de 90 minutos, con descansos de 10-30 minutos en medio te permitirá ser más productivo (estudio).

Es decir, que a lo largo del día vas a definir varios bloques de trabajo de 90-120 minutos (máximo) y cada vez que uno de ellos termine, te levantas y te pones a hacer cualquier otra cosa que no sea trabajar.

¿Cómo qué?

Aquí te van algunos ejemplos de cosas que yo hago:

  • Sacar la basura.
  • Lavar los platos.
  • Hacer algunas flexiones o saltos de tijera (jumping jacks)
  • Ir al baño.
  • Tomar agua.
  • Comer algún snack.
  • Leer un libro
  • Meditar.
  • Estirar un poco.
  • Tomar una siesta.
  • Jugar con mi hija.
  • Hablar con mi mujer (o algún amigo/familiar por teléfono).
  • Y si tuviera perro, de seguro aprovecharía para sacarlo a caminar.

Todo depende de cuántas horas trabajes al día, pero en un día normal puedes perfectamente crear al menos 3 bloques de trabajo con espacios de descanso de por medio.

Y así como puedes hacer alguna de estas cosas rápidas que nombré, puedes hacer otras que tomen más tiempo como almorzar, ir al gimnasio, hacer una rutina de ejercicios en casa, ir a caminar un rato, salir a tomarte un café o darte una vuelta en auto.

Estudios como el de arriba lo demuestran, numerosas personas y autores lo siguen recomendando (como Cal Newport) y a modo personal sí puedo asegurarte que funciona.

La razón es sencilla: al trabajar en bloques de trabajo con sus merecidos descansos evitas el sobrecalentamiento de tu maquinita cerebral.

Al trabajar en bloques de trabajo con sus merecidos descansos evitas el sobrecalentamiento de tu maquinita cerebral. Clic para tuitear
Le estás dando un break a tu mente, a tus ojos y a tu cuerpo.

Un break que, inclusive, te ayudará a resolver algún problema con el que estés tratando, o a mejorar algo en lo que estabas trabajando.

Algo que he hecho para mejorar la calidad de este artículo 😉

Y por cierto, mis bloques de trabajo van así (los bloques de descanso van en negrita).

10:00am – Bloque de Trabajo 1
11:45 am – Descanso
12:00 md – Bloque de trabajo 2
13:30 pm – Rutina de ejercicio
14:00 pm – Almuerzo + (lectura o siesta)
15:30 pm – Bloque de trabajo 3
17:00 pm – Descanso
17:30 pm – Bloque de Trabajo 4
19:00 pm – Termino de trabajar, tomo la cena y paso tiempo con mi familia

¿Lo hago religiosamente así todos los días? Ya quisiera… 😀

Porque de nuevo, trabajo en casa y siempre hay que estar abierto a eventualidades, solicitudes y demás.

Sin mencionar llamadas con clientes de coaching, masterminds o espacios de networking.

Pero al menos tengo esta estructura definida y trato de apegarme a ella.

Así que haz esto ahora:

Toma una hoja de papel, un lápiz y define cómo quieres que sean tus bloques de trabajo y de descanso… y empieza trabajar en ello.

Esto te permitirá mantener el enfoque, crear disciplina y construir el hábito sano de darle a tu mente los descansos que necesita.

Sin embargo…

Hay un punto muy importante en tu gestión de la energía que debes tomar en cuenta.

Un punto al que muchos le huyen, ignorando los grandes beneficios que le traería a su productividad.

Así que abróchate el cinturón, que lo que viene será posiblemente a lo que más te resistas (pero irónicamente el que te traerá más beneficios).

 

mejorar la productividad trabajando desde casa

 

#5. Aumenta tu actividad física (¡de una vez por todas!)

¡Ouch!

¿Golpe bajo?

Lo sé… no es el tema favorito del emprendedor (¡ni de muchas personas!).

Pero nuevamente, la ciencia lo ha demostrado una y otra vez:

El incremento de actividad física (y un estilo de vida activo) mejoran las actividades cognitivas: tu foco, tu productividad, tu disciplina, tu atención, la toma de decisiones, etc. (estudio).

Y además…

Te ayuda a disminuir el agotamiento (estudio), mejora tu salud cardiovascular (estudio), disminuye los síntomas de depresión (estudio), mejora la calidad de tu sueño (estudio) y un chorro de cosas más.

Y no te paso todos estos estudios para que los leas de pies a cabeza (aunque estás bienvenido a hacerlo).

Lo hago para que veas que las pruebas existen.

Es muy común que el emprendedor sea sedentario y no dé ni siquiera 2000 pasos al día (cuando lo recomendable son 10000).

A menos que tengas la costumbre de trabajar en cafeterías de vez en cuando o salir a hacer algún tipo de actividad diaria, apuesto a que tu movilidad durante las horas de trabajo giren en torno a estos 3 puntos:

  • Tu escritorio.
  • El baño.
  • La cocina.

Y te lo digo porque por años fui así.

Siempre tuve una relación de amor/odio con el ejercicio y el deporte.

Nunca he sido gran deportista y mi actividad física antes de los 25 años prácticamente no existía.

(Y es que bueno, los ingenieros en sistemas también somos famosos por ello).

Fue hasta en mis últimos años de Universidad cuando empecé a asistir a un gimnasio y a partir de ahí le empecé a tener más “cariño” al hecho de hacer algo de ejercicio.

Pero siempre era un vaivén.

Unos meses a tope, otros meses iba tal vez una vez por semana y a veces pasaba hasta 2 años sin hacer absolutamente nada más que ir a caminar el fin de semana al centro comercial.

Sabía los beneficios que me traería… pero crear el hábito de forma permanente era una tarea imposible.

Afortunadamente desde el año pasado me comprometí conmigo mismo a hacer un cambio duradero.

Y lo hice gracias a un libro llamado Mini Hábitos, escrito por Steven Guise.

En resumen: la mejor forma de crear un hábito de forma permanente, es haciéndolo súmamente fácil.

O como yo le llamo: estúpidamente sencillo.

Tal vez te preguntarás: ¿y eso qué es?

Quiere decir hacer algo TAN fácil de hacer que sea imposible de fallar.

Porque cuando dejas un hábito olvidado, me atrevo a decir que fue porque te lo habías puesto muy difícil de mantener.

  • ¿Ir al gimnasio 3 veces a la semana y hacer una rutina de hora y media? Nop
  • ¿Salir a correr todos los días 3 km? Nop
  • Hacer una rutina de aerobics o de yoga por una hora? Tampoco

Aunque sí son cosas posibles de hacer de vez en cuando, no es algo que puedas hacer todos los días, porque no todos los días son iguales y como bien lo sabes: shit happens.

¿Cómo podrías entonces hacerlo estúpidamente sencillo para que lo puedas mantener por mucho tiempo?

  • Hacer un mínimo de una flexión al día
  • Salir a caminar por al menos 5 minutos
  • Hacer mínimo 3 posiciones de yoga.

Sí sí lo sé, seguro piensas que no llegarás a ningún lado haciendo algo tan… estúpido… pero piensa esto:

¿Cuál es la probabilidad de que hagas una flexión al día durante los siguientes 365 días?

Piénsalo: una flexión al día.

Yo diría que la probabilidad es de un 99.9%, porque aun si te acuerdas a las 10 de la noche cuando ya estás en la cama, inclusive ahí mismo podrías hacer la flexión.

De hecho yo hice algo similar.

Mi objetivo era incrementar mi actividad física así que me comprometí a salir a caminar por un mínimo de 5 minutos.

Fue tan sencillo que a veces hacía 10, 30 y hasta 60 minutos.

Pero siempre un mínimo de 5 minutos.

Esos 5 minutos de caminata los convertí luego de unos meses en 10 minutos de estiramientos (porque llegó el invierno ruso y ni te imaginas cómo se pone esto…).

Y luego de un par de meses de hacer estos míseros 10 minutos, le añadí una rutina de fuerza con mi peso corporal.

¿Lo hago a diario? Te soy honesto: no.

C’est la vie.

Pero este proceso sí me ha permitido aumentar mi actividad física (al menos semanal) en un 300% o 500%, porque no hay semana en que no realice ejercicio físico.

Y he tenido increíbles beneficios en muchos rangos:

  • Mi físico ha mejorado (siempre he sido delgado y he podido aumentar mi masa muscular en 4 kilos).
  • Me enfermo MUCHO menos (antes me daba un resfrío cada 2 meses o menos).
  • Me siento menos agotado tanto durante y al final del día (porque antes era algo de todos los días).
  • Tengo más energía para jugar con mi hija.
  • He mejorado mi autoestima y me siento genial conmigo mismo.
  • Y lo que asumo te importa más: he mejorado mi atención, enfoque y productividad.

Tan sólo haz 10 minutos de ejercicio y verás que no sólo se te sube el ánimo, también tendrás la mente más clara.

De hecho, en muchas de mis sesiones de ejercicio he tenido ideas para artículos, cursos o inclusive formas de resolver problemas.

Tal vez te me digas:

“Pero Dennis… yo odio los gimnasios, los ejercicios de fuerza y salir a correr.”

No problem!

Haz algo que te guste a ti: jugar fútbol, baloncesto, nadar, yoga, bailar, andar en bici o inclusive usar uno de esos juegos de Wii para hacer ejercicio.

Sólo encuentra algo que te guste, algo que disfrutes hacer y crea un hábito tan estúpidamente sencillo que sea imposible de fallar a diario.

Ponte un mínimo diario y no te estreses por hacerlo por 15, 21 o 30 días.

Sólo comprométete hacerlo a diario, así sea sólo por 5 minutos.

Si quieres ser más productivo, realiza una actividad física a diario tan estúpidamente sencilla que sea imposible de fallar. Clic para tuitear

 

Resumen, Conclusión y Regalo

 

¿Mucho que digerir? 🙂

Espero que no.

Pero si sientes que deberías hacer muchos cambios, te doy permiso de llevarlo (como decimos en Costa Rica) “al suave”.

Es decir, no intentes hacer todo de una vez. Ni siquiera el 80% de lo que dije.

Solo escoge una cosa, máximo 2 y ponle toda tu energía.

En la mayoría de los casos requerirás hacer cambios en tus hábitos, y para que sean permanentes necesitarás trabajar en ellos no por 21, 28 o 30 días…

En el mejor de los casos requerirás como mínimo 2 meses (porque lo de 30 días o menos es una falacia redonda).

Pero ten esto por seguro:

Elige un cambio en el que gestionarás tu energía física y mental de una mejor manera, y te aseguro que tu productividad se disparará en menos de lo que piensas.

Empezarás a tener días más satisfactorios, completarás más tareas en tu lista diaria, te fluirán mejor las ideas, perderás menos tiempo en tus distracciones y dejarás atrás esa sensación tan incómoda de que no te alcanza el tiempo.

Y si quieres saber mi opinión…

Empieza por aumentar tu actividad física de alguna forma, pues es la que más beneficios te traerá dentro y fuera de tu emprendimiento.

Ahora, si ya eso lo tienes dominado, ponle énfasis a tus descansos, ya sea en la noche o durante el día, ya que te ayudará sin duda a mejorar la productividad trabajando desde casa.

Recuerda que la respuesta no está en una app o en un hack de 2 minutos.mejorar la productividad trabajando desde casa

Está en la forma en que gestiones tu energía física y mental.

Es lo que te traerá MAYORES beneficios dentro y fuera de tus proyectos.

Te permitirá estar a tope con tu próximo lanzamiento.

Te permitirá ser más disciplinado y constante en tus tareas.

Y te permitirá llevar a tu hija de caballito al final del día sin sentir que estás alzando un costal de papas.

¿LAS BUENAS NOTICIAS?

Te tengo un regalo que te ayudará a implementar estas estrategias más fácilmente.

He creado un Checklist en PDF descargable de una página en el que he incluido las 5 estrategias mencionadas en este artículo, más 3 estrategias adicionales que te ayudarán a ser más productivo gestionando mejor tu energía mental.

Para descargarlo gratuitamente haz clic en la siguiente imagen:

mejorar la productividad trabajando desde casa

Para terminar, te paso el balón, ya que la próxima jugada la tienes tú:

¿Cuál de estas estrategias te gustaría implementar de una vez para mejorar tu productividad trabajando desde casa? ¿Realizas alguna otra que no he mencionado aquí?

Deja tu respuesta abajo.

Y luego de que lo hagas, comparte este artículo con alguien a quien le pueda servir.


Dennis Leyton
Dennis Leyton

Modelo '82, papá y algo geek. En YO++ ayudo a emprendedores a aumentar su energía, enfoque y eficiencia para rendir al máximo en sus negocios y su vida personal. ¿Quieres unirte a nuestro Grupo Gratuito en FB en donde conectarás con otros emprendedores? Haz clic aquí.

    15 respuestas a "5 formas de mejorar la productividad trabajando desde casa cuando eres emprendedor"

    • Dennis Leyton

      Gracias Alberto por abrirme las puertas de tu blog y permitirme darle rienda suelta a mis ocurrencias 😉 Espero que esto ayude a muchos de tus lectores, un abrazo grande!

      • Alberto Blázquez Guzmán

        Un placer abrirte las puertas de casa! Estoy seguro de que va a ser super útil porque muchos nos vemos reflejados en los escenarios que comentas. Nuevamente, gracias.

    • Ana

      Qué brutal!! Me he sentido tan identificada que pensé que me estabas espiando!
      Los 15 minutos de reviso todo rápido y me pongo en serio son geniales. Además yo me digo a mi misma “estos 15 minutos me ayudarán a ir entrando en materia” y hasta me lo creo! Jeje.

      En cuanto al ejercicio coincido contigo. Soy entrenadora personal y también les pido a mis clientes sólo unos minutos, 15 minutos de ejercicio al día. Y ya se generan cambios! Además de que ayuda mucho a coger el hábito y más adelante ellos mismos empiezan a probar nuevas actividades y se vuelven más activos 🙂

      ¡Enhorabuena por este pedazo de artículo!

      • Dennis Leyton

        Hola Ana gracias! Esos 15 minutos para algunos suenan a mucho y para otros suena a casi nada, pero lo que sí es cierto es que con que uno lo haga a diario, la costumbre hace que se vea más y más fácil de mantener. Un abrazo!

    • Denis

      Que grande Dennis, excelente articulo y muy buenas las recomendaciones. Personalmente tengo que trabajar en el punto #5 (actividad ¿fisi—qué??). Bueno, en realidad no tengo esa palabra en mi diccionario todavía. Por cierto, el libro que mencionas de Steven Guise es la edición en Portugués. Fíjate el link que compartiste de Amazon.

    • LAURA OLIVIA

      Dennis! excelente artículo, una vez más con ajustes muy oportunos para mi vida intensa. Lo que más me llegó fue eso de…si estoy revisando los mails, estoy atendiendo la agenda de otros…auchhhhh…
      Ahora sé lo que tengo que ajustar!!
      saludos!!

      • Dennis Leyton

        Hola Laura, de hecho esa es una de mis debilidades, el correo, pero ya he podido ir saliendo de eso, poco a poco se puede 😀 gracias por comentar!

    • MÓNICA

      GRACIAS DENIS!>>GRACIAS ALBERTO!!muy oportunos siempre tus invitados y sus mensajes.

    • Miguel Ángel

      Hola Dennis!
      Super post de productividad y hábitos saludables (las 2 cosas que me apasionan a mí). En este caso, orientado a emprendedores (que también me apasiona jeje).
      Me ha encantado ver a alguien que dice (relativo a crear un hábito) que “lo de 30 días o menos es una falacia redonda”. Muchos siguen creyendo que en 21 días se establece un hábito, cuando desde 2009 sabemos que de media se tardan unos 66 días.
      Quiero compartir (por si le puede interesar a alguien) que un hábito que estoy empezando a crear es irme a la biblioteca más cercana de casa y así sumergirme en un “ambiente de trabajo” que muchas veces no encuentro en casa (por el tema de las distracciones). Como Tim Ferris dice: “evita trabajar donde vives o duermes”.

      Completamente de acuerdo con tu afirmación de que “la forma en que gestionas tu energía física y mental es lo que verdaderamente afecta qué tan ‘productivo’ eres”. Como dice Stephen Covey, ya no se trata de gestionar el tiempo, sino de gestionarnos a nosotros mismos.

      En cuanto a los descansos (lo que comentas de trabajar menos, no más) yo me impongo una “mini vacation” semanal. Es decir, unas horas al día (en mi caso una tarde entera) de no hacer nada relativo al blog. Esto, unido a descansar correctamente entre tareas/bloques, es mano de santo.

      Un post de 10 compañero, felicidades.

      Un abrazo

    • Dennis Leyton

      “ya no se trata de gestionar el tiempo, sino de gestionarnos a nosotros mismos.” <– exacto!
      es lo que digo, buscamos muchos hacks y trucos cuando lo que tenemos que mejorar es nuestro propio comportamiento y hábitos, cualquier otra cosa es un quick fix que no dura mucho

      gracias Miguel!

    • Maricarmen Grisolía

      Esta guía ha de convertirse en una biblia de la “productividad”. Qué joya Dennis!
      En mi caso, el work in progress es con lo de sacar el #1 de primero. Es algo que he intentado muchas veces y que aún no logro incorporar de forma consistente. Seguiremos trabajando en ello 😉

    • Dennis Leyton

      Gracias gracias Mari! Aqui me tienes para lo que necesites como siempre 😉 abrazo!

    • tumotivacionpersonal.com

      Muy buen articulo! Me ha servido mucho. A veces me cuesta concentrarme un largo tiempo en algo en concreto, por lo que estos consejos me han ayudado.

      Saludos

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------