La antigua Grecia fue en occidente la cuna de un montón de corrientes filosóficas super interesantes.

De hecho, muchas de las terapias y métodos psicológicos de hoy en día están basadas en lo que nos dejó esa etapa tan fascinante.

Si sigues el contenido de este blog, sabrás que no hace mucho estuve hablando sobre el estoicismo  (una de mis filosofías preferidas).

Sin embargo, existieron otras corrientes filosóficas que no fueron tan conocidas, pero no por eso carecen de importancia o son menos útiles.

Éstas nos dejan también enseñanzas que podemos combinar con lo aprendido en otras fuentes.

Así que hoy me gustaría hablarte del epicureísmo, el cual fue un movimiento filosófico creado por Epicuro de Samos.

Sus enseñanzas eran llevadas a cabo en el jardín, que era el lugar donde se reunían para hablar y practicar esta filosofía de vida.

A diferencia de otras filosofías de la antigua Grecia, el epicureísmo no era selecto y elitista. No entendía de razas, géneros ni estratos sociales.

Podía unirse quien quisiese aprender con independencia de donde viniese, no importaba que fuese un esclavo, mujer o un adinerado rey. Quien quería aprender era bienvenido.

Realmente Epicuro lo que buscaba era entender el funcionamiento de la mente, el cuerpo y de la relación que tiene este con la vida.

Quería entender esto en profundidad porque estaba convencido de que si lo conseguía ese sería el camino para alcanzar la felicidad mientras vivimos.

En cuanto a la felicidad hacía dos distinciones: la ataraxia y la aponia.

La ataraxia sería alcanzar un estado mental óptimo, sin preocupaciones y libre de un dialogo interno que te hace sufrir y la aponia consistía en alcanzar un estado físico óptimo, en donde nos acercamos a un rango de ausencia de dolor físico.

El propósito final es que entendiendo el funcionamiento de nosotros mismos y de los mecanismos de la vida podremos ser felices a pesar de las circunstancias.

Ahora me gustaría presentarte 5 ideas que resumen la filosofía de Epicuro y que te van servir para aplicarlo a tu propio estilo de vida.

 

EL PROPÓSITO DE VIDA ES ALCANZAR LA ATARAXIA

 

Como bien he comentado más arriba el concepto de felicidad que tenía Epicuro era muy diferente al que se estila hoy en día.

Curiosamente de manera errónea se asocia al Epicureísmo con el hedonismo desenfrenado, como si de una estrella de rock se tratase.

Gastar sin control, sexo desbocado y disfrutar de placeres constantemente.

Si bien dentro de esta filosofía se buscaba experimentar el placer, no valía cualquier tipo y Epicuro era muy claro en cuanto a esto.

En los siguientes puntos veremos el concepto de placer con más claridad.

Por otra parte, cuando hablamos de ataraxia podemos entenderlo como estado de paz mental y no tanto felicidad.

Un estado en el que has logrado hacerte uno con tu mente y la has vuelto tu aliado.

En consecuencia vives más feliz.

Me habrás visto mencionar el término “aponia” que consiste en alcanzar un estado físico óptimo al margen del dolor.

Eso sería lo deseable y el cuidado físico obviamente es recomendable.

Sin embargo, muchas veces los azotes de la vida nos trae la enfermedad o dolores inesperados que poco podemos hacer, que no tienen ningún tratamiento y que tenemos que lidiar con ellos.

Es aquí donde la ataraxia, un estado mental óptimo, nos va a ayudar transitar a través de cualquier dolor y a desdramatizarlo hasta el punto que estemos en paz con nosotros mismos.

 

EL PLACER ES EL VEHÍCULO HACIA LA FELICIDAD

 

El placer que menciona Epicuro es muy diferente al placer que se fomenta hoy en día, donde tiene una clara tendencia consumista y en donde se tiene como objetivo alimentar al ego.

Los placeres que deberíamos buscar son cosas más insignificantes.

Ejemplos:

  • Disfrutar de un buen vaso de agua cuando se tiene sed
  • Agradecer la comodidad y bienestar de tu abrigo en un día frío de invierno
  • Disfrutar de los rayos de luz de la mañana cuando vas hacia el trabajo
  • Gozar de las vistas del mar cuando vas a la playa
  • Disfrutar del aire fresquito en la sombra cuando hace un día de muchísimo calor

Como puedes ver son placeres que podemos encontrar en el día a día, no son grandilocuentes ni intentan alimentar tu ego.

Puedes hacer uso de ellos con facilidad y a diferencia de otros placeres no proporcionan un estado enfermizo de miedo si los pierdes.

Porque siendo honestos… los placeres que te he nombrado son cosas mundanos, fáciles y simples.

Que lo puedes encontrar cualquier día de tu vida.

Entonces, Epicuro nos dice que uno de los ingredientes principales para alcanzar la “felicidad” es tener un estilo de vida en donde disfrutas de los pequeños placeres y los haces el centro de tu vida.

Si pudiésemos resumir en una frase lo que nos quiere decir sería así algo así como:

 

Necesito poco y lo poco que necesito, lo necesito poco.

 

LOS 3 TIPOS DE PLACERES

 

 

Saber distinguir los placeres es importante, porque como he descrito en el punto anterior no cualquier placer tiene la misma naturaleza ni nos va a proporcionar un estado de paz mental.

Algunos placeres nos pueden salir muy caros y tienen un coste de mantenimiento muy alto y no me refiero únicamente al dinero, sino que pueden tener un coste muy elevado sobre nuestro bienestar.

Así que vamos a diferenciar y a hablar de cada uno de ellos según el punto de vista de Epicuro:

 

Placeres naturales y necesarios

 

Este tipo de placeres son los que andamos buscando y te he dado algunos ejemplos más arriba.

 

  • Disfrutar de un buen vaso de agua cuando se tiene sed
  • Agradecer la comodidad y bienestar de tu abrigo en un día frío de invierno
  • Disfrutar de los rayos de luz de la mañana cuando vas hacia el trabajo
  • Gozar de las vistas del mar cuando vas a la playa
  • Disfrutar del aire fresquito en la sombra cuando hace un día de muchísimo calor

 

Epicuro nos dice que la naturaleza ha hecho las cosas necesarias fáciles de conseguir y por eso podemos disfrutar de este tipo de placeres de una manera recurrente y sencilla en nuestras vidas.

 

Placeres naturales pero innecesarios

 

Que no sean necesarios no quiere decir que no podamos disfrutar de ellos, como todo en la vida si hay moderación se puede probar casi todo.

Lo que nos esta recalcando Epicuro es que no debemos volverlos nuestros placeres principales porque en exceso nos va a crear dependencia y eso terminará por quitarnos la paz mental.

 

Ejemplos de este tipo de placeres son:

 

  • Una copa de vino añejo de más de 25 años
  • Una obra de arte de una galería exclusiva
  • Sexo con alguien que te atraiga mucho
  • Tener muchísimas amistades a disposición

 

Si te fijas este tipo de placeres son más difíciles de conseguir que los primeros y llevan un mayor esfuerzo y trabajo.

También corren el peligro de que los perdamos con más facilidad porque son más difíciles de mantener.

Sin embargo, los placeres naturales y necesarios son más accesibles para toda persona sin importar su condición.

 

Los placeres no naturales e innecesarios

 

Aquí podríamos englobar todo aquello que viene a satisfacer e inflar nuestro ego.

Tener una gran reconocimiento y admiración por parte de la gente, mucha abundancia de dinero y riqueza, poseer una cantidad importante de poder, etc.

Epicuro nos recomienda que nos alejemos de este tipo de placer, ya que la balanza esfuerzo/dolor es demasiado grande en proporción al placer que te va a dar.

Además de que corres el riesgo de perderlos en cualquier momento y eso te va a generar miedo, dependencia y una actitud que te va a hacer perder la paz mental

 

EL TETRAFÁRMACO O LOS 4 REMEDIOS PARA CURAR EL ALMA

 

 

 

El tetrafármaco vendría a ser el remedio que nos propone Epicuro para sanar las heridas y preocupaciones del alma.

Obviamente aunque son aplicables hoy en día tenemos que ponernos en el contexto histórico en el que fueron propuestas.

 

Así que vamos a detallar esos 4 remedios:

 

No has de temer a los dioses

 

En la sociedad griega de la época daban mucha importancia a los dioses e interpretaban todo lo que les ocurría en sus vidas y todas aquellas desgracias como la voluntad de estos.

En este aspecto Epicuro no percibía a los dioses como unos seres que están vigilando constantemente nuestra acciones y que nos van a juzgar, sino más bien como un ejemplo de esa “ataraxia” de la que hablábamos.

En donde no tienen necesidades del ego y son perfectos así como son, se sienten felices y en paz.

Básicamente son el ejemplo de lo que queremos alcanzar y por lo tanto un ejemplo a seguir, en ningún caso hay que tenerles miedo.

 

No has de tenerle miedo a la muerte

 

Epicuro a diferencia de las filosofías orientales e incluso del cristianismo, pensaba en términos muy materiales y creía que no hay nada más después de la muerte.

Esto quiere decir que cuando uno muere ya no tiene sensaciones físicas y por lo tanto dejamos de sentir, entonces no hay que temerle a la muerte porque cuando ya no estemos no lo sentiremos.

En su carta a Meneceo lo describe de la siguiente forma:

 

El peor de los males, la muerte, no significa nada para nosotros, porque mientras vivimos no existe, y cuando está presente nosotros no existimos. Así pues, la muerte no es real ni para los vivos ni para los muertos, ya que está lejos de los primeros y, cuando se acerca a los segundos, éstos han desaparecido ya.

 

Por esta misma razón nos comenta que no debemos perder el tiempo preocupándonos por la muerte y lo que tenemos que hacer es disfrutar de la vida que tenemos.

 

Lo bueno es fácil de conseguir

 

Anteriormente he mencionado los distintos placeres que existen según Epicuro y he hecho hincapié en que los placeres que hemos de buscar son aquellos naturales y necesarios y son los más sencillos de conseguir.

Vamos a tener oportunidades constantes de experimentarlos y la vida nos los va a poner en bandeja constantemente para poder disfrutarlos

Entonces si uno experimenta la vida desde ese punto de vista, esta se vuelve un gozo prácticamente todo el tiempo.

 

El dolor es fácil de soportar

 

Según Epicuro que además sufrió de problemas renales durante toda su vida, decía que los dolores son sencillos de sobrellevar si sabemos cómo enfocarlos.

Principalmente hacía 2 distinciones:

 

  • Hay dolores intensos pero cortos. Al ser muy dolorosos no suelen durar mucho y por lo tanto pronto nos sentiremos más aliviados y podremos seguir disfrutando de la vida.

 

  • Hay dolores más flojos pero constantes. Hay dolores que causan una molestia más ligera pero al no ser muy intensos es más sencillo sobrellevarlos y adaptarnos a ellos con nuestra vida de manera normal, por lo tanto nos permitirán disfrutar de los placeres de la vida.

 

Respecto al dolor también nos menciona que tenemos que ser selectos, de la misma manera que también lo somos con el placer.

Epicuro nos comenta que en ocasiones vale la pena pasar por un dolor más pequeño para así evitar otro más grande.

 

LLEGAMOS AL FINAL

 

 

Mi intención con este artículo ha sido traerte de la manera más pura la filosofía de vida de Epicuro y su corriente filosófica.

Seguro que puedes sacar y adaptar enseñanzas a tu propio estilo de vida de la misma manera que hago yo con todo el conocimiento que adquiero.

Me gustaría que me dejases algún comentario compartiéndome tu punto de vista respecto a esta filosofía y si te parece práctica para los tiempos que estamos viviendo.

Te leo en los comentarios!

 


Alberto Blázquez Guzmán
Alberto Blázquez Guzmán

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños.

    12 respuestas a "Hablando en el jardín con Epicuro"

    • Gilberto Rodriguez

      Excelente artículo nos ampliar la perspectiva en el sentido de encontrar claves para comprender y vivir el viaje que realisamo s por esta vida transitoria.

    • Maria

      Hola Alberto
      Estupenda leccion de vida, ojala consigas llegar con tu articulo a millones de personas
      Gracias, por mantenernos despiertos

    • Elena

      Hola,
      Gracias por recordarnos y ayudarnos a reflexionar sobre lo que es realmente importante en la vida, aunque la sociedad se empeñe en llevarnos hacia el lado contrario.
      Espero poder recuperar esa paz mental que un día tuve.

      Gracias!!

    • JORGE LARGO

      Excelente artículo.
      Han pasado mas de 2000 años y Epicuro
      sigue vigente dándonos una lección de vida.
      jorge

    • Carlos Sevilla

      Muy buen manuscrito. Resumes una filosofía que todo ser humano debería tenerla presente como decían los griegos “mente sana en cuerpo sano”. La sociedad actual es muy superficial y materialista y este artículo vuelve la mirada hacia la esencia humana, cuidar la mente y el cuerpo. Saludos.

      • Alberto Blázquez Guzmán

        A veces nos complicamos demasiado y nos auto imponemos cosas que realmente no necesitamos.

        La vida es mucho más simple que todo eso… 😉

    • Rodrigo Bianchini

      Excelente artículo para bajar las expectativas exageradas y torturantes que muchas veces nos proponemos y son veneno para nuestro ego Gracias por compartirlo un abrazo enorme para vos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------