Desde hace ya bastante tiempo siento un interés muy grande por la filosofía antigua y disfruto una barbaridad con el conocimiento que nos dejaron como legado.

Al final te das cuenta que los problemas y dificultades que tenían los seres humanos hace 3.000 años son muy parecidos a los de hoy en día.

Simplemente que ahora tienen un enfoque distinto, quizá utilizamos formas más sofisticadas por el tipo de sociedad que tenemos pero al fin y al cabo tenemos las mismas dificultades emocionales y sociales que nuestros antepasados.

Anteriormente ya hablé de algunas estrategias que se utilizan en el estoicismo para aprender a vivir mejor y que puedes ver aquí, pero en este artículo voy a profundizar un poco más sobre sus principios y filosofía de vida.

No me centraré tanto en la “solución rápida”, si no más bien en aquello que tenemos que entender e interiorizar para producir cambios más profundos y que no requieran de ninguna “técnica”.

Una vez dicho esto, me acompañas durante las siguientes líneas? 😀

 

El PRINCIPIO DE LOS PRINCIPIOS

 

Señor, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar, valor para cambiar lo que soy capaz de cambiar y sabiduría para entender la diferencia.

 

Si hubiese algo a interiorizar sobre el estoicismo sería saber discernir entre las cosas que tenemos control, las cosas que tenemos influencia y las cosas que no tenemos control.

Este es el principio de los principios y que Epícteto dejó muy claro en sus escritos.

Esto lo llamaban la dicotomía de control.

Además has de tener muy claro que los estoicos sabían a la perfección que hay muy pocas cosas que podemos realmente controlar al 100%.

Entonces esto nos facilita el trabajo para centrarnos en aquello que de verdad SÍ podemos ejercer algún tipo de control.

Pero para eso, primero hay que saber diferenciar correctamente entre las tres.

1) Lo que sí tengo control: mis decisiones y comportamientos.

Ejemplo: Puedo elegir comer saludable o no. Puedo elegir ser paciente ante una persona nerviosa o no.

2) Lo que tengo influencia: Aquello a lo que puedo aportar un poco de control pero que posee una parte que es ajena a mí control. 

Ejemplo: Ganar un partido de tenis.

Durante el partido yo puedo ponerle el máximo de ganas posibles, intentar lo mejor que pueda, estar lo más enfocado posible..

Pero en última instancia no soy yo quién controla si ganaré el partido o no. 

Hay muchas otras variables que no controlo y que también tienen influencia.

En este caso hacemos lo mejor posible en lo que podemos ejercer control.

3) Lo que NO tengo control: Básicamente sería todo lo demás.

Entonces, si tuviéramos que resumir diríamos que, los estoicos se centraban principalmente en lo que podían controlar y también en lo que tenían influencia.

A todo lo demás intentaban no prestarle atención.

Esto que te estoy contando parece muy obvio y lo es…

¿Pero cuántas veces no te has pillado centrando tu atención en cosas que no puedes hacer nada para cambiarlas?

Es algo muy simple y obvio pero requiere práctica para aprender a vivir con ligereza.

 

LO MÁS IMPORTANTE DE LA VIDA

 

Sin duda para los estoicos lo más importante de la vida era desarrollar la virtud.

Quizá esta palabra ya no se utilice en nuestro tiempo moderno pero puede ser sustituida por “carácter”.

Es decir, lo más importante era desarrollar el carácter.

Que en resumidas cuentas vendría a ser trabajar sobre nosotros mismos y volvernos mejores cada día.

Además, fueron muy precisos sobre las partes del carácter en las que había que centrarse.

Vamos a mencionarlas.

1) Sabiduría: Cuando hablaban de sabiduría se referían al conocimiento para saber lidiar con situaciones complejas de la mejor manera posible.

2 ) Valor: Consistía en hacer lo correcto, tanto física como moralmente, en cualquier circunstancia.

3) Justicia: tratar a todos los seres humanos con justicia y amabilidad, independientemente de su situación de vida.

4) Humanidad: Ayudar e intervenir en el bien común para prosperar como sociedad.

5) Templanza: Ejercer la moderación y autocontrol en todas las esferas de la vida.

Por eso mismo utilizaban técnicas como la observación constante del sabio, el diario de feedback y la preparación de inicio de día para practicar esos rasgos del carácter que tenían menos desarrollados.

Solían ponerse algún referente que tuviese esos rasgos del carácter desarrollados, como era el caso de Sócrates, aunque eran conscientes de que llegar al nivel de “sabio” era prácticamente una utopía y nunca se llegaba a alcanzar “la perfección”.

Este Mindset les permitía adoptar el papel de aprendices y querer estar siempre en mejora constante.

Desarrollar estos rasgos del carácter era su propósito principal en la vida y ponían todos sus esfuerzos en desarrollarlos tanto como podían.

Y esto nos lleva al último punto.

 

LA ACTITUD ANTE LAS COSAS DE LA VIDA

 

 

Este apartado encaja a la perfección con lo dicho anteriormente.

Como he mencionado, lo más importante en la vida es el desarrollo de la virtud.

Básicamente hacer crecer esos rasgos del carácter que, como consecuencia te harán vivir una vida de plenitud y sabiduría.

Entonces, eso era lo único en lo que centraban todos sus esfuerzos.

Pero eso no significaba que los estoicos ignorasen todos los demás aspectos y cosas de la vida.

Sabían que el dinero facilita la vida, que poseer una buena salud te da algunas ventajas y que no tener enemigos es preferible que tenerlos, pero todo esto les parecía indiferente.

Sin importancia.

Eran conscientes del carácter fugaz de la vida y que lo que es malo hoy, mañana podría ser bueno y viceversa.

Además de ser cosas sobre las que no tenían un control absoluto.

Entonces, a excepción del desarrollo de la virtud que SÍ era importantes, clasificaban todo lo demás como indiferente, pero con dos matices: indiferentes preferidos e indiferentes no preferidos.

Los indiferentes preferidos son cosas como el dinero, la salud, buenos amigos, una excelente reputación, etc…

Son cosas que si están en tu vida no las vas a rechazar, es más, las vas a disfrutar pero que no deberían quitarte el sueño si te desaparecen, ya que no son importantes y además no están bajo nuestro control.

Séneca mismo era un reconocido estoico con mucho dinero y Marco Aurelio fue emperador de Roma, ambos aprendieron a disfrutar de la riqueza y no la rechazaban, pero tenían muy claro que si esta desaparecía su plenitud de vida no debería cambiar lo más mínimo.

Los indiferentes no preferidos son aquellas cosas que tampoco son importantes en la vida pero que es preferible no tenerlas cerca.

Cosas como la enfermedad, los enemigos, la pobreza, etc…

Al igual que los indiferentes preferidos no son importantes y no enfocamos nuestro esfuerzo en ellos, pero si podemos evitarlos o suavizarlos para vivir una vida mejor entonces haremos lo que esté en nuestra mano.

 

CONCLUSIONES

 

Como ves los estoicos tenían unos principios y forma de operar en la vida bastante particular.

Además, el filósofo antiguo no era meramente una rata de biblioteca que devoraba libros y teorías, más bien era un gimnasta de la vida.

Todo aquello que aprendían lo aplicaban con tesón para que no quedase únicamente en el mundo de las ideas, sino que se hiciese una realidad en su estilo de vida.

Entonces, resumiendo:

  • Enfocamos nuestros esfuerzos en lo que tenemos control y en lo que no nos despreocupamos y lo aceptamos.
  • Ejercitamos nuestro carácter todos los días de nuestra vida.
  • Aprendemos a diferenciar entre lo importante de nuestra vida (el desarrollo de la virtud) y a practicar la indiferencia sobre todo lo demás.

Estos serían los 3 puntos principales de la filosofía estoica, si además los combinas con algunas de las técnicas que te ofrezco en un artículo anterior, vas a tener un buen punto de partida para empezar a practicar esta hermosa filosofía de vida.

Me gustaría saber tu opinión en los comentarios y que me compartieras tu punto de vista.

 


Alberto Blázquez Guzmán
Alberto Blázquez Guzmán

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños.

    18 respuestas a "Hablando con los estoicos sobre sus principios para ser más felices"

    • Catalina muñoz Arteaga

      Alberto gracias
      Que buen artículo
      Sigue con tu propósito es maravilloso
      En el mismo me encuentro y cada día encuentro personas como tú de las que aprendo

    • Doralba

      Excelente artículo. Cada día vamos aprendiendo cosas sobre nosotros mismos.
      Muchísimas gracias

    • Gilberto

      Excelente, felicitaciones por este tema puesto que estudié filosofía y el estoicismo ha orientado mi accionar en la vida.

    • Gloria

      Excelente artículo para estos tiempos donde damos tumbos sin saber por donde coger. Me tocó mucho los tres elementos de los que hablas observación del sabio, aunque también se podría pensar aquí en la observación constante de uno mismo, el diario y la preparación diaria en la mañana que se puede hacer a partir del silencio y la meditación.

      Gracias por tu valiosos artículo.

    • Carmen Adelina Pallottini Gómez

      Excelentes artículos, refrescan y refuerzan el enfoque sobre la virtudes y carácter, tan necesarios para vivir una vida en paz. Gracias.

    • Maria Jose Belchi

      Me encanta, para mi son principios fundamentales y que la vida nos depara sin más, es una excelente actitud ante la vida.

      Gracias

    • María del Mar

      Los filósofos antiguos ya nos dejaron las claves para vivir siendo conscientes de que la vida es un camino de crecimiento personal, tarea para toda la vida!! Felicidades por tu artículo.

    • Angel González Vázquez

      He pasado los 65, ahora aprecio más el descubrimiento de un nuevo plato, que el de una nueva estrella. Dejé de ser estoico, la apopteia y la ataraxia, y me he pasado al “ludicos”, oséase: una panzudo de la piara de Epicuro. El epicureísmo, tiene su magia, que no se conoce por muchos. Sabes por qué los monjes budistas avanzados, incluso algunas representaciones de Buddah manifiestan un personaje sonriente y “bajo de torax” regordete y con claro sobrepeso? Tardé años en descubrirlo.
      Un abrazo Epícteto, Marco Aurelio, Séneca y compañía comedida, grave y circunspecta. Yo ahora soy feliz, como bien, cago bien, duermo bien, soy un auténtico “pedorro domiciliario”.

    • Rosa Mari

      Moltíssimes felit!!! M’ancanta el article.
      Gràcies per compartir, segueix així!!!

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------