Es un mal mayor y todo el mundo intenta evitarlo. Desde el inicio de los tiempos el ser humano ha necesitado de compañía para sobrevivir, lo tenemos escrito en nuestro código genético. Somos animales gregarios y tenemos que convivir con un grupo para sentir plenitud en nuestros días.

No hay nada de malo en ello, es nuestra naturaleza, sin embargo me gustaría hacerte reflexionar desde el enfoque que quiero plantearte.  Si bien es cierto que hay personas más maduras en ese aspecto y pueden tener sus momentos íntimos consigo mismo. La gran parte de la población no sabe estar sola y esto se debe a que cuando tienen un encuentro sin más compañía que ellos mismos,  sus miedos, sus limitaciones, sus pensamientos, sus voces internas…. Están ahí, junto a ellos en todo momento.

Pero nunca se han encargado de gestionarlos y de tener una cita a solas sin que nadie más tenga que estar presente,  así cuando se encuentran en una situación de soledad, encienden el televisor, ponen la radio, se compran una mascota, mantienen contacto con sus móviles o mediante las redes sociales. Se vuelve como una adicción necesaria para el día a día.

 

[box type=”shadow”]

¿Pero qué ocurre cuando por circunstancias no pueden hacer uso de todo eso?

 

[/box]

Empiezan a relacionarse con una sensación y un espacio que han estado evitando en todo momento. Un retiro dónde únicamente se encuentran cara a cara con ellos, pero déjame decirte que evitarlo no es la solución. En la vida al igual que en la comunicación hay vacíos. No todo son palabras, sino que ha de haber silencios para dar sentido al conjunto. De la misma forma que permanecer en contacto con otras personas es vital para existir, acoger de buen grado los momentos de íntima soledad son indispensables para nuestro crecimiento como ser humano.

Se te presenta la oportunidad de desarrollar actividades que únicamente tú puedes hacer en ese momento, de observar cómo te llegan distintos pensamientos a tu mente para así saber cómo funcionas y conocerte más a ti mismo, para entrenar tu cerebro y dar significados diferentes a las cosas que te ocurren y detenerte un instante de los quehaceres diarios para obtener una mayor perspectiva de futuro.

Con esto no estoy diciendo que no te relaciones, ya que las demás personas nos aportan un valor a nuestras vidas, le dan sentido y además nos permiten aprender de nosotros mismos, pero no te prives de la oportunidad que te ofrece la vida de conocerte con más exactitud cuando estás solo. Al principio será incómodo, como todo aquello que no estás acostumbrado, no obstante una vez convivas en armonía con ambas partes vas a poder disfrutar de lo mejor de cada uno de los dos.

 

Photocredit: JD the Photog

 


Alberto Blázquez Guzmán
Alberto Blázquez Guzmán

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------