Los seres humanos tendemos a perder fácilmente el control de nuestros pensamientos, la consciencia de dónde se dirige nuestra atención. Esto trae consigo que vivamos estados nocivos sin saber por qué los estamos experimentando. Y, sin quererlo, actúa como una cadena de desgracias, haciendo que seamos más susceptibles y tratemos peor a todo aquel que se cruce en nuestro camino, realizamos nuestro trabajo sin energía, vitalidad y compromiso, nos mostramos apáticos sin tener ganas de hacer lo que se supone que nos encanta hacer.

Queremos dejar de sentirnos así y a su vez, no hacemos nada. Ni ponemos remedio. Simplemente nos invade la queja, la culpa, la rabia y un sinfín de pensamientos y emociones que no sabes por qué vienen a tu cabeza. Hasta que llega un momento de lucidez que te dices…

 

[box type=”shadow”]

Soy un adicto

[/box]

Y si fuese el pepito grillo de tu conciencia, tendría que decirte que estás en lo cierto. Pero no todo está perdido, porque mi pregunta sería:

Si tienes tanta capacidad y entreno mental para arruinarte el día y sentirte mal, ¿Puedes ser capaz de aplicarlo de forma contraria?

 

Sin embargo, puedes seguir moviéndote con los mismos pensamientos, actitudes, formas de proceder y actuar como hasta ahora. Y entonces sin ser adivino, podría saber al 100% tu respuesta. Pero si por lo contrario has dicho: ¡Basta ya! Tu cerebro se abre al cambio. A nuevas formas de aprender, de manejarte a tu alrededor, de vivir una vida consciente dándote cuenta de lo que aparece por tu mente, entrenándote para pillarte en el acto sobre todo aquello que quieras sustituir por algo mejor. Todo comienza con una decisión.

Entonces te transformas, volviéndote como el arquero que sabe exactamente en todo momento dónde está apuntando. Es un nivel más presente de vivir, conoces a la perfección las acciones, momentos o tipos de pensamientos que te sabotean. Y ahora vives desde la consciencia. Nadie dijo que fuese fácil, pero sin duda dicen que el resultado valdrá la pena. Ahora eres un arquero y eliges a dónde se dirige tu flecha.

Cosas más productivas como tus sueños, creencias potenciadoras, situaciones memorables del pasado y futuros deseables se vuelven la orden del día. Y ahora curiosamente todo es distinto, llevas la misma ropa de siempre pero se te ve diferente. Debe ser porque hoy luces una fantástica sonrisa que combinan con el brillo de tus ojos. Sin quererlo te vuelves en un maestro de las emociones y eso te gusta.

Así mismo, tu cuerpo en ocasiones intenta sabotearte, la gente de tu alrededor con la que normalmente te quejabas no te ve con los mismos ojos y quieren que vuelvas a ser como antes. ¡Porque los cambios no son buenos!

Y ahora es cuando ves con más claridad el escenario, todo empezó en ti. Tus pensamientos te llenaban de emociones negativas, encontraste personas afines a tus mismos pensamientos. Entre todos alimentabais esas emociones negativas colectivas y todo a vuestro alrededor justificaba el mundo tan horrible en el que vivíais. Pero ahora que te ves diferente logras observarlo desde fuera. ¿Cómo pudiste estar tan ciego?

[box type=”shadow”]

Porque antes estabas tan centrado en tu árbol que no te permitía contemplar el bosque en su esplendor.

[/box]

Pero a partir de ese instante las cosas van a ser muy diferente, porque en ti se haya la habilidad del arquero que con su flecha elige conscientemente dónde enfocar su atención. Y has elegido volverte un maestro del arco que ama su felicidad y decide vivir en libertad.

 

Photo credit: AroundTuscany


Alberto Blázquez Guzmán
Alberto Blázquez Guzmán

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------