Este es un artículo invitado de Tania Carrasco.

 

 

Cómo ser emprendedor no es algo que te hayan enseñado en la escuela. Probablemente, cuando ibas a la escuela la palabra “emprendimiento” ni te sonaba.

Sin embargo, parece que hoy en día está de moda y aunque yo no soy muy dada a seguir modas, en esta me he metido de lleno.

Si estás aquí es porque tú tampoco has querido quedarte atrás y llevas un tiempo luchando con el emprendimiento.

Un día, de esos en los que no piensas con claridad, decides montar un negocio. Y además quieres un negocio rentable, con una idea de negocio innovadora y una garantía de éxito absoluta.

Pero lo que en tu cabeza sonaba genial, en la práctica es una pesadilla y has pensado incluso en tirar la toalla.

¡Calma compañero! Quizá solo haya que ajustar un poco la hoja de ruta, darle una vuelta a ciertos comportamientos y hacer algunos retoquillos sin importancia.

¡Y para eso he venido yo!

Seguro que hay días que piensas:

  • ¿Quién me habrá mandado a mí a meterme en este “fregao”?
  • No voy a poder conseguirlo.
  • Esto va a acabar conmigo.
  • No tenía ni idea de que fuera tan difícil.
  • ¿Será que no tengo espíritu emprendedor?
  • Nadie me entiende…

Hola, mi nombre es Tania y yo sí que te entiendo.

Hace ya más de un año y medio que tomé la decisión de traspasar mi negocio, pegarme el viaje del siglo recorriendo Asia como mochilera, e iniciar mi propio proyecto online.

Puse mi vida patas arriba porque tenía muchas ganas de cambiar y aprender cosas nuevas.

Ya tenía un negocio exitoso, pero me apetecía experimentar.

Me dijeron que esto de los proyectos online era facilísimo, que se ganaba dinero muy deprisa y que la libertad que se adquiría con un negocio de este tipo era inigualable.

¡Me lo creí! Y ahora cada vez que me acuerdo me dan ganas de matar a alguien 😉

Hace tiempo que sigo el trabajo de Alberto y este estupendo proyecto desde donde intenta enseñarnos todo lo que sabe, que es muchísimo.

Realmente, Alberto es un ejemplo de lo que tanto tú como yo estamos intentando conseguir.

Pero cuando se habla de emprender no es oro todo lo que reluce…

Ser emprendedor es complicadísimo y quiero enseñarte todo lo que yo he aprendido en estos meses con mi proyecto para echarte una mano y que no desesperes.

 

Cómo ser emprendedor estando cuerdo

 

El perfil del emprendedor vendría a ser el siguiente: persona con ganas de complicarse la vida hasta extremos inimaginables, que se refugiará en su creatividad para no suicidarse y que luchará por la libertad aunque haya días que no tenga tiempo ni de rascarse la nariz.

 

Cómo ser emprendedor
Que es un emprendedor: el arte de saber hacerlo todo

 

Coincidirás conmigo en que para ser emprendedor tienes que estar un poco ido de la olla.

Sí, loco de remate.

No todo el mundo puede ser emprendedor, los emprendedores estamos hechos de una pasta especial. Ni mejor, ni peor: especial.

Quizá cuando empezaste con tu proyecto eras una persona muy cuerda, en cuyo caso, te habrás tenido que volver loco por el camino para continuar aquí.

¡No se puede ser emprendedor si no estás un poco “pallá”!

Una persona cuerda no podría soportar lo que implica intentar sacar adelante un proyecto propio, lo más novedoso posible, con la base en tus experiencias, pasiones y sueños.

Para ser emprendedor hay que desviarse del camino, y ya sabes que eso nunca es fácil. Peeeeeero, cuando lo consigues…¡la vida cambia de color!

 

Peligros de salirse del camino establecido

 

Intentar saber cómo ser emprendedor ya te garantiza salirte del camino establecido.

Voy a dar por hecho que eres un emprendedor que ya venías loco de serie, que no eres de los que se han tenido que volver locos por el camino.

Si estoy en lo cierto y ese es tu caso, ya te habrás salido del camino en otras ocasiones a lo largo de tu vida.

Ser emprendedor y salirse del camino establecido van de la mano y conllevan diferentes peligros que entenderás ahora mismo.

 

Peligro 1: Críticas, juicios y prejuicios

 

Cuando dejas de ser un borrego del sistema y quieres vivir la vida a tu manera te conviertes en una amenaza para el resto del rebaño.

“¿Quién se habrá creído ese que es?”

“Lo que quiere hacer es imposible y no lo va a conseguir”

Te van a llover las críticas y las opiniones indeseadas allá donde vayas. Y hay que aceptarlo, e incluso comprenderlo.

  • Tú estás luchando por lo que crees
  • Estás creando un trabajo que te apasiona
  • Quieres ser libre y ganar dinero ayudando a los demás

Así que las personas que quieren justo lo mismo y no han tenido narices a luchar por ello se van a sentir fatal.

¡Te van a odiar vamos!

Asúmelo, no pasa nada, y no arremetas contra ellos.

  • No te enfades
  • No les recrimines
  • Que no te afecte

Lo que más les ayudará a ellos, y a ti, en esa situación es que hagas uso de tu capacidad de empatía y aprendas a ver su miedo.

Tienen tanto miedo que no pueden ver más allá, no pueden alegrarse por ti.

Así que no hagas tuyas sus limitaciones y sigue adelante.

 

Peligro 2: Entrar en modo pánico

 

Para saber cómo ser emprendedor vas a pasar por muchas fases y una de ellas es el pánico más absoluto.

Esas personas de las que hablábamos antes, que al morirse de miedo arremeten contra ti, en realidad no son tan distintas.

¡Tú también estás acojonado! La única diferencia es que intentas que te afecte lo mínimo posible.

Sí, lo sé, no siempre lo consigues, pero ahí estás, pico pala, tirando hacia delante con tus ideas.

Es lo más normal del mundo entrar en modo pánico cuando eres emprendedor, este artículo de Alberto te va a ayudar mucho en este punto. 

La incertidumbre es tan grande, los retos a los que te enfrentas parecen tan complicados y encima en tu entorno nadie te apoya.

Lo lógico es que tengas miedo, mucho miedo.

Salirse del camino establecido da cagalera porque no sabes qué te vas a encontrar hasta que no te metes de lleno. Pero nadie se ha muerto de miedo, al menos no literalmente.

Mueren de miedo las personas que por no enfrentarlo dejan atrás sus sueños.

 

Mueren de miedo las personas que por no enfrentarlo dejan atrás sus sueños. Clic para tuitear

 

¡Y eso no te va a pasar a ti!

¡Si tienes miedo, hazlo con miedo! Que el pánico a lo desconocido no mate tus ilusiones.

 

Peligro 3: Crisis existencial

 

Este es el peligro que más me gusta porque creo que es el que conlleva los mejores aprendizajes.

Lo normal en la mayoría de la gente es que la crisis existencial les visite antes de decidirse a emprender.

Será después, o durante, esa crisis existencial cuando decidan emprender y luchar por lo que quieren de verdad.

En mi caso fue al revés. Cuando decidí emprender e investigar nuevos horizontes, vino la crisis existencial a marearme un poco.

Creo que aún la llevo conmigo…pero ya nos hemos hecho amigas.

Empiezas a plantearte:

  • ¿Qué quiero?
  • ¿Qué necesito?
  • ¿Qué me haría más feliz?
  • ¿Cómo puedo ayudar a los demás con lo que ya sé?
  • ¿Quiero vivir así el resto de mi vida?
  • ¿Qué me pasa, por qué tantas dudas?
  • Me siento perdido, ¿cómo salgo de esta?

La crisis existencial del emprendedor es un paso crucial para dar un salto hacia tus objetivos. Así que no la rechaces, no intentes que se calle.

Las crisis existenciales vienen:

  • A enseñarte el camino
  • A hacerte parar para que te plantees correctamente hacia dónde quieres avanzar
  • Para que te escuches y te conozcas un poco mejor

 

La crisis existencial del emprendedor es un paso crucial para dar un salto hacia tus objetivos. Clic para tuitear

 

¡Las crisis existenciales son un regalo! ¡Que lo disfrutes! 😉

 

Cómo ser emprendedor
Emprender: aprendede las crisis

 

Cómo superar las primeras fases del emprendimiento

 

Aunque siempre tendemos a pensar que somos únicos e inimitables, las fases por las que pasamos los emprendedores se parecen mucho.

No es que lleven un orden concreto o que sea como un duelo, que vas pasando de fase hasta que lo superas.

En el caso de los emprendedores no es así. Las fases son varias, diversas y pueden verse alteradas en el orden.

Incluso cuando ya piensas que has superado un, ¡zas!, ahí vuelve de nuevo a la carga.

¡Ay que crucecita más grande!

Cómo ser emprendedor sin morir en el intento es difícil pero no imposible. ¡Manos a la obra!

Voy a contarte las fases que más han marcado mi propio emprendimiento, y el de casi todos los emprendedores que conozco.

 

1.  “Yo no voy a poder con esto”: las creencias limitantes

 

¿Cuántas veces te has dicho frases como estas?:

  • “Yo no valgo para esto”
  • “No lo voy a conseguir”
  • “¿Cómo podré superar el fracaso?”
  • “Esto es demasiado para mi”

Porque yo todavía sorprendo a mi mente de vez en cuando diciéndose este tipo de cosas que no ayudan nada.

Lo primero que tienes que hacer si quieres sobrevivir a esta fase de tu vida es trabajar con tus creencias limitantes y el mindset que tanto trata Alberto.

Lo que te dices a ti mismo es mucho más importante de lo que crees. A veces, tenemos estas frases tan automatizadas en nuestra cabeza que no nos damos ni cuenta de que nos están afectando hasta el punto de paralizarnos.

Ellas se dicen solas, sin que tú influyas prácticamente en el proceso.

Tienes que tener cuidado con todo lo que te dices porque cambia mucho la película de decirte:

  • “Esto es demasiado para mi”

A decirte,

  • “No es fácil pero lo conseguiré”

Vigila tus pensamientos como si te fuera la vida en ello y haz que jueguen a tu favor.

 

Vigila tus pensamientos como si te fuera la vida en ello y haz que jueguen a tu favor. Clic para tuitear

 

2.  El Síndrome del Impostor

 

Estás metido de lleno en tu proyecto, pensando cómo ayudar mejor a las personas que se interesen por él. Incluso ya te planteas sacar adelante tus primeros productos o servicios.

Y entonces aparece esa vocecita incordiosa que te dice:

Y te vienes abajo, te echas atrás y vuelves a rememorar todas tus creencias limitantes.

Encima, te auto convences de que lo vas a dejar por los demás, para no engañar a nadie, porque realmente esto no es lo tuyo.

¡Te mientes! Te mientes como esas personas tan acojonadas de las que hablábamos al principio.

  • Te ha entrado el pánico otra vez
  • No te has preparado para las posibles críticas
  • Aún no tienes claro que quieras pasar por ello…

Pero escúchame una cosa:

Hagas lo que hagas, cuando lo hagas, como lo hagas y al precio que lo hagas: siempre habrá alguien a quien no le guste.

 

No es más sabio el que más títulos posee, sino el que (con títulos o sin ellos) es capaz de resolver un problema que alguien tiene con toda la honestidad del mundo.

 

Un impostor o vendehúmos no eres tú, es la persona que engaña, que estafa, que piensa más en él que en el beneficio que puede aportar al prójimo. ¡Y tú no eres eso!

No vas a poder evitar que alguien lo piense por muchos títulos y acreditaciones que tengas, así que sé fiel a tus sueños con la cabeza bien alta.

Y a quien no le guste, ¡que no te compre!

 

3.  La falta de autoestima

 

Aunque podría haber enlazado las 3 fases que te estoy contando, porque tienen muchísimo que ver con esta última, he preferido separarlas para darles a cada una sus matices e importancia.

Saber cómo ser emprendedor es a priori un viaje hacia dentro.

Si tu autoestima es baja, las creencias limitantes y el síndrome del impostor van a ser situaciones que te va a costar mucho más asumir y superar.

Ojalá para empezar cualquier tipo de emprendimiento lo primero que nos hubiesen aconsejado es reforzar nuestra autoestima.

Podría decirse que el tema de la autoestima es mi “especialidad”. He tenido que trabajar duro mi propio desarrollo personal durante muchos años para darme cuenta que mi único problema era mi falta de autoestima.

Cuando tienes una coraza como la mía, de tía segura, dura, independiente, es complicado salirse del papel y reconocer que no te quieres nada.

Así que el primer paso fue aceptar que tenía la autoestima baja y tomar cartas en el asunto.

Cuando consigas reforzar tu autoestima:

  • Te sentirás más seguro para afrontar lo que te echen.
  • Y salga como salga lo que te propones estarás preparado para aceptar los resultados.
  • Tendrás claro que has venido a aprender y te seguirás amando pase lo que pase.
  • Tú valor como persona irá más allá de lo que vayas consiguiendo con tu proyecto.

¡Te sentirás invencible, imparable, valiosísimo!

 

Cómo ser emprendedor y sobrevivir. 5 claves indispensables

 

¿Sabes cuáles creo que son las dos cosas más difíciles del mundo y que nadie nos enseña?

  1. Cómo ser madre/padre.
  2. Cómo ser emprendedor.

Si te contase todo lo que he aprendido de emprendimiento en estos meses y todas las claves que a mí me han servido para no morir en el intento, este artículo no se acabaría nunca.

Pero creo que estas 5 que voy a explicarte son las más indispensables y con las que tendrás una base sólida para seguir con más fuerza y perspectiva.

 

1.  Claridad de ideas y objetivos (foco)

 

La palabra foco, de repente, pasa a formar parte de tus palabras más recurrentes.

Toda la vida pensando que el foco era ese artilugio que sirve para alumbrar, y resulta que ahora tienes que trabajar el foco sintiéndote en la oscuridad más absoluta. ¡Qué paradoja! 😉

Tienes que recordarte continuamente dónde está tu foco, tener cuidado de que no se apague y analizar continuamente si la luz está alumbrando en la dirección correcta.

¡Un rollo patatero!

Pero…

No podrás llegar a ninguna parte.

Ponerse a emprender a lo loco, ya no es de soñadores sino de inconscientes.

Antes de empezar cualquier negocio o emprendimiento, tiene que haber un período de reflexión para establecer hacia dónde te diriges.

Aún así, ese período de reflexión tendrá que repetirse en diferentes momentos a lo largo de tu emprendimiento.

Esto es lo chungo, que para ser emprendedor no vale con un camino, tendrás que cuestionar el camino continuamente, renovarte y dar rienda suelta a toda tu creatividad.

Las ideas y objetivos iniciales deben ir reconsiderándose cada cierto tiempo para que no te desvíes.

Y si te desvías, pues aprendes lo que tengas que aprender y a seguir.

Ten muy en cuenta:

  • A quién te diriges
  • Cómo les puedes ayudar
  • Cuáles son tus mayores cualidades
  • Qué quieres conseguir en el corto, medio y largo plazo

¡Apunta y dispara! Cuanta más claro veas el blanco más fácil será que la bala llegue hasta allí.

 

2.  Respaldo económico

 

Cuando hablo de dinero me surgen siempre muchas contradicciones.

Me molesta cuando escucho a la gente aconsejar a los emprendedores que no se tiren a la piscina sin respaldo económico.

Es decir:

  • Que si tienen un trabajo no lo dejen hasta que el emprendimiento empiece a funcionar.

Sin embargo, luego nos acribillan con artículos, libros y cursos para trabajar la ley de la abundancia.

Si controlo la ley de la abundancia, sé atraerla a mi vida y estoy convencido de lo que puedo conseguir, ¡mando el trabajo a la mierda para centrarme en mi emprendimiento!, ¿no?

Pero claro, hay que tener en cuenta la situación e historia de cada uno.

En mi caso, soy una persona que jamás ha tenido baches económicos, con lo cual, me siento más que capacitada para atraer la abundancia a mi vida y no sufro mucho con la bajada de mis ahorros. A pesar de que llevo más de un año tirando de ellos.

Yo dejé todo antes de emprender, con lo cual, cuando empecé con mi proyecto lo único que tenía eran mis ahorros.

Podrías pensar que sin ahorros no habría tomado la decisión de traspasar mi negocio físico para irme de viaje y luego intentar montar un negocio online.

Pero te equivocas.

¡Yo estoy loca del todo y confío mucho en mi trabajo!

Sé que cuando quiera y donde quiera podrá trabajar en algo que me guste y podré generar ingresos llegado el momento.

Y pienso así porque me funciona.

Aunque me licencié en Periodismo, antes de entrar en la facultad ya llevaba trabajando algunos años en una de mis grandes pasiones: bailar y dar clases en gimnasios y escuelas de danza.

Nunca antes (sin contar las prácticas en la radio) hice nada que tuviese que ver con la carrera porque mi trabajo me llenaba por completo.

Además, ¿quién me iba a decir a mí que conseguiría sueldos muy superiores a la media haciendo lo que me gustaba?

Es decir que:

  • Como siempre he trabajado en lo que he querido
  • Y siempre he tenido sueldos buenos

No puedo pensar que esa situación vaya a cambiar.

Conozco mis capacidades y trabajando mi autoestima he conseguido que mi confianza crezca exponencialmente.

Claro que, las circunstancias también han ayudado, si crees en la suerte. Como yo no creo en la suerte, doy por hecho que lo que he conseguido lo he atraído yo. ¿Por qué tendría que cambiar eso ahora?

Así que debido a mis experiencias, suelo apostar todo a la misma carta, porque estar en varios sitios a la vez me cuesta mucho más y no me da ninguna seguridad.

Pero no todos somos iguales ni tenemos las mismas circunstancias.

En lo que a dinero se refiere, a todo el mundo no le sirven los mismos consejos.

Hay que tener muchas pelotillas para emprender cuando no tienes trabajo ni recursos de ningún tipo.

Así que ¡cuidado con estos consejos!

Trabaja la ley de la abundancia, es fundamental para tener más seguridad en ti mismo. Pero toma con mucha precaución los consejos de la gente como yo que hemos tenido las cosas fáciles, económicamente hablando.

Si tu mente no está preparada para atraer la abundancia, lo primero que tendrás que hacer es empezar por ahí.

 

3.  Tolerancia a la frustración

 

Como buen emprendedor que eres, tienes muchos momentos de bajón.

  • Las cosas no te están saliendo como pensabas.
  • Pasan los días y no consigues tus objetivos.
  • No estás ganando ni un duro, o muy pocos.
  • La libertad que querías es una utopía.
  • Vives por y para tu proyecto.
  • Estás al borde de la explosión…

¡Bienvenido al mundo del emprendedor! Ahora respira…

Si cumples esos requisitos es que eres un emprendedor como la copa de un pino 😉

Es cierto que para ser emprendedor hay que tener la motivación a tope todo el tiempo, pero a parte de emprendedor eres humano y no siempre se puede.

Los momentos frustrantes son muchos más de los que te habías imaginado. Muchos más de los que te habían contado, eso también.

La buena noticia es que adquiriendo tolerancia a la frustración te haces más fuerte y te vas sintiendo más capaz cada día.

  • Asume que tendrás muchos momentos bajos e intenta que sean los menos posibles.
  • Que no ganes todas las batallas no significa que no puedas ganar la guerra.
  • Olvídate del resultado e intenta aprender y disfrutar a cada paso.
  • Y cuando estés a punto de mandarlo todo a la mierda ¡hazte un regalo! Aparca lo que estés haciendo y haz algo que te apetezca, que te relaje, que te haga sentir mejor.

¡Sí se puede, sí se puede! Y si no se pudiese tampoco es el fin del mundo. ¡Fuera la presión!

 

4.  Apoyo moral

 

Cuando te haces emprendedor en un círculo donde nadie lo es te sientes más solo que Mafalda en una reunión de legionarios.

No hay manera de que escuches algo que te anime a seguir, que te dé esperanza. ¡No hay forma oye!

Pero eso se arregla muy fácilmente, saliendo de tu círculo habitual y metiéndote de lleno en aquellos círculos donde haya gente como tú.

No, no hace falta que vayas al psiquiátrico, es mucho más sencillo que eso.

Hay dos herramientas básicas que te ayudarán a eliminar inmediatamente ese sentimiento de estar remando contracorriente encima de un palito de madera.

Aunque el networking se define como la técnica para crear una red de contactos con vistas a una futura colaboración empresarial, es mucho más que eso.

Al ponerte en contacto con personas con proyectos y objetivos parecidos, crearás lazos en los que podrás apoyarte en las diferentes partes de tu emprendimiento.

Con los grupos de mastermind, dejarás de sentirte un bicho raro y conectarás con personas que no sólo estarán en puntos parecidos al tuyo sino que te ayudarán a conseguir tus objetivos, te mostrarán todo lo que van aprendiendo y te respaldarán en los momentos de bajón.

Ambas técnicas, en realidad, tienen resultados muy similares: conocer gente que está tan chalada como tú y apoyarte en ellos para hacer crecer tu negocio.

Rodéate de emprendedores exitosos y usa sus técnicas.

 

5.  Descanso obligatorio

 

Como ya habrás escuchado en más de una ocasión, el emprendimiento es una carrera de fondo.

Tendrás que perseverar mucho para llegar a la meta, estar en constante aprendizaje y evolución y preparar tu cuerpo y tu mente para ello.

Cualquier emprendedor que se precie trata su proyecto como una prolongación de sí mismo, y eso es un arma de doble filo.

Es genial que sientas que tú y tu proyecto sois la misma cosa.

El problema es que si esto se te escapa de las manos te verás sometido a jornadas de trabajo titánicas, descuidarás el resto de áreas de tu vida y llegarás al borde de la extenuación.

El descanso es obligatorio.

 

Cómo ser emprendedor
Emprendedor: la relajación es fundamental

 

No sólo tienes que cuidar tu mente para que se mantenga relajada y preparada para lo que venga. Cuidar el cuerpo es igual de necesario e importante.

  • No permanezcas demasiado tiempo frente al ordenador.
  • Haz ejercicio físico, con caminar media hora al día puede ser necesario, todos los días.
  • Aliméntate bien (no mucho, bien).
  • Duerme las horas necesarias para rendir al máximo.
  • Usa ropa cómoda, que este dato no le damos la importancia que merece y es igual de importante.
  • Toma el aire, sal a la calle a disfrutar de la luz natural y directa al menos una vez al día.
  • Aprende a respirar. No, no sabes, jejeje. Respiras de forma mecánica como la mayoría de los mortales. Observa tu respiración un momento para que lo compruebes. Lo ideal sería respirar con la parte baja del abdomen, por la nariz y lentamente. Yo misma me sorprendo muchas veces suspirando para coger aire porque me quedo sin él. ¡Cuida tu respiración!

 

Conclusiones

 

El mundo del emprendimiento es amplio y complejo.

Aunque hay millones de libros para emprendedores, no hay una doctrina sobre cómo ser emprendedor. Ser emprendedor es una filosofía de vida, diría yo.

En esa búsqueda constante de la fórmula perfecta, absorbes demasiada información y muchas veces ya no sabes si lo que te pasa es que no respiras bien, que tienes la autoestima baja o que eres alérgico al ratón del ordenador.

Todo se vuelve confuso, pierdes el foco y te sientes cada vez más cansado.

Analiza sin prisa toda la información que te he dado, sin agobios y con amor, para que tu emprendimiento no acabe contigo antes de tiempo.

Saber cómo ser emprendedor para simplemente sobrevivir, no tiene sentido. Ni tú ni yo buscamos eso. ¡Queremos ser más libres! (como podría ser hacerte nómada digital) Y para ello hay que tomar hacer ciertas consideraciones como las que te acabo de ofrecer.

Hace meses que me propuse emprender a mi ritmo, sin cargarme demasiado para no volverme loca, del todo quiero decir 😉

Aunque estés metido en una formación carísima que requiere gran esfuerzo por tu parte, recuerda que cada persona tiene su camino, sus ritmos y que cuanto antes te des cuenta mejor te irá.

Aunque no me he detenido demasiado en el tema de la autoestima, que es mi fuerte, ten siempre presente que cuanto más la trabajes y más te quieras, más te respetarás.

Si aprendes a respetarte, muchos de los tips que te he dado te saldrán de forma natural.

Además, si te amas por encima de todas las cosas, lo que vas a aportar al mundo con tu emprendimiento se vuelve de un valor infinito porque querrás compartir ese amor con el mundo.

 

Cómo ser emprendedor
Espiritu emprendedor: aporta valor al mundo

 

“Sólo quien se ama de verdad es capaz de ofrecer al mundo todo lo mejor que tiene”.

Tu emprendimiento te dará la vida que deseas cuando seas capaz de amarte tanto que ames todo lo que haces.

Tu emprendimiento te dará la vida que deseas cuando te ames tanto que ames todo lo que haces Clic para tuitear

 

Antes de irme, quiero agradecerte que hayas llegado hasta aquí con este regalo, por si quieres empezar a trabajar tu autoestima desde ya para convertirte en un emprendedor imparable. ¡Espero que lo disfrutes!

 

Y ahora me muero de ganas por leerte a ti:

¿Eres un emprendedor a punto de morir en el intento?

¿Has pensado en mandar tu negocio a la porra mil veces y al final has conseguido reflotar?

¿Conoces algún consejo que yo no haya mencionado y te haya servido a ti?

Cualquier cosa que puedas aportar es bienvenida.

 

Muchas gracias a Alberto por hacerme un huequito en “su casa” y gracias a ti que has llegado hasta el final.

Y ya sabes, si quieres ayudarme a ayudar ¡comparte! 😉

Un abrazo enorme.

 

Photo credit: Cómo ser emprendedor


Tania Carrasco Cesteros
Tania Carrasco Cesteros

Pasé de tenerlo todo controlado a cuestionar mi vida para intentar evolucionar. Por el camino, me encontré conmigo misma, dejé atrás mis complejos y mis tonterías y empecé a crear la vida de mis sueños. Así que quiero enseñarte todo lo que me ha llevado a sentirme una mujer libre, liberada y encantada conmigo misma, para que tú puedas sentirte igual ¡o mejor!

    15 respuestas a "Cómo ser emprendedor sin morir en el intento"

    • Tania

      Mil gracias Alberto!

      Me ha hecho una ilusión tremenda ver mi artículo en tu blog (palmas palmas).

      Ojalá con él podamos ayudar a mucha gente juntos 😉

      Un fuerte abrazo

      • Alberto Blázquez Guzmán

        Muchísimas gracias a ti por dejarnos este super manual para los comienzos como emprendedor. Estoy seguro que le resulta útil a mucha gente!

        Un abrazo.

    • Eli Meraki

      wow excelente aporte Tania y gracias Alberto por subirlo, esta muy completo y lleno de verdades en cuanto a emprender se refiere, es cierto que nosotros nos boicoteamos y muchas veces le hacemos caso a las voces de nuestra mente, pero no ay que caer en eso, ay que seguir adelante con o sin ellas, siempre y cuando tengas tus metas y objetivos bien definidos, tambien es cierto que es bueno reconocer algunas veces que la idea o proyecto que tenias no es viable y es recomendable salir a tiempo antes de que sea demasiado tarde, pero esa es otra historia, si tienes un proyecto el cual deseas emprender hazlo y que nadie te detenga ni tu mismo.

      saludos

      • Tania

        Hola Eli!

        Es cierto, a veces nos encabezonamos con una idea que no da para más pero claro, ese es otro tema y podríamos estar aquí hasta mañana.

        Pero cuando lo tienes claro, ves que vas dando pequeños pasitos, que aún hay cosas que puedes mejorar, ¡hay que ir a por todas!

        Muchas gracias por tu comentario.

        Un abrazo

    • Thania

      Gracias tocaya por el artículo. Yo me encuentro en el camino de emprender. Algunos días me levanto imparable, como que me quiero comer el mundo, pero otros me levanto pensando en que no voy a poder, que moriré de hambre y que me va a tocar seguir haciendo lo que tanto odio hasta el fin de mis días 🙁

      Un saludo 🙂

      • Tania

        Hola Thania!

        Cómo te entiendo!!!

        Además de esos dos días tan diferentes: el de subidón total y el de desesperación absoluta, por el camino se nos van intercalando otros por el tema hormonal y somos “emprendedoras montaña rusa” que no para de subir y bajar.

        Piensa que lo peor que te puede pasar no es que tengas que volver a ese trabajo que odias: lo peor que te puede pasar es que aprendas. Trabajos hay montones. Si odias lo que haces y el emprendimiento no saliese bien (aunque es mejor no contemplar esta posibilidad de momento si estás decidida en el camino que has tomado) siempre habrá otro montón de cosas que puedas hacer.

        Ánimo tocaya!

        Los días que la energía esté más baja aprovecha para descansar o hacer cosas que requieran menos esfuerzo mental por tu parte. Sin culpabilizarte claro. Hay que estar muy descansada para que la motivación no decaiga. Y si decae, pues no pasa nada, lo aceptamos y ese día reláx.

        Un abrazo

    • Susana

      Hermoso tu mensaje Tania GRACIAS a ti y ALBERTO, GRACIAS por ayudarnos a los que pensamos distinto y sabemos que siendo independientes tomamos las riendas de nuestra vida que nada será fácil.

      • Tania

        Buenos días Susana!

        Gracias a ti por leerlo y comentarlo.

        Desde luego que no es fácil, pero es tan gratificante….

        Un abrazo grande

    • ROMERO IMAICELA

      SER EMPRENDEDOR ES PARTE DE LA VIDA,SIEMPRE Y CUANDO INTENTES NO ESPERAR QUE TODO SEA FELICIDAD

      • Tania

        Hola Romero!

        Bueno, es parte de la vida para quien emprende. No creo que todo el mundo tenga la sangre emprendedora corriendo por sus venas 😉

        En cuanto a la felicidad, para mí es un estado mental, una actitud que no depende totalmente de mis circunstancias. Pero la verdad es que yo a veces me paso de “happy” y eso tampoco es. En la vida hay buenos y malos momentos y los malos hay que saber aceptarlos y afrontarlos.

        Un abrazo

    • Daniel

      Hola, Tania!! Y hola, Alberto!
      Qué post tan ameno y fácil de leer!
      Si tuviera que quedarme con algo puntual del post no podría. Me quedo con todo. Es la radiografía de quiénes buscamos algo más y decidimos emprender. A mí particularmente el síndrome del impostor es lo que a veces me desencadena el resto de fases. Y parece uqe no puedo, pierdo el foco, etc.
      Y me gustaría aportar algo que me sirve para enfocarme nuevamente, mantener la motivación y no perder de vista la meta: el plan de acción, con etapas e hitos bien definidos. Y no olvidar las celebraciones. Sí, defino de antemano cómo voy a celebrar cuando cumpla los más importantes.
      Que estén bien y les dejo un abrazo.

    • Tania

      Hola Daniel!

      Sí, es una radiografía bastante acertada de los emprendedores que yo conozco al menos, y de mí misma por supuesto.

      Tienes muchísima razón en lo que aportas. Para mantener el foco es crucial tener un plan de acción bien definido, aunque luego ese plan cobre vida propia. Tener bien claro hacia dónde nos dirigimos nos facilita muchísimo el camino.

      En cuanto a las celebraciones, ¡cuánta razón! Y reconozco que a mí a veces se me olvida ese punto, no valoro del todo mis logros como quizá debería, así que te agradezco muchísimo que lo comentes porque me has ayudado a mí a recordarlo.

      Muchísimas gracias por tu aportación.

      Un abrazo

      Tania

    • Remy.

      nunca jamas quiero volver a verte , claro que si yo pudiera quizas te dejaria por siempre , que bueno , saludos a todos, la creatividad nos crezca mucha fortuna y felicidad.

    • Tania

      Pues…no entiendo muy bien el comentario pero mucha fortuna y felicidad para ti también 🙂

    • Adriana Alias Alemany

      Hola Tania
      Me ha encantado el artículo… es verdad que estamos un poco chalados los que queremos emprender… o tal vez son los otros los que están chalados… ummm.

      Lo que es seguro es que das buenos consejos, me ha gustado por la claridad y la utilidad de la información
      Un abrazo
      Adriana

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------