Hoy quería hablarte del amor hacia uno mismo, de la auto percepción de tu propio valor y de lo que te hace sentir valioso como persona.

Sí, has acertado. Es tu propia autoestima.

Se ha hablado muchísimo sobre este tema, y quizá tú seas uno de esos que ha leído muchísimo al respecto, pero… ¿Te sientes bien en tu propia piel? ¿Sabes activar mecanismos para apreciarte como es debido?

Si has respondido que no, te recomiendo que te quedes en este artículo ya que te voy a dar un montón de información valiosa y una cosa que puede ser muy interesante para el desarrollo de tu autoestima, si por lo contrario has dicho que sí, te animo a que me acompañes en este artículo igualmente.

 

 

¿Qué es la Autoestima?

 

Cuando hablamos de autoestima, para muchos puede sonar como un concepto un tanto ambiguo, pero para definirlo con palabras que pueda entenderlo todo el mundo, sería algo así:

 

Es la percepción que tienes sobre lo que tu vales y la satisfacción que esto te produce.

 

Así de simple.

  • ¿Consideras que lo vales?
  • ¿Eres valioso ante tus ojos?
  • ¿Estás a la altura?

Detrás de esas preguntas se halla escondida tu autoestima y depende de tus contestaciones podemos estar hablando de una baja o alta percepción de ti mismo.

Desde mi punto de vista habría que tener un amor propio ligeramente elevado, pero no en exceso, ya que sino nos lleva al comportamiento vanidoso, el cual es lamentable y suele crear rechazo.

Ocurre en aquellas personas que lo intentan demasiado y se percibe como artificial y sobreactuado.

Sin embargo, tampoco hemos de caer es la depreciación y desprecio sobre nuestra persona, ya que al tratarse de otro exceso también genera un estado poco saludable.

 

¿Para qué la autoestima?

 

Seguramente esta pregunta ya se responda por sí sola, pero por sí cabe algún tipo de duda, yo mismo te la contesto.

  • Para vivir mejor.
  • Ser más feliz.
  • Confiar más en ti mismo.
  • Mejorar tu salud.
  • Ser más exitoso.
  • Tener más ganas de experimentar.
  • Sentirte más atractiv@.

Y hay más, mucho más….

Pero me apuesto a que con esto es suficiente, ¿verdad? 😉

Mira, un ejemplo mío propio en el que he tenido una buenísima percepción sobre mi mismo fue hace muchísimos años cuando estaba todavía en la universidad, para aquel entonces había salido de una crisis personal bastante grande.

Estuve leyendo y devorando todo lo que caía sobre mis manos que me pudiese ayudar a sentirme mejor conmigo mismo, recuerdo con gran cariño (aunque en su momento sufrí y tuve mucho miedo) que una de las cosas que más me ayudó a recuperar un amor incondicional sobre mi mismo fue el exponerme a situaciones incómodas, a salir fuera de mi zona de confort.

Puedes imaginarte lo mal que lo pase en algunos momentos, mi cabeza estaba repitiendo como si de un disco rallado se tratase que debía evitar a toda costa cualquier situación que no me hiciese sentir entre algodones.

Hasta que un día me propuse que debía tomármelo como un juego y empecé a hacer cosas como a llevar la contraria o exponer un punto de vista diferente de lo que la gente pensaba en un grupo, a preguntar dudas que podrían parecer absurdas y de sentido común para los demás en una clase de 100 personas, a decirle a alguna chica atractiva que era preciosa o simplemente ofrecerme el primero a cualquier cosa que me expusiese públicamente para temblar de la tensión y el ridículo que estaba viviendo.

Sí, lo sé. Un juego de mucho riesgo para algunos, pero a eso se le llama salir de tu zona de confort y es un elemento clave para elevar dramáticamente tu autoestima y que te compartiré junto los demás pasos para mejorar tu percepción propia.

En aquel entonces tenía la autoestima más alta que ahora, pero porque estaba trabajando día y noche para ello, pero créeme, al final es una excusa, porque todos tenemos a lo largo del día situaciones que debemos aprovechar para jugar y crecer de la manera en que yo lo hice.

Pero, ¿sabes lo mejor?

Que me amaba y sentía libertad.

La sensación es indescriptible cuando confías tanto en quién eres y tus capacidades que aunque sabes que muchas cosas no saldrán perfectas tienes la confianza interna de que van a ir bien y sino siempre será mejor que no hacer nada.

No te lo puedo describir con palabras porque lo que quiero es que tu mismo lo experimentes.

Si lo que has leído hasta ahora te ha gustado, tienes que seguir aquí conmigo porque voy a desvelarte todo lo que necesitas para sentirte de esa manera.

 

¿De dónde surge la imagen de quién eres?

 

Pues curiosamente nace entre la confrontación de lo que crees que eres y el feedback que el entorno te da sobre lo que eres.

¿Y sabes qué?

En la mayoría de los casos suele ganar el feedback que te da el entorno, hay dos bandos y uno suele devorar al otro.

Tristemente sí, pero ya que estamos vamos a revertir esta tendencia, ¿no? 😉

Normalmente ocurre de la siguiente manera:

Alberto cree que es una persona con sentido del humor (o al menos esa es la imagen que intenta creerse hasta ahora), en la medida de lo posible intenta encontrar evidencias en la realidad de que así es y lo curioso es que… las encuentra y más a medida que se van reafirmando.

Anecdóticamente, esta vida no es un juego de uno, sino de muchos y Alberto el rey del humor conoce un nuevo grupo de gente, estos por el motivo que sea no tienen en muy buena consideración a Alberto (seguramente otro tipo de personas sería más afín a nuestro amigo Alberto, pero eso él aún no lo sabe), poco a poco este grupo va ridiculizando los comentarios de Alberto, como si de un imbécil se tratase.

Aquí es cuando Alberto empieza a sentirse dañado, ya que parte de su identidad que era ser un tipo con sentido del humor, se ve deteriorada por el feedback que recibe del entorno, además su autoestima está empezando a decaer porque empieza a dudar de sí mismo y su necesidad de aprobación hacia los demás va en aumento.

Curiosamente empieza a convertirse en un tío malhumorado lo cual lo vuelve algo despreciable a ojos de los demás, incluso personas que consideraban a Alberto una persona graciosa con la que pasar un buen rato comienzan a sentir su malestar interior, su falta de autoestima y el cambio en su carácter, empieza a crearse lo que los psicólogos llaman una profecía autocumplida, no porque Alberto quisiese que esto fuese así, sino por el fuerte condicionamiento del entorno.

¿Te suena esto?

¿Sientes que te ha ocurrido alguna vez?

¿Puedes llevar la esencia de esta situación a algún ejemplo de tu vida personal?

Créeme, no eres el primero ni el último. Esto pasa constantemente y hace que tu percepción fluctúe más que una montaña rusa, a no ser… que sigas los pasos que te indico a continuación para aprender a cómo mejorar mi autoestima y esté a prueba de balas.

¿Me acompañas?

 

Pasos para aprender a cómo mejorar mi autoestima

 

Socializa con calidad

En este punto se aplica con prioridad urgente lo de calidad sobre cantidad.

Hazte el favor y no mendigues tu atención, aprobación y percepción de valía en manos de idiotas. Quiérete un poquito, anda.

Ahora te lo estoy diciendo yo, pero si no más adelante te lo dirá la vida con dosis de sufrimiento. ¿no será más sensato poner remedio lo antes posible? : -)

Párate por un momento, mira a tu alrededor, tu entorno social.

  • ¿Es de la calidad que te gustaría?
  • ¿Qué te mantiene aferrado a ciertas personas?
  • ¿Tienes miedo a sentirte solo? ¿A no encontrar a nadie?
  • ¿Si te alejas de ellos las consecuencias serán de mucho dolor?
  • ¿Qué es lo que te da miedo exactamente?
  • ¿Crees que eso es excusa para vivir de manera mediocre?

Estas respuestas únicamente las tienes tú, pero deben hacerte reflexionar.

Soy claro y lo que estoy haciendo es jugar con tu incomodidad, pero no me importa, porque sé que de ahí surgen los cambios.

No estoy aquí para decirte cosas que te ganen el oído, estoy aquí para hacer de ti alguien mejor, alguien que admires cuando mires en el espejo.

Te seré honesto, estas preguntas me las he hecho muchas veces, he tenido que lidiar con ella y por lo general, ¿sabes qué es lo que me traen?

VERDAD.

Te voy a proponer un ejercicio, sencillito, muy gráfico y muy sentido.

 

Ejercicio

  1. Cierra los ojos y relájate, haz respiraciones diafragmáticas durante 1 minuto. Relájate.
  2. Ahora vas a colocar enfrente tuya, en tu imaginación, a una persona de tu entorno social y la vas a observar durante 1 minuto.
  3. Lo siguiente que vas a hacer es preguntarte, ¿Cómo me hace sentir esta persona cuando traigo su imagen y memoria a mi mente? ¿Me hace sentir bien? ¿Me hace sentir mal?
  4. Acto seguido, con la imagen de esta persona delante tuya pregúntale que te diga lo que opina de ti abiertamente, lo que me refiero es que sea él mismo de verdad, es decir, si siente que te ha de insultar, que te insulte. Si siente que te ha de piropear, que lo haga. Que te hable honestamente sin pelos en la lengua que le parece tu persona.
  5. Por último, vas a abrir los ojos y vas a anotar en un papel como te ha hecho sentir esa persona, escríbelo y describe las emociones. Por otra parte, vas a anotar lo que esa persona decía sobre ti.

Esto puedes hacerlo con tantas personas como quieras.

Eso sí, si lo haces de manera seguida. Te recomiendo cerrar los ojos durante un minuto, junto a respiraciones diafragmáticas e imaginarte algo que te haga reír o te haga sentir bien (yo por lo general suelo imaginarme un abrazo de mi novia o un bebé sonriendo).

 

Conclusión

Si la sensación es mala y lo que te dice esa persona es malo, entonces mándala a tomar por culo. Sí, así de claro, es tu yo interior hablándote. Normalmente si tienes esas sensaciones es que estás en lo cierto, esa persona te desprecia y ahí has podido comprobar la energía con la que esta persona te impregna con su presencia cada vez que la ves.

Si la sensación es buena y lo que dice la persona es bueno, manténla, es un persona valiosa, trae luz a tu vida y tienes que estar infinitamente agradecido, personas como esas no se encuentran todos los días y es un regalo de la vida que tienes que saber apreciar. Hazte el regalo de decirle lo muy contento que estás y especial que es, porque lo que das, te lo das a ti también.

Después, por supuesto, hay resultados intermedios, en esos casos debes valorar y poner en balanza si suma más de lo que resta en tu vida, si suma más, mantén a esa persona/grupo. Si suma menos, deshazte lo antes posible o bien, queda en contadas ocasiones que sabes que puede ser una suma en tu vida.

Yo en ese aspecto soy muy selectivo y como quiero que los demás pueden ver la mejor versión de mi mismo para mejorar sus vidas con mi presencia, intento elegir calidad.

 

Cambia tu estado de ánimo a diario

Reconócelo. Tu percepción sobre ti mismo y la vida en general influye muchísimo en base a cómo te sientes en el momento. Lo mejor en estos casos sería tener desencadenantes diarios que te mantuvieran en un estado positivo lo máximo posible.

Va a sonar a topicazo, pero te voy a recomendar el deporte y el lenguaje no verbal.

¿Por qué?

Pues muy sencillo.

El deporte moviliza y genera cambios hormonales en tu cuerpo, está constatado que tras una sesión de intensidad intermedia por ejemplo de running, tú te sientes más relajado, básicamente porque liberas endorfinas.

También podría ocurrir que tras alguna clase dirigida (típica de gimnasio) en donde compartes espacio con un grupo y tienes el poder de la música, cuando termines te sientas más feliz y motivado, eso son los efectos de la dopamina y la serotonina en acción.

Te estoy poniendo estos ejemplos, pero también son aplicables a otros tipos de ejercicios, el truco está aquí: muévete.

Por otra parte, vamos a cuidar nuestro lenguaje no verbal, vamos a ser conscientes de nuestros movimientos faciales y corporales.

¿Te suena esto muy complicado?

Créeme que no.

¿Dudas de su efectividad?

Pues te recomiendo ver esta charla TED de Amy Cuddy, experta en el lenguaje del cuerpo y de cómo este nos afecta a la manera en que nos sentimientos y pensamos en el momento.

Si además eres un friki como yo que te encantan estas temáticas su libro te va a traer un montón de datos y ejercicios interesantes.

 

Ejercicio

Es muy sencillo, elige hacer deporte 3 veces a la semana (no hace falta más), algo que te guste y te llame la atención, no es necesario en la mayoría de los deportes excederse más de una hora ya que a partir de ahí lo que vas a hacer es sobre entrenarte y liberar la hormona del estrés que es el cortisol, cosa que no queremos.

Elige cada mañana actuar como si estuvieses feliz, agusto en tu propia piel y motivado (aunque no lo estés), es simplemente un juego. Sé que a lo mejor tu trabajo no te llena y es una mierda, o que tu hijo es insoportable o que tu marido te pone de malhumor, sea cual sea tu excusa…

  • Elige actuar como la persona que está feliz, contenta y motivada. Párate en el espejo y obsérvate.
  • Eleva esos hombros.
  • Dibuja una sonrisa en tu cara.
  • Saca pecho.
  • Respira desde el pecho.
  • Empieza a actuar como eres tú desde tu mejor versión.

Haz eso desde que te levantas hasta que te pones a trabajar, yo incluso te diría de mantenerlo durante todo el día, pero siendo realistas es algo complicado, así que haciéndolo durante ese tramo de tiempo estás más que aprobado 🙂

 

Para de buscar amor

El amor te lo has de dar tú, no los demás, aunque sea de agradecer si otros tienen la amabilidad de dártelo no debe ser tu prioridad.

En pocas palabras te estoy diciendo que dejes de buscar la aprobación, el golpecito en la espalda que te dé el visto bueno.

Mira, yo conocía una persona (vamos a llamarle Enrique) que es la representación de lo que vamos a hablar aquí.

Enrique solía hacer cosas como intentar aparecer en todas las fotografías en el medio (en los grupos) para parecer más guay, te lo podías encontrar creando un evento en su propia casa en donde a veces se dejaba un pastizal para recoger el asombro de los invitados, te invitaba a las cosas no por generosidad sino con la expectativa de recibir lo mismo por su carencia de amor o incluso si había algo que nadie tenía utilizaba el dinero como vehículo para conseguirlo o sino cualquier estratagema que pudiese dárselo con tal de ser el primero y el principal centro de admiración.

Honestamente, todos en alguna medida buscamos la aprobación de lo demás y queremos de su amor como Enrique, pero es una clara señal de una autoestima destrozada y de que tu percepción sobre tí mismo está deteriorada.

Si te ves reflejado en la historia anterior o tienes tendencias claras hacia ello, entonces el siguiente ejercicio va a ser todo un reto para ti.

 

Ejercicio

Vas a intentar adrede tomar una postura contraria a lo que los demás piensan respecto a un tema, esto no quiere decir que lo hagas de manera constante, pero estoy seguro de que si vas buscando la aprobación muchas veces habrás dicho sí, cuando realmente querías decir no o simplemente has comentado que estas de acuerdo en algo (para no desencajar en un grupo) cuando realmente opinas todo lo contrario.

Puedo imaginármelo, te incomoda ¡y es normal! pero piénsalo por un momento, es emocionante… ¿Sabes lo bien que te vas a sentir cuando veas que has superado una propia limitación interna?

Si te lo tomas como un juego para tu desarrollo y vas viendo como creces liberarás dopamina y te sentirás súper motivado.

Si te lo tomas como que estás haciendo el bobo y que así vas a perder la simpatía de la gente, entonces te sentirás culpable.

No te engañes, en el segundo escenario te ganarás la ”simpatía” de los demás pero tu alma habrá perdido la simpatía hacia ti mismo.

Recuerda: La persona junto a la que pasas más tiempo y a la que sueles rendir cuentas con más frecuencia es contigo mismo.

 

Expándete hasta el infinito

La expansión es sinónimo de vida, puedes llamarlo crecimiento, progresión, etc.

Piensalo por un momento, cuando el universo se creó nació de una expansión, cuando tu naciste empezaste a crecer, de la misma manera que una semilla se desarrolló hasta ser un árbol.

¿Qué nos dice este principio de la existencia?

Que la expansión es crecimiento y en consecuencia nos hace sentir vivos.

Aunque te cueste creerlo este paso es importantísimo para la autoestima.

Se lo he escuchado decir muchísimas veces ha Anthony Robbins y tiene más razón que un santo, cuando progresamos y crecemos, algo interno pasa en nosotros.

Empezamos a sentirnos mejor.

A gusto con nosotros mismos.

Sino fíjate en los ancianos, ¿que les suele ocurrir? Que se paralizan, dejan de crecer. Una vez se jubilan parece que no hay nada más que hacer, nada por desarrollar, simplemente esperar lo inevitable y es así como la gente muere en vida.

He puesto el ejemplo del anciano, pero.. ¿Cuántas personas conoces que están paralizadas? Que no hacen nada y que viven como vegetales. ¿Consideras que tienen una buena autoestima? Ya te digo yo que no.

Es indispesable que te percibas como algo en desarrollo y crecimiento, eso te va a dar el estímulo suficiente para experimentar y para autoconocerte, entenderte más y mejor.

 

Ejercicio

Empieza a marcarte objetivos.

Comienza a tener el buen hábito de estructurar tu vida al desarrollo de tu persona, o sino de alguna causa.

Algo que sepas que te lleve a la evolución o a la constante mejora, de esa manera tu percepción va a verse aumentada y no limitada, que es lo que suele pasarse a las personas que se perciben como seres limitados que son lo que hay y nada se puede hacer.

 

Practica la compasión y la gratitud

Esto seguramente también lo habrás escuchado, pero es que es cierto, funciona.

La compasión debería ser tu amiga indispensable para tus momentos de perfeccionismo y autoflagelación, y la gratitud el compañero que te recuerde lo afortunado que eres.

Ten en cuenta que en esta vida las cosas muchas veces no son como nos gustaría, ni ocurren las cosas que queremos, sino eres capaz de perdonarte y ser compasivo contigo mismo, tampoco lo serás con los demás, serás un intransigente inaguantable.

Debes practicar la compasión si quieres tener una buena autoestima.

Por otra parte, la gratitud debería acompañarte diariamente pero más todavía en esos momento que crees que eres desafortunado, te trae una dosis de abundancia y felicidad a tu vida que pocas veces he experimentado de manera tan fácil y sencilla.

 

Ejercicio

Te recomiendo que aunque hayas tenido un día para el olvido, tengas como hábito antes de irte a dormir recordar 3 cosas por las que estés agradecido e intentes zambullirte en ellas, en definitiva; siéntelas.

Pruébalo y me cuentas.

Y por último, cada vez que te pilles con tu diálogo interno diciéndote: “La has cagado” “Eres un inútil”, recuerda practicar la compasión.

Di cosas como:

  • La próxima vez lo haré mejor y esto me hace más grande día tras día.
  • Me quiero y tengo derecho a cometer errores.
  • He de fallar y experimentar para despertar lo mejor de mí.
  • No pasa nada, todo está bien y me quiero con todas las consecuencias.

Puedes adaptarlas o pensar frases que conecten más contigo, pero seguro que pillas la esencia de lo que te comento.

Mi plan del día de hoy para ti

  • Haz deporte durante 1 hora aproximadamente.
  • Desde que te levantes hasta que llegues a tu puesto de trabajo, actúa como una persona feliz y a gusto en su propia piel.
  • Haz el ejercicio de visualización de personas para determinar si una persona cercana a ti a día de hoy vale la pena seguir manteniéndola.
  • Decide expresar hoy que estás en desacuerdo con algo si de verdad lo sientes así.
  • Elige algo que quieras desarrollar de ti mismo y márcatelo como objetivo en un plan.
  • Antes de irte a dormir recuerda 3 cosas por las que estés agradecido.

 

Bueno, hemos llegado al final de este artículo, para empezar tienes bastantes cosas y que de verdad creo de corazón que te pueden ayudar a tener una autoestima más poderosa.

Déjame algún comentario, me encantaría saber tu opinión!

 

Photo credit: Autoestima


Alberto Blázquez Guzmán
Alberto Blázquez Guzmán

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños.

    4 respuestas a "Cómo mejorar mi autoestima: Guía paso a paso"

    • Rodolfo

      Saludos Alberto. Super bueno tu artículo. Aunque es un tema del cual se habla mucho, siempre viene al caso refrescar, porque obliga a reflexionar. Somos propensos ―creo que la mayoría― a vivir en los extremos de los asuntos. Y respecto a la autoestima, es muy común que algunos vivan en el extremo derecho y otros en el extremo izquierdo (esto es, menosprecio u orgullo). Tu aporte ha sido muy constructivo.

      En mi vida estoy aplicando un principio que aprendí, te lo comparto. Imagino que yo, (mi vida), es mi negocio y por supuesto deseo que mi negocio sea el mejor, el más consolidado, el más bello, el más exitoso. Pero para que mi negocio tenga éxito debo ser el gerente y también ser vendedor. Gerente porque soy quien tomo las decisiones y vendedor porque solo yo se como ofrecer mi producto. Día a día debo de entrenarme en ser un excelente gerente y un buen vendedor.

      Alli te dejo la idea. Saludos desde Costa Rica. Un abrazo de su amigo,

      Rodolfo.

    • Van

      Buenas Alberto,
      Me inspira leerte, lo no tan fácil parece sencillo aunque no lo sea!!
      De momento veo que voy bien encaminada aunque queda mucho trabajo por delante. Quería añadir que a mí personalmente me costó más la autocompasion que sentir compasión por los otros. Y eso dice creo mucho de mi persona. El Mindfulness me está ayudando a poder desarrollar ese cariño y amor hacía mi. Gracias por tus artículos y no dejes de escribir. Me encanta!!
      Un abrazote

      • Alberto Blázquez Guzmán

        Hola Van!

        Pues tienes razón, normalmente la autocompasión es una de las asignaturas más difíciles y somos muy exigentes con nosotros mismos, es más fácil decirlo que hacerlo pero sin duda eso nos traerá más calma y paz interior 🙂 Un abrazo!

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------