En el artículo anterior, expliqué qué es una creencia y de qué manera afectan a nuestra vida. Una vez hecho esto seguimos con la serie cómo cambiar tus creencias, dando lugar a la explicación de cómo están formadas, ya que desgranando su proceso de construcción sabremos en el futuro cómo sustituirlas por otras.

Mencioné que, una creencia es  un sentimiento de certeza sobre algo. Si te paras a pensar alguna creencia limitadora que podría tener una persona, nos podríamos encontrar con alguien que piensa que es introvertido. Lo que realmente nos está diciendo es que tiene un sentimiento  de certeza sobre su introversión, de forma que al tener una predisposición automática hacia la introversión, pone todos sus recursos a favor para que den como resultado una persona introvertida.

En sí el concepto de introversión sin algo que lo sustente, no es nada, tan solo una idea, un pensamiento. Cuando alguien afirma que es introvertido, no está diciendo únicamente eso. Lo que está ocurriendo es que tiene una lista de razones que sustentan su introversión. Para entenderlo mejor, podríamos imaginar una mesa que se llamase introvertido, la parte dónde apoyamos las cosas, ¿Pero, verdad que para decir que realmente es una mesa, necesitamos de las patas que la sustenten?

Así, nos encontraríamos con lo siguiente:

 

Parte plana de la mesa:

 Introvertido.

 

Primera pata:

 Mis padres desde pequeño dijeron que yo era introvertido.

 

Segunda pata:

Nunca he tenido muchos amigos.

 

Tercera pata:

 Cuando me comparé con mis compañeros de clase era más introvertido que la media.

 

Cuarta pata:

Personas desconocidas dijeron que era muy tímido.

 

Y podríamos añadir tantas patas cómo fuesen necesarias para dar la sensación de certeza al concepto de introversión y así hacerlo nuestro. Pero, muy seguramente, nuestro amigo habrá actuado en automatismo sin ser consciente y arrastrado por algunas experiencias que le ocurrieron en determinado momento.

Observando esto, caemos en la cuenta de que podemos crear las creencias que queramos si encontramos las suficientes patas que la soporten. Muchas veces vienen dadas por nuestro entorno, amigos, trabajo, familiares. También sin quererlo llevamos encima nuestra,  creencias que pertenecen a nuestros padres que adoptamos desde muy jóvenes. Otras, sin embargo, vienen dadas por nuestras experiencias vitales, dónde tuvimos una situación con gran emocionalidad y le asignamos una interpretación, dejando huella en cada uno de nosotros. Incluso muchas de nuestras creencias las obtenemos por la lectura, ciertas películas, información, audios, que nos calaron muy hondo.

Ahora que conoces cómo se forma una creencia y con la información del artículo siguiente, tendrás las herramientas necesarias, para hacer y deshacer a tu antojo. Y, sustituir viejas creencias limitantes por otra potenciadoras que van a lograr impulsarte en tu desarrollo como persona.

 

Photo credit: Lili Vieira de Carvalho

 


Alberto Blázquez Guzmán
Alberto Blázquez Guzmán

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------