Te recomiendo que antes de empezar a leer este artículo, leas el anterior dónde se comentó cuales son las 2 grandes fuerzas que mueven nuestra vida. Dicho ésto, ha llegado el momento de ponerse manos a la obra. De dejar a un lado las excusas y empezar a utilizarlos a nuestro favor. ¿Te he convencido? ¡Sigue leyendo!

Hay 3 elementos fundamentales para conseguir hacer un buen uso de estas dos fuerzas. Y éstos son los siguientes:

Tomar consciencia

 

No me cansaré de repetirlo, si hace falta insistiré una y otra vez. No podemos cambiar algo si no somos honestos con nosotros mismos, si no reconocemos que hay algo que podríamos modificar y en consecuencia mejorar notablemente. Así que, cuando te mires cara a cara frente al espejo, que no te tiemble el pulso. Tienes mi permiso para poner a ralla a tu ego.

Todo empieza por prestar atención y darse cuenta de qué queremos cambiar. Cuando lo hayamos detectado sea de la manera que sea. Entonces, se abrirá ante nosotros la posibilidad de poner remedio y enfocarlo de la manera adecuada.

 

Paso 1

 

Si retomamos el ejemplo que mencioné de la pareja. Tanto Luis como Ana se encuentran en una relación tóxica y lo primero que tendrían que hacer, es darse cuenta de que están en una situación sentimental que no les beneficia en absoluto, ya que es posible que ninguno de ellos se haya parado a pensarlo honestamente.

 

Tomar una firme decisión

 

Ahora se trata ser claro contigo mismo, de tomar una elección y ser consecuente con ella. Saber que todas las decisiones tienen un precio, como todo en la vida. De no dejarse seducir por la gratificación a corto plazo en pos de un largo plazo mucho más acertado. Habrá momentos de dolor, en los que querremos sucumbir al camino fácil y deberás estar preparado para cuando llegue. Es parte natural del duelo de todo cambio.

Has de hacerte un juramento, algo sólido y que sea convincente para ti. Cómo aquella persona que tras años de fumar, le diagnostican un infarto y toma la decisión de no probar un cigarro jamás.

 

Paso 2

 

En el caso de nuestros amigos Ana y Luís, tras tomar consciencia de que su situación es insostenible y no tiene ningún sentido seguir juntos. Deberían contemplar la opción de rehacer sus vidas por separado. Empezar a ver todas aquellas cosas buenas que podría reportarles estar reinventando sus vidas. Para así llegar a la convicción de que no tiene ni pies ni cabeza seguir manteniendo algo que les está deteriorando.

Nota: La mayoría de gente se queda en este punto y hacen uso de su fuerza de voluntad. Su mente y su lógica le dicen que siga. Sin embargo, hay algo interno que les incita a volver dónde antes.

 

Cargar de relevancia emocional

 

Desde mi punto de vista, este apartado es el más importante. Es el que realmente marcará la diferencia. A pesar de que todos aporten su granito de arena. Lo que nos hace actuar de una misma manera, volver a una situación dañina o no querer cambiar en absoluto. Es por la carga emocional que le estamos dando. Como comentamos anteriormente, le estamos otorgando más placer a las sensaciones/emociones vinculadas a lo que estamos viviendo ahora que a aquel futuro al que podemos llegar.

 

Paso 3

 

Siguiendo con nuestros protagonistas, una vez hayan tomado la determinación de estar por separado. Quizá se encontraran con momentos en que el cambio les resultará fácil. No obstante, no tardará en aparecer esa sensación interna que te hace cambiar anímicamente y reclamará que vuelvas a la situación anterior. En dónde las sensaciones/emociones que te proporcionaban eran a las que estabas acostumbrado, y a las células de tu cuerpo les resultaba más placentero que tener que empezar de nuevo con algo que no tienes vinculado ninguna carga emocional.

Sabiendo ésto, ¿Cuál es mi consejo? Pues partiendo de alguna de las prácticas básicas de la PNL (Programación Neuro Lingüística). Tanto Luis como Ana deberían cargar de malas sensaciones al hecho de estar juntos, de forma que, lo vinculen con el dolor. Y por otra parte, deberían centrarse en llenar de gratas sensaciones a su nuevo cambio, consiguiendo así relacionarlo con el placer. En ambos casos las experiencias han de ser muy intensas y repetirlas una y otra vez para empezar a crear una huella emocional.

 

Ejercicio práctico

 

Propongo lo siguiente para nuestros amigos (concrétamente para Luis y así  seré más específico), que podrás adaptar para tu caso particular:

Ponte cómodo, sentado en un sofá o bien tumbado en una cama. Como más te apetezca. Ahora cierra tus ojos e intenta relajarte notando como el aire entra por tus fosas nasales, llenando tu barriga (igual que haría un recién nacido) y a su vez soltando todo el aire que vuelve a salir por tus fosas. Estate unos minutos así, hasta que te sientas relajado.

Entonces, empieza a imaginarte en la situación conflictiva. Visualízate en primera persona. Estás observando desde tus ojos. Contempla todos los detalles, la cara de Ana enfadada, sus gestos duros gritándote. Intenta ver todos aquellos detalles visuales que te producían malestar. Ahora, presta atención a lo que escuchas, céntrate en la forma que tiene de gritarte para pedirte las cosas, atiende a todos esos insultos que tan mal te sentaron, a esa frase que hirieron tanto tus sentimientos. Por último, enfócate en cómo te sientes en esa situación, ese malestar que se acumula en tu estómago, el dolor de cabeza tras discutir constantemente… Y cuando creas que le has otorgado suficiente carga emocional (porque insisto, ha de ser lo más elevada posible), empieza a prestar atención a tu respiración otra vez y lentamente ves abriendo los ojos.

[box type=”shadow”]

Nota: ¿Mi intención es que sufras? Ni mucho menos, pero hemos de vincular dolor a la situación o comportamiento que no quieres volver a retomar. Y te invito a que lo hagas una y otra vez durante el tiempo que sea necesario hasta que empieces a notar su efectividad.

[/box]

Por último, podríamos hacer lo mismo con la nueva situación/comportamiento, pero en este caso proporcionándole emociones/sensaciones gratificantes para vincularlo con el placer. Exactamente como en el ejemplo anterior pero a la inversa.

Te relajarías nuevamente, y cuando estuvieses preparado observarías que estás haciendo tareas o hobbys que desde hace tiempo querías retomar. Contemplarías las sonrisas de tus amigos al ver que puedes estar más tiempo con ellos. Visualizarías como le resultas atractivo a otras mujeres. Después escucharías comentarios de personas felicitándote porque estás mucho mejor. El sonido de canciones que te animan y que antes no podías poner porque a ella no le gustaban. Acto seguido, te centrarías en las sensaciones de tu cuerpo. En lo bien que se siente cada parte de ti. La sonrisa que te nace con ésta situación. El bienestar que se acumula en tu pecho… Y cuando encuentres que es suficiente. Volverás a enfocar tu atención en tu respiración y cuando estés preparado abrirás tus ojos.

[box type=”shadow”]

Nota: Como habrás observado el procedimiento vendría a ser algo así: Relajación – Visual – Auditivo – Kinestésico (Sensitivo) – Relajación.

[/box]

Con estos ejercicios finaliza el artículo de hoy. Te animo a que lo pruebes y experimentes. Ahora posees en tus manos las herramientas necesarias para utilizar adecuadamente las dos fuerzas que mueven nuestra vida y ejercer cambios poderosos sobre tu persona.

 

Photo credit: JD Hancock

 


Alberto Blázquez Guzmán
Alberto Blázquez Guzmán

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------