Este es un artículo invitado escrito por Alejandro.

 

Mi nombre es Alejandro y hablo inglés con fluidez. Tengo muchos amigos extranjeros con los que me comunico en inglés. Este idioma me ha permitido acceder a la mejor información mundial a través de podcasts de mis ídolos, y de libros de mis autores favoritos. Saber inglés me ha permitido conocer mejor el mundo que me rodea, ser más global y mejor persona. Saber este idioma me ha cambiado la vida.

Te contaré como empezó todo.

Desde pequeño siempre soñé con irme al extranjero. Era de esos niños cuya imaginación les llevaba a países lejanos en busca de aventuras extraordinarias. Obras como “La Isla del Tesoro” y “Los viajes de Gulliver” estimularon las débiles conexiones neuronales de un infante con avidez de conocimiento.

El año completo esperaba ansioso la llegada de esos increíbles campamentos de verano, donde te juntabas con un grupo aleatorio de niños de tu edad, montabas a caballo o te sumergías en competiciones acuáticas en la piscina.

Allí se dieron mis primeras relaciones amorosas con el sexo opuesto.

Año tras año, le insistía a mis padres para que me enviaran fuera. Quería ser como esos afortunados compañeros del colegio que habían tenido la oportunidad de disfrutar un año en el extranjero. Muchos de ellos volvían con anécdotas de aupa y con el deseado dominio del inglés o del alemán como complemento.

Ya fuera por desconocimiento o por falta de pesetas, fueron pasando los años y nunca tuve la posibilidad de estudiar en ese colegio británico en Inglaterra que me había imaginado en mi mente.

Sin embargo, no todo estaba perdido 🙂

Fiel a mi espíritu persistente, con 16 años de edad, convenzo a mis padres para que desembolsen la friolera de 3.000 € que costaba un curso de 2 semanas de duración en Brighton (Inglaterra) y que supondría mi pasaporte a la fluidez absoluta en el idioma de Shakespeare.

Solo en Brighton y con toda la intención de aprender el idioma, me adentro en lo salvaje y hago amistades con compañeros de Albania, Turquía y República Checa. Aunque es cierto que nunca terminé de comprender al profesor británico que me asignaron, ni me hice bilingüe en el idioma, esa experiencia me armó de confianza para salir de la zona de confort y adaptarme a un idioma totalmente distinto y relacionarme con personas enteramente diferentes a lo que estaba acostumbrado en mi Jerez natal.

Los años fueron pasando y tras aficionarme a las series de TV en versión original y gracias a estancias estivales en campos de trabajo internacionales y eventos de jóvenes europeos de varias semanas de duración, mi inglés fue despegando considerablemente.

Aunque aún no comprendía todo, y había muchos otros que poseían niveles más altos del idioma que yo, mi participación en conversaciones casuales iba en aumento al igual que mi confianza.

A los 24 años, consigo una beca Erasmus de mi Universidad para estudiar un año en el extranjero. ¡Por fín cumpliría mi sueño de vivir fuera de España por primera vez! El destino de mi elección fue sin más ni menos que el lugar más exótico que mi bolsillo estudiantil se podía permitir: Iasi (Rumanía), en los confines de la Unión Europea lindando con Moldavia.

De nuevo, marchando solo a lo desconocido, aterrizo en Rumanía el 15 de Septiembre de 2011.

Sin conocer a nadie, en seguida empiezo a establecer relaciones con los compañeros de la residencia. Ya fueran rumanos, turcos, italianos o portugueses, ahí estaba yo para aumentar el círculo social y las posibilidades de integración.

Conforme fueron pasando las primeras semanas, le residencia fue llenándose con más y más españoles. Llegó un punto en el que el 75% de los estudiantes extranjeros contaban con la marca españa, mientras que el resto minoritario de comunidades latinas (italianos y portugueses) se iban transformando a la causa española, mediante el aprendizaje del español.

Yo que me había ido a Rumanía a continuar mi inglés, de repente me encuentro en el medio de una creciente comunidad hispanoparlante que lentamente me iba absorbiendo con ellos.

En un momento trascendental, decido darle un pequeño giro a mi situación, y junto con un portugués y un turco de la residencia nos vamos a un piso. Gracias a ello, mi entorno se transformó radicalmente. Practiqué inglés con ellos hasta la saciedad y con muchos amigos rumanos que invitábamos a las pequeñas fiestecillas que hacíamos frecuentemente en la casa.

Tras tanto practicar el idioma, hablando una vez con mi madre por Skype, no me salían las palabras en mi español materno.

Por fortuna, fue solo un efecto pasajero.

A los pocos meses de vuelta del Erasmus, me encuentro con que todo lo que vivo me parece menos interesante, ordinario y predecible. Mi cuerpo estaba en España, pero mi mente estaba en otra parte.

Tras odiar cada segundo académico de ese año, atendiendo las miles de asignaturas que me había matriculado para darle fin a la carrera cuánto antes, voy indagando en el siguiente paso para mi espíritu inquieto: Becas de Estudio en América Latina.

 

Tulum (México) medio post

 

Con pocas expectativas, aterrizo en San Luís Potosí (México) en Agosto de 2013. Una vez arregladas las asignaturas que cursaría me realizan una prueba de nivel. Cuál fue mi sorpresa cuando la evaluadora me informa de que ya no tenían cursos de inglés que ofrecerme, pero que si estaba interesado podría colaborar como facilitador de inglés con los alumnos de nivel avanzado.

Sin dudarlo acepté. Aunque no te voy a engañar. Tenía mis dudas serias. No sabía realmente el nivel que tendrían los alumnos y si yo sería capaz de dar la talla. La primera vez que asistí, no sabía bien como enfocar el asunto, pero tras la práctica y la frecuente asistencia, mi confianza fue en aumento, las conversaciones fluían entre los compañeros y gracias al buen ambiente que se respiraba entre los presentes, las clases volaban.

Muchos de estos alumnos venían a las clases como parte de la obligatoriedad del programa. Mientras que otros se involucraban de forma activa, poniendo todo de su parte. Ahí se podía apreciar las diferencias entre las distintas personalidades de los asistentes. Mientras unos se escondían soltando dos palabras escasas, otros se tiraban a la piscina a pesar de que en muchas ocasiones no tenían vocabulario suficiente, o sus construcciones gramaticales eran atroces.

No importaba, ya que el miedo a hacer el ridículo mata más conversaciones que una base pobre en el idioma.

Meses más tarde, con ganas de seguir compartiendo mi conocimiento acerca de los idiomas, entro en una academia a dar clases de inglés. A menudo, varios alumnos venían a tomar clases. Yo les decía que si querían tener un nivel de inglés del que sentirse orgulloso, debían hacer más en casa. No bastaba con asistir a clase 2 horas por semana. Algunos me hacían caso, mientras que a la mayoría de ellos, la opinión popular les había convencido de que con la academia era bastante. Craso error.

Por tanto, para que tu no seas como la mayoría de los estudiantes que pretenden saber inglés, sin tomar las riendas de su aprendizaje, te ofrezco una serie de pautas que te iluminarán en tu camino hacia la fluidez:

Aspectos mentales

 

  • Quiérete en ti mismo. Acéptate tal y cómo eres
  • Minimiza la ansiedad. No tienes porqué hacerlo bien todo el tiempo.
  • Atrévete a hacer el ridículo. Cuánto menos te tomes en serio, más cómodo te sentirás en el idioma.
  • Sal de tu zona de confort. Busca un amigo extranjero. Ayuda en el hostal backpacker de tu ciudad enseñándole la ciudad a turistas. Ofrece alojamiento a viajeros a través de Couchsurfing.
  • Date permiso para equivocarte. Al principio cometerás muchos errores. No te preocupes, a medida que tu exposición al idioma aumente, tu discurso adquirirá consistencia y esas equivocaciones desaparecerán.
  • Sé constante. Si estudias el idioma durante 6h un día y no lo tocas hasta dentro de una semana, no vas a progresar. Pequeñas dosis de 30 minutos de estudio diarias, vencen a esos atracones típicos de antes de examen.
  • No te presiones y confía en tu progreso. Tu peor enemigo eres tú. No hay ninguna carrera que ganar. Como diría Estopa “Cacho a Cacho”, “Gramo a Gramo”. 😉

 

Aspectos Técnicos. Reemprende el estudio de un idioma.

 

  • Enfócate en el aprendizaje de vocabulario durante los primeros meses. Las palabras de un idioma son como los ladrillos que conforman la casa, sin ellos, duermes a la intemperie.
  • Ponte objetivos a corto plazo: leer 10 páginas en inglés al día. Memorizar 20 palabras o escuchar 2 canciones. Los progresos deben ser medibles para que funcionen en el largo plazo.
  • Aprende la gramática a través de la exposición constante a distintos diálogos y textos. Si no entiendes algún punto, consulta algún manual de gramática. Pero no te pierdas en las excepciones. A menudo la gramática mata los deseos de aprender el idioma.
  • Combina listening con reading. Asocia el mayor número de sentidos con una palabras para que seas capaz de recordar vocabulario a largo plazo.
  • Practica tus habilidades orales lo más pronto posible. El 20% de tus actividades, te darán el 80% de tus resultados. Identíficalos cuánto antes.
  • Repasa las lecciones vistas y refuérzalas hasta que las asimiles.

Con estas consideraciones, tendrás más que suficiente para eliminar las barreras mentales que a menudo nos condicionan a la hora de aprender un idioma extranjero, además de estrategias probadas para aprender un idioma mientras que sales de tu zona de confort y creces como individuo.

Mi deseo es que progreses en el idioma y te lleve a conseguir tus mayores oportunidades, tanto profesional como socialmente.

Si deseas aprender más acerca del aprendizaje de idiomas, puedes descargar gratuitamente el capítulo de Recursos de mi libro Casi Nativo: Consejos, Recursos y Estrategias para Aprender Inglés de Verdad”, haciendo click aquí.

¿Qué idioma estas aprendiendo? ¿Ya empezaste a estudiar el idioma? ¿Cuál es tu mayor miedo? Cuéntanoslo aquí abajo en los comentarios.

 

 Fotos Shutterstock: aprender un idioma


Alberto Blázquez Guzmán
Alberto Blázquez Guzmán

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños.

    9 respuestas a "Las 13 claves para aprender un idioma y romper las barreras del miedo"

    • Pablo

      Muy buen artículo. Muy inspirador. Desde luego el inglés es la asignatura pendiente de muchos españoles y es siempre interesante oír acerca de diferentes métodos de aprendizaje

      • Alejandro

        Gracias Pablo!

        Hoy en día saber inglés es fundamental, ya que te permite entender el idioma del mundo, y acceder a mejores puestos de trabajo y evidentemente a desenvolverte cuando te vas de viaje al extranjero.

        ¡Un abrazo!

        Alejandro

    • Sergio

      Buenas Alejandro,

      como profesor de español tras varios años en diferentes países y enseñando mi lengua a estudiantes de diferentes nacionalidades, corroboro cada una de tus palabras.

      Yo me centraría en tres ideas clave que has comentado a la hora de aprender una lengua:

      1. No hay aprendizaje si no hay errores. Los estudiantes tienen pánico a los errores, cuando en realidad son necesarios para aprender una lengua. Lo que no saben es que se van reduciendo a medida que te vas volviendo más experto en la materia. Te sugiero leer algo de Corder, “The significance of learners’ errors”.

      2. Salir de la zona de confort. Es muy cómodo aprender una lengua calentando la silla de una clase. Se crea como un falso clima de que la clase es la verdadera situación lingÜística donde se interactúa con la lengua. Esa realidad acaba siendo derrumbada cuando acabas haciendo cosas como tú: sales de la clase y entras de cabeza en una realidad lingüistica totalmente diferente (y real).

      3. Constancia constancia y constancia. He tenido a alumnos de nivel inicial que creían que con tal de recibir 3 horas a la semana de clase ya iban a aprender. Luego se desapuntan y se frustran. Eso sí, los centros de enseñanza de idiomas viven la mar de contentos 😉

      Una última cosa: la necesidad de realizar una beca Erasmus o cualquiera que te permita vivir una temporadita fuera de la realidad en la que has nacido y crecido. Esto debería ser una obligación en todos los sistemas educativos. Para mi es un tipo de “pre-renuncia” en el sentido que es un buen trampolín para experimentar un estilo de vida alejado de una realidad de la que no te atreves a renunciar totalmente.

      Y sí, existe algo llamado “crisis Post-Erasmus”. Escríbela en google y verás como todo lo que dices coincide con lo que experimentaste tras volver a España 😉

      • Alejandro

        Hola Sergio,

        Gracias por tu comentario. Como bien dices, externalizar la responsabilidad de tu proceso de aprendizaje a una academia es un error tremendo. De esta forma el descontento entre la población estudiantil sigue, mientras permanece el “status quo” de las academias.

        Por eso creo que es necesario que el estudiante de idiomas vea el tremendo potencial que tiene a la hora de dictar su ruta particular.

        Yo creo firmemente que el único aprendizaje de verdad es el autodidacta, y que la labor del profesor (más aún hoy en día) debería redirigirse a la inspiración, motivación y guía del alumno a que encuentre su camino.

        Me apunto ese libro, y ahora que lo mencionas, el próximo post que haga va a ser relacionando la Crisis Post Erasmus con los idiomas 🙂

        Un abrazo y gracias por “coming by”.

    • noelis

      hola me gustaria saber de sitios serios donde pueda conversar y conocer personas serias.
      gracias.

      solo quiero conocer gente buena.

      • Alejandro

        Buenas Noelis,

        Gente buena y seria. Es siempre complicado econtrar un amigo por correspondencia, aunque uno de mis alumnos ha tenido éxito encontrándolo gracias a la web: “Hellotalk”. http://www.hellotalk.com/#sp
        Te recomiendo que le eches un vistazo y estate atenta a mi blog. Pronto publicaré un artículo acerca del tema.

        Gracias por dejarte caer, un saludo!!

        Alejandro

    • Andrés

      Hola Alejandro
      Unas sugerencias muy útiles para quienes estamos aprendiendo un nuevo idioma.

      Poco a poco me fui dando cuenta de lo necesario que es aprender inglés, así que empecé a hacerlo de forma autodidacta.

      Hace un par de meses empecé a usar Duolingo, y a pesar de lo sencillo que se ve, me ha ayudado mucho con la gramática y la pronunciación.

      Y como bien mencionas, también es necesario salir de la zona de confort. Yo tuve que hacerlo para empezar a asistir a un bar en mi ciudad en el que, una vez por semana se reúnen viajeros con personas locales con la única finalidad de conversar y practicar idiomas (y bueno, también de tomar unas cervezas).

      Aún me queda mucho por mejorar, pero creo que voy por buen camino.

      Una vez más, gracias por tus sugerencias.

      Un saludo!

    • grissell sanchez

      El conocer otra lengua y costumbres te permitirá comprender también de mejor manera la tuya. Estudia con Preply https://preply.com/es/turco-por-skype aqui podras aprender turco por skype con los mejores profesores nativos siempre dispuestos a enseñarte

    • MARCO

      Hola Alejandro excelente aporte. Sabes yo estudio Comunicación Social, y aspiro a ser conferencista internacional. Voy a dar lo mejor de mí y voy aprender inglés para seguir creciendo.
      Saludos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Responsable: Alberto Blázquez Guzmán
Finalidad: moderar comentarios.
La legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de RAIOLA.
Podrás ejercer tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@abcoach.es o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en las Políticas de privacidad.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------