Anestesia Vital. ¿Aún piensas que vives en la eternidad?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Este es un artículo escrito por Elena Cuadrado

¿Has pensado alguna vez en tu vida o en tu tiempo como algo limitado?

Vivimos tan absorbidos por nuestra rutina que únicamente nos paramos a pensar en la trascendencia de estos conceptos cuando:

  • Nos toca muy de cerca una enfermedad o un fallecimiento de un ser querido,
  • Cuando entramos en peligro vital, ya sea por una amenaza física (alguien o algo te va agredir) o mental (situaciones de estrés continuadas) a nuestra persona.

Paradójicamente los seres humanos tenemos la extraña “capacidad” de ver escasez en donde no la hay y abundancia donde realmente hay ausencia de la misma.

Algo tan controvertido como el dinero, no podría considerarse un bien escaso bajo este prisma.

El dinero puede perderse pero también se puede recuperar.

Piensa en los casos de personas millonarias que se arruinaron y más tarde no solo recuperaron su fortuna, sino que la incrementaron…

No te voy a hablar de dinero, ni siquiera de dinero como recurso abundante.

Quiero hablarte de tu vida, de tu tiempo, son los recursos más preciados que tienes pero a  la vez son los más escasos porque son finitos.

Probablemente sientes que tienes suficiente tiempo para crear la vida que quieres.

Quizá pienses que hay algunos aspectos de ti que debes cambiar para alcanzar esa vida ideal, pero crees que ahora no es el momento, que ya habrá tiempo de hacerlo…

Se te plantean  conflictos internos del tipo:

 

“Quiero cambiar, sí… pero…”

 

En el fondo no quieres que nada cambie.

Y, es que, tu instinto natural es a rechazar el cambio, estás programado para ello, por eso hemos sobrevivido como especie.

A veces ese instinto rige nuestra vida saliéndose de control y nos mantiene petrificados: Estamos incómodos en determinadas situaciones que no nos gustan pero sabemos a qué atenernos y nos enfocamos en lo que no queremos.

Por ejemplo el caso de parejas que viven soportándose, peleándose, discutiendo… si las ves desde fuera no te explicas por qué siguen juntas…

La razón es simple: están cómodas, están seguras, saben a qué atenerse. Controlan la situación porque viven una especie de anestesia vital.

Procrastinas y procrastinas para mantenerte a salvo y no arriesgar.

Aunque te sientas mal, estás seguro y no tomas acción, y, empiezas, aunque no te des cuenta, a pagar un precio muy alto por tomar o dejar de tomar determinadas decisiones.

También puedes tener conflictos del tipo:

 

“Quiero esto… pero… tengo que esperar a que…”

 

Puede que quieras por ejemplo dejar tu trabajo y emprender un proyecto por tu cuenta, pero te dices a ti mismo que tienes que esperar a tener una situación económica holgada que te lo permita.

¿Cuándo la decisión de no tomar acción es verdaderamente responsable?

Probablemente cuando tengas una familia que mantener y el cambio drástico vaya a suponer dejarles sin sustento, sea una decisión responsable el “esperar a…”

Pero “esperar a” no implica quedarte con la excusa de que tu vida tiene que ser así.

No conviertas esa responsabilidad en una excusa para justificar el miedo al cambio.

Empieza a crear el entramado de acciones  que mejore tu situación y favorezca tu próxima toma de acción de manera responsable.

Reflexiona:

¿Cuándo tus peros son razones válidas?

¿Cuándo tus peros son excusas?

 ¿Cuándo transformas esas supuestas razones en excusas?

¿Qué excusas estás utilizando para evitar el cambio?

¿Qué excusas estás utilizando para justificar el miedo a salir de tu zona cómoda?

¿Qué excusas tienes para no ser feliz?

¿Qué estás utilizando como excusa para justificarte a ti mismo que tu vida es difícil y que estás condenado a sufrir?

¿Cuántas razones supuestamente válidas y responsables estás utilizando como excusa?

Con esta actitud de vida, se te escapen los días, las semanas, los meses, los años como el agua entre los dedos, esperando a que algo o alguien más cambie, porque condicionas a esto el crear la vida que deseas.

Llegará un momento en el que será muy tarde. Muy tarde para ti.

Inevitablemente tu vida, tu tiempo tocará a su fin y entonces rebobinarás tu propia película y el diálogo interno cambiará a:

 

“Si yo hubiera hecho, cambiado…. ahora sería ,estaría, tendría…”

 

¿Sabes de qué depende el grado de éxito o de logro que tengas en tu vida?

No depende de lo inteligente que seas o del conocimiento que poseas, sino de la mentalidad que tengas y del plazo que te des para tomar o no tomar acción.

Toma decisiones. A pesar de las circunstancias, apuesta por lo que sí quieres.

Rompe la inercia que te mantiene en lo mismo.

Cambia de actitud, da lo mejor de ti mismo y vive el ahora,

 Si tu  “ahora”  es el “pasado” de tu  “futuro”,

¿Vas a permitir que “tu ahora” se convierta en un arrepentimiento en “tu futuro”?

Deja de “jugar a perder”, “juega a ganar”.

Abandona lo pequeño y predecible y cámbialo por lo grande e incierto.

No te empeñes en salvaguardar lo que eres y arriésgate a explorar lo que podrías llegar a ser.

Explora tus habilidades, tus talentos y haz uso de ellos para ser la mejor versión de ti mismo.

A andar se aprende andando. Paso a paso, pero sin andar el primer paso no andarás el camino.

Sé el líder de tu propia vida.

Haz que las cosas sucedan.

Despierta de tu particular anestesia vital. El tiempo, TU TIEMPO no es recuperable.

¡Vive!

En agradecimiento a haber dedicado parte de tu valioso tiempo a la lectura de esta reflexión quiero compartir contigo las que para mí fueron auténticas revelaciones que me despertaron de mi particular anestesia:

 

“Las cinco revelaciones que te despertarán del letargo laboral”

 

Se trata de un reporte muy escueto en el que te proporciono una serie de claves que actuarán en tí como disparador para tomar acción y empezar a crear la vida que deseas.

Espero te muevan de tu zona cómoda y te permitan ver tu vida y tu tiempo de forma diferente a como lo hacías hasta ahora.

Sobre el autor

elena

María Elena Cuadrado , es Economista y MBA de formación convencional reglada

También se formó como Coach Personal y de Vida, Consultora de Rendimiento y Facilitadora de Psych-K® por pasión y convicción personal.

Tras 15 años ejerciendo profesionalmente en el ámbito de las finanzas y como docente de postgrado, ahora utiliza toda esa experiencia para ayudar a todas aquellas personas que desean reinventarse porque sienten que deben crear un Proyecto con Sentido que les permita vivir acorde a sus Valores y su Estilo de Vida Ideal.
.
O si lo prefieres, nos vemos en las redes:

Facebook

14 Comments

  • ¡¡Wow!! ¡Cuánta razón!

    Lo que comentas en este artículo es algo que intento recordarme todos los días.

    Como oí una vez: “la vida es demasiado corta para ser pequeña”

    • Elena Cuadrado

      Reply Reply 28 enero, 2016

      Creo que lo más importante es poner en valor todos y cada uno de los momentos de nuestra existencia con consciencia con plena atención, para que cuando llegue el momento no nos lamentemos diciéndonos “si yo hubiera hecho…”, “si yo hubiera dicho…”

      Gracias por vuestra reflexión, un saludo.

  • Tere

    Reply Reply 28 enero, 2016

    Hola Elena!
    Totalmente de acuerdo con todo. Siempre esperamos el momento ideal para avanzar. Estamos anclados a nuestros pensamientos, a los razonamientos en bucle.
    Y toda nuestra energía se acaba consumiendo con ese monólogo interior que quiere convencernos de que lo mejor es estar como estamos.
    Actuemos.
    Ara mismo voy a ver las 5 revelaciones.
    Gran artículo. Muy claro y hace que a una sienta ese hormigueo para actuar ya.
    Gracias Elena y gracias al anfitrión! 🙂

    • Elena Cuadrado

      Reply Reply 28 enero, 2016

      Gracias Tere por tu comentario.
      El propósito del artículo es precisamente invitarnos a despertar, a salir del letargo a vivir, a vivir intensamente cada día.

  • Muy cierto lo que planteas Elena. Normalmente vivimos petrificados y es porque interiormente parece que no queremos el cambio.

    No salimos de situaciones que nos incomodan aun siendo conscientes de que afectan nuestra felicidad y por ende nuestra vida.

    Vivimos justificando el “no cambiar”. Nuestra vida está llena de excusas que lo único que hacen es retrasar lo que debemos hacer.

    Tomemos la decisión de cambiar, porque de pronto ya será muy tarde, demasiado tarde.

    Muchas gracias Elena por invitarnos a espabilar, por llevarnos a que veamos la realidad.

    • Elena Cuadrado

      Reply Reply 28 enero, 2016

      Gracias a tí Luis Fernando.
      ¡Qué te voy a contar a tí que no sepas, cuando en tu blog profundizas en estos temas todos los días!
      Eres un ejemplo patente de persona bien despierta e inconformista que vive su vida sin anestesias.
      Recibe como siempre un cordial saludo.

  • Jesús

    Reply Reply 28 enero, 2016

    <>

    Reconozco que se me ha puesto un nudo en la garganta… (trago saliva). Creo que me acordaré de este genial artículo cuando me descubra divagando en cosas sin importancia.

    Me ha encantado la entrada!! Motivador e inspirador donde los haya.

    Un saludo Elena!!

    • Elena Cuadrado

      Reply Reply 28 enero, 2016

      Gracias por tus palabras, Jesús.

      De eso se trata precisamente, de provocar que algo se nos remueva por dentro cuando vivamos la vida como zombis anestesiados.

      Cada instante, cada momento es único y maravilloso y no regresa.

      No cometamos más la insensatez de permitir que nuestro tiempo se nos derrame como el agua entre los dedos .

      Vivamos intensamente el ahora porque el pasado ya no existe, el futuro es incierto y lo único que tenemos es el regalo del “hoy” precisamente por eso se llama “presente”.

      Un saludo.

  • Josep

    Reply Reply 28 enero, 2016

    Qué gran reflexión y cuanta razón tienes.
    Es muy fácil caer en la procrastinación.
    Gracias por tu llamada a la acción.

    • Elena Cuadrado

      Reply Reply 28 enero, 2016

      Gracias a tí Josep.

      Si actuáramos más y postergáramos menos, muchos de los que hoy nos parecen “problemas” o “retos imposibles” simplemente se disolverían en sí mismos.

      A medida que vamos tomando acción en algo por muy complejo que nos parezca, las soluciones, las respuestas van apareciendo por sí solas en el camino.

      A mí me gusta mucho poner el ejemplo de los faros de un coche en una carretera oscura por la noche:
      Alumbran 300 metros, obviamente no vemos el final del camino o nuestro destino, pero a medida que avanzamos se van iluminando otros 300 metros y después otros 300, y así sucesivamente hasta que llegamos al final.

      Y nos decimos a nosotros mismos que después de todo no fue tan difícil alcanzar la meta.

      Simplemente es tomar acción, dar el primer paso. Uno detrás de otro hacen el camino.

  • Ana Costa

    Reply Reply 30 enero, 2016

    ¡Enhorabuena por este extraordinario post, Elena!

    De nuevo, vuelves a dar de lleno en la diana, haciendo que nos replanteemos cosas que, en general, nos resultan incómodas y difíciles de afrontar “en frío” y de frente.

    Gracias, compañera, por remover nuestras conciencias y recordarnos que el tiempo es lo único que no podemos poseer.
    Y, sobre todo, personalmente, te agradezco tu mención a la procrastinación, mi gran “fantasma paralizante”. Me acordaré de este post, cuando me vuelva a asaltar… 😉

    Muchas gracias también a ti, Alberto, por haberte invitado a Elena, y por publicar contenido de tanto valor y utilidad a los que tenemos interés en el coaching y en la reinvención personal. ¡Felicidades por tu estupendo blog!

    Un gran abrazo a los dos!

    • Elena Cuadrado

      Reply Reply 31 enero, 2016

      ¡Qué alegría me has dado Ana!

      Gracias por tus palabras, como siempre llenas de fuerza y ánimo.

      Lo escribí pensando en que en nuestra vida no se puede posponer lo más importante: ¡ VIVIR !

      No hay nada más urgente en nuestra existencia que VIVIR, tal y como tú nos propones en tu proyecto profesional naciente , con atención plena en lo que hacemos.

      Cuando aprendamos a valorar lo que es tomar consciencia de nuestra existencia eliminando el ruido exterior, seremos verdaderamente felices.

      ¡ Un abrazo !

  • Alicia

    Reply Reply 1 febrero, 2016

    Me llevo esto Elena…

    No te empeñes en salvaguardar lo que eres y arriésgate a explorar lo que podrías llegar a ser.
    Me gusta como imagen. Me Saco el traje de caperusita roja y me pongo el del lobo a ver que se siente.

    Paradójicamente los seres humanos tenemos la extraña “capacidad” de ver escasez en donde no la hay y abundancia donde realmente hay ausencia de la misma.
    Maravilloso!!

    Y aqui siento que esta el secreto de como generar un nuevo proceso. Un Paso a Paso magnifico…

    Empieza a crear el entramado de acciones que mejore tu situación y favorezca tu próxima toma de acción de manera responsable.

    Quiero mas Elena. Quiero crear el proceso que lleva a la concrecion. Alli creo que es donde nos inhabilitamos pues no hemos aprendido a armar conscientemente procesos. Todo ha sido de alguna manera dado ya digerido y eso nos ha colocado en automatico en la famosa zona de comodidad creada por la ausencia de information al respecto. Transitar un procedimiento se aprende por lo general en la Universidad. Todo lo demas ya viene enlatado. Es el famoso 12 Pasos de Alcoholicos Anonimos aqui en la Argentina.
    Lo digo esto como analisis
    generacional y experiencia de vida.
    Gracias M Elena todo mas que oportuno para este momento de mi Vida. Un fuerte Abrazo! Y espero Las cinco revelaciones….
    Me he suscripto tbm. Con otra dire pies yahoo parece que se car… acosomoralvictima@gmail.com

  • Elena Cuadrado

    Reply Reply 1 febrero, 2016

    Gracias Alicia por tu comentario.
    Me alegra saber que te resulta de utilidad .
    Recibe un fuerte abrazo.

Leave A Response

* Denotes Required Field